Logo El Confidencial
temperatura y secado, claves

Por qué no limpias bien tu ropa (aunque creas que sí) y cuatro consejos para lograrlo

No te confundas si la ropa simplemente huele bien o no ves manchas, porque en tu ropa también hay una suciedad invisible que no percibes

Foto:
Autor
Tiempo de lectura5 min

Poner la lavadora es mucho más que el gesto de abrir la puerta del tambor y echar detergente en el cajetín. Incluso en estos tiempos, cuando estás limpiando con mucha más precaución (y frecuencia) tu ropa, probablemente estés cometiendo errores sin saberlo.

¿Sabías que solo podemos ver el 30% de la suciedad en nuestras prendas? Fijarnos solo en la suciedad visible, es como fijarnos solamente en la punta de un iceberg y obviar todo lo que queda por debajo del agua. Si la ropa huele bien o si las manchas han desaparecido no quiere decir que tu ropa esté limpia. Existe también suciedad que no se ve, generada por nuestro cuerpo y que está incrustada entre las fibras de los tejidos. Esta suciedad es tan importante de eliminar como las manchas de grasa o de barro si queremos conseguir una buena higiene.

Hemos recopilado muchos de los errores que cometemos en materia de lavado y tenemos la guía definitiva para que tu ropa esté perfecta y, sobre todo, limpia.

Usa un detergente adecuado

Si lo que buscas es eliminar esa suciedad invisible y que la higiene de tu ropa sea completa, necesitas un detergente capaz de limpiar en profundidad. La innovación en este sentido es más importante de lo que imaginas. Por ejemplo, la fórmula de Ariel Allin1 Pods contiene un ingrediente único: la enzima Purezyme, que precisamente elimina esta suciedad invisible adherida en los tejidos para que, a continuación, los agentes surfactantes terminen de limpiar profundamente la ropa, proporcionando así una higiene impecable.

De esta forma, vas a conseguir una limpieza profunda que nos ayuda a tener una mejor higiene en la ropa. Una buena limpieza es igual a una buena higiene.

Tejidos y colores

Seguro que ya sabes lo más básico (y si no ya te lo contamos nosotros), hay que separar colores. Concretamente blanco, o en su defecto colores claros, de prendas de color (aquí también podrías hacer más separaciones en función de si son negros o colores más vivos). Todo dependerá de tu estilo de vida, de si vives solo o tienes una familia numerosa pero cuánto más puedas separar los colores será mucho mejor para tu ropa. Si quieres se mantenga como recién salida de la tienda, este es el primer paso, pero hay más y tienen mucho que ver con la etiqueta de las prendas.

Respeta siempre las indicaciones de los fabricantes, pero fíjate también en los materiales para utilizar el programa de la lavadora más adecuado. No es lo mismo un jersey de lana que un vaquero o un juego de sábanas. Debes distinguir los materiales de cada prenda para acertar con el programa y el tipo de centrifugado correcto.

Tender también es importantísimo en lo relacionado con el color. La ropa blanca se puede secar al sol y puede potenciar el blanco de la ropa; todo lo contrario que la de color, que conviene secar a la sombra para que los colores no pierdan intensidad.

Limpia la lavadora

Seguro que no se te ocurre fregar los platos con un estropajo sucio y estropeado porque terminaría ensuciando más que limpiando. En consecuencia, tu lavadora también necesita un mantenimiento y una limpieza para que lave correctamente tu ropa y no la ensucie más. Al tratarse de una zona húmeda hay varios consejos que puedes aplicar para evitar que las bacterias afloren en el tambor y pasen a tu ropa.

Lo más fácil es ventilar después de cada lavado. Deja la puerta abierta hasta que se seque y no introduzcas dentro más prendas hasta que pongas la siguiente lavadora, evitarás que cojan humedad con un simple cesto para la ropa sucia. Además limpia frecuentemente el tambor, la puerta y la goma para eliminar suciedad y restos de agua y abre el filtro para asegurarte que no hay nada atascado y que se mantiene en buenas condiciones. De vez en cuando también puedes limpiar el cajetín del detergente. Para profundizar en la limpieza puedes programar un ciclo corto a 30 ó 40 grados vertiendo media taza de vinagre blanco en el cajetín.

Cómo secar la ropa

Tan importante como lavar es secar adecuadamente la ropa. Ya te hemos adelantado que la ropa blanca es mejor secarla al sol y la ropa de color a la sombra, pero hay más consejos que puedes tener en cuenta. Por supuesto, es recomendable que tiendas nada más terminar el programa de lavado. Si la ropa se queda mojada en la lavadora llegará el olor a humedad del que después te será realmente difícil deshacerte y tu colada puede impregnarse de bacterias.

También es importante estirar adecuadamente todas las prendas en el tendedero y que estén al aire libre. Además de que tendiendo bien la ropa puedes ahorrarte mucho tiempo de plancha después, si permites que circule bien el aire entre las prendas el secado será más eficaz, más rápido y evitarás que haya partes de la ropa que se queden húmedas. Un buen truco para esto es colgar las prendas en perchas en lugar de hacerlo directamente en el tendedero y como extra evitarás las incómodas marcas de las pinzas en la ropa. Si no fuera posible porque no dispones de un espacio exterior y tienes que tender en una habitación, ventila bien para evitar la humedad lo máximo posible.

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios