Logo El Confidencial
paren el tiempo

Las mejores zonas para inyectarse bótox (quede bien y funcione de verdad)

Es fácil y rápido de aplicar, prácticamente indoloro y sus efectos duran entre tres y seis meses... Sigue leyendo porque todavía hay más

Foto: Courteney Cox y Jennifer Aniston en el homenaje a Clooney. (Getty)
Courteney Cox y Jennifer Aniston en el homenaje a Clooney. (Getty)

Media hora de tratamiento, media docena de pinchazos y ¡voilà! Verás que tu cara rejuvenece cinco años. ¿El secreto de su éxito? Elegir un buen profesional e informarse.

Es el procedimiento estético al que más recurren las mujeres y, sí, también cada vez más hombres. Y la verdad es que sobre el papel todo son ventajas: un tratamiento rápido, indoloro, que no deja huella y cuyos efectos –elimina el aspecto de rostro cansado, abre la mirada y atenúa las arrugas del entrecejo y el contorno de los ojos– duran unos cuatro meses. Un plan fantástico con el que ningún cosmético puede competir. Pero también es verdad que los resultados no son siempre los deseados. Todos hemos visto esas expresiones de asombro infinito provocado por unas cejas disparadas que se elevan en ángulos imposibles. O lo contrario: cejas caídas sobre los párpados que acentúan los problemas que tratábamos de solucionar. Por eso el bótox tiene su lado oscuro. Para despejar dudas, el doctor Leo Cerrud, médico estético y especialista en bótox, responde a las preguntas clave para que el tratamiento sea un éxito rotundo.

Courteney Cox y Jennifer Aniston. (Getty)
Courteney Cox y Jennifer Aniston. (Getty)

¿Hay que adaptarlo a la edad, las arrugas o la fisonomía del rostro?

Rotundamente sí. Para utilizar con éxito la toxina botulínica es imprescindible tener un conocimiento profundo de la musculatura que interviene en la mímica de la cara. Hay grupos musculares que 'suben', otros que 'bajan' y otros que se 'acercan'. La toxina neutraliza unos músculos para dar prioridad a otros y conseguir de esta forma el efecto deseado, que es distinto en función de la edad y el sexo del paciente. "La fina línea entre la dosis para un efecto natural y otro paralizante es delgadísima, y saber dónde se encuentra esta solo te lo da la experiencia", cuenta Cerrud.

¿Una misma dosis puede provocar diferentes reacciones según el rostro?

Sí, la medicina estética no es una ciencia exacta. Si le diéramos aspirina a tres personas con jaqueca, lo más probable es que a una se la quite, a otra no y a la tercera puede que le provoque una reacción de cualquier tipo. Lo mismo pasa con el bótox: existe una dosis estándar y unos puntos concretos, pero el truco consiste en personalizar cada dosis según las arrugas que queramos atenuar o hacer desaparecer. "Por eso a mí me gusta realizar el tratamiento en dos sesiones: la primera para infiltrar la toxina y la segunda para comprobar los resultados y reforzarlos si fuera necesario", explica el experto.

¿Puede utilizarse en el contorno de los labios y el cuello?

En la Comunidad Europea, su uso solo está permitido en el tercio superior porque sabemos que, bien utilizado, funciona y es un procedimiento seguro. En Estados Unidos se emplea también en el cuello para corregir esas bandas parecidas a collares que aparecen en su contorno, en el mentón para mejorar el aspecto de las barbillas 'pedregosas' que muestran una piel como de naranja bastante tosca, en las arrugas de la boca o para elevar la punta de la nariz, pero en todos estos casos, los riesgos de que quede mal superan a los resultados. Personalmente, prefiero no hacerlo.

¿Es verdad que provoca dolores de cabeza o es una leyenda urbana?

No, no es un leyenda. Hay un considerable porcentaje de pacientes que sufren de cefalea posbótox. Suele presentarse entre cuatro y seis horas después de la infiltración y no dura más de 24 horas, pero ocurre. Sin embargo no es grave y se trata con paracetamol y un poco de paciencia.

Otra leyenda urbana: ¿hay médicos que diluyen el bótox con otras sustancias?

Es absurdo, ilegal y tan fácil de detectar que no creo que ningún profesional serio recurra a ello. Un bótox diluido funciona mal y dura poco, pero lo peor es que provoca efectos indeseados, como la caída del párpado, y nadie quiere eso para sus pacientes.

Un consejo para quien desee ponerse bótox

Que busque referencias personales, amigos o conocidos que lo utilicen desde hace tiempo; que consulte con varios especialistas y elija al que tenga más experiencia y más confianza le dé; que no se fíe de estrellas de las redes, que se aleje de franquicias, de las superofertas y de centros cuyos propietarios no son médicos.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios