Lady Gaga: el antes y el después de la revelación de los Oscar
  1. Estilo
  2. Belleza

Lady Gaga: el antes y el después de la revelación de los Oscar

Si a bote pronto te preguntan cuántos cambios de look ha tenido Lady Gaga… ¿Sabrías decir el número exacto? Más ecléctica que Madonna, más polifacética que Cher

Si a bote pronto te preguntan cuántos cambios de look ha tenido Lady Gaga… ¿Sabrías decir el número exacto? Más ecléctica que Madonna, más polifacética que Cher (la Cher que actuaba y se llevaba premios, no la amante de la cirugía estética) y con una voz más portentosa que la de cualquier cantante de su generación, Lady Gaga ha llegado a las nominaciones a los Oscar con su primer papel… ¿Hay algo que le quede por hacer?

Sobrevolando el 2008, aquel año en el que una cantante que parecía tener algún tipo de tartamudeo “papapapoker face papapapapapoker face”, “rarararara-a-a-a-roma-roma-ma”, se alzaba a los primeros puestos de las listas de éxito. Pero más allá de su prodigiosa voz y sus temas pegadizos, su estética era su mejor carta de presentación. Muchos la llamaron la Madonna de una generación y aseguraron que sería una moda pasajera. Hoy, 10 años más tarde, Lady Gaga no tiene absolutamente nada de pasajero. Aunque sus cambios de looks sí que han sido pasajeros (casi tanto como los de Blanca Suárez). Y es que la cantante estadounidense no ha aguantado con el mismo cabello o maquillaje más de 2 meses.

Larga melena platino con un flequillo de los que se llevaban la década pasada. El cabello de Lady Gaga no era tan peculiar por aquel 2008 como lo es hoy. Con una estética casi espacial y ultrasexy, Stefani Joanne Angelina Germanotta, como en realidad se llama la cantante, hacía su aparición en el videoclip de ‘Poker Face’. Pero su maquillaje ya era toda una declaración de intenciones que prometía que nos íbamos a divertir mucho con ella. Sobre uno de sus ojos se dibujaba el famoso rayo de David Bowie, eso sí, en glitter, para darle a todo un toque más Gaga, a modo de pegatina o convertido en una estrella.

Otra de sus aportaciones al mundo del cabello fue aquel lazo hecho con pelo. Tan icónico como el recogido de Amy Winehouse, cientos de tutoriales se colaron en Youtube enseñando cómo recrear el peculiar peinado, incluso llegaron a comercializarse horquillas con lazos de pelo.

Una vez superada la fase del flequillo, Lady Gaga decidió cambiar el color de su cabello y se pasó por el amarillo, no el rubio dorado, no, el amarillo, y esta vez con ondas clásicas. Pero tocó probar un nuevo color y este fue el gris. Con un filete de carne acomodado sobre su melena y ejerciendo de tocado propio de Ascot, la cantante volvió a dejar al mundo sin habla. Recogido de altura recreando a la propia Maria Antonieta, convertido en una pamela, como un falso bob… Y uno de nuestros preferidos, con latas de refresco a modo de rulos. Única, simplemente única. Por supuesto, su tono de cabello ha probado todos los colores del arcoíris: verde, azul turquesa, rosa, rojo y, el último, el malva.

Sobre el maquillaje de la cantante, poco podemos añadir que no se haya dicho. Las sombras glitter puede que hasta hayan sido lo más light que haya llevado Lady Gaga. Ahumados de colores, maquillajes que imitaban a ojos gigantes, todo con la magia del delineado en blanco, cejas de brillantes, cara lavada… Hasta llevó apliques en las mejillas y bromeó sobre dejarlos de forma permanente.

Pero, además de los peinados imposibles y los maquillajes más arriesgados (desde pestañas extragrandes hasta los delineados con apliques), sus escarceos con los retoques quirúrgicos son más que evidentes.

Poco queda ya de aquella neoyorquina de ascendencia italiana con una nariz gruesa y unos labios muy finos. Tras varios retoques, el tabique está visiblemente más afinado y la punta de la nariz es más pequeña. Los labios son quizá lo que más llama la atención de la actual imagen de Lady Gaga y es que ahora recuerda a esas mujeres que se han pasado de la raya con el relleno de labios. También puede intuirse alguna que otra inyección de ácido hialurónico de cara a la temporada de premios. Pero, cuidado, todo es una suposición a simple vista, recordemos que Lady Gaga asegura que nunca se ha hecho ningún retoque... Juzga tú misma.