VIDA SALUDABLE

Esta es la razón por la que engordar es más fácil que adelgazar

Es injusto, pero la vida es así. Tardas meses en conseguir ese cuerpazo a base de pasar hambre y matarte en el gym y le dices adiós en dos semanas de helados y chucherías

Foto: Atracarse a dulces tras pasar hambre, el camino más directo hacia el efecto yoyó. (Foto: Wildfox)
Atracarse a dulces tras pasar hambre, el camino más directo hacia el efecto yoyó. (Foto: Wildfox)

¿Qué tendrá la comida que más engorda que nunca nos cansamos de ella? Pizzas, hamburguesas, comida china, cosas fritas, snacks, azúcares... Grasas y carbohidratos, ¿por qué estáis tan buenos y nos dais tanta satisfacción? Más allá de lo saludable o no de estos alimentos está claro que existen personas a las que les sientan mejor que a otras. Y no es porque no sufran de acidez u otros problemas de estómago, sino porque parece que algunas personas son más susceptibles de engordar que otras con tanto carbohidrato, sobre todo incluso después de hacer una dieta. ¿O nunca te has preguntado por qué los efectos de la comida basura son tan rápidos, mientras que deshacerse de todas esas calorías mediante una dieta es tan complicado?

En aras de la justicia, el peso debería ser tan difícil de ganar como de perder, pero nunca es así. Y esta tremenda injusticia ha sido explicada por el científico especializado en nutrición doctor Tim Crowe en una entrevista a News.com.au.

Una de las razones más curiosas por las que ganamos peso tan fácilmente es debido al hambre al que nos estamos exponiendo mientras estamos haciendo dieta. "La influencia del hambre en la recuperación de peso es tres veces más potente que una desaceleración del metabolismo”, cuenta el doctor Crowe. Pero lo malo es que normalmente se producen ambos fenómenos a la vez. “Así parece casi inevitable que el peso perdido se recupere de nuevo en la mayoría de la gente", explicó Crowe.

Básicamente, Tim Crowe viene a explicar que después de hacer una dieta en la que inevitablemente pasamos hambre, ese hambre tiende a compensarse de forma inconsciente. Por ese motivo es aconsejable evitar el 'hambre' y apostar por dietas que incluyan comidas cada pocas horas si lo que tienes planeado es perder peso. “Es fundamental sentirse satisfecho con la comida y asegurarnos de que estamos comiendo lo necesario para proporcionar una nutrición adecuada”.

Pero el hambre no es el único culpable; nuestra mentalidad tiene mucho que ver a la hora de perder peso. Si empezamos un plan para perder peso pensando en ello como un deber, como algo que tenemos que hacer, nuestro cerebro reacciona con ganas de comer todo lo que esté fuera de la dieta. Por ello, no es de extrañar que ganar peso sea acabe siendo más sencillo. “Esa comida 'prohibida' se convierte en el bocado más deseable porque nos hemos obligado a no ingerirla, algo que a su vez disminuye nuestra fuerza de voluntad a la hora de tomar decisiones sobre lo que sí que debemos comer”.

¿Existe entonces alguna forma de perder peso pero no volver a ganarlo después de hacer una dieta? Pues sí, no agobiarse con la comida demasiado. La dieta debe ser un aprendizaje para comer mejor, pero eso no significa que tengamos que volvernos unos locos de la alimentación. Mantén una perspectiva más saludable y equilibrada en lo que se refiere a la comida y pronto se convertirá en una forma de vida, pero concédete caprichos de vez en cuando. Así será mucho más fácil mantener el cuerpo por el que has trabajado tan duro.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios