Por qué siempre debes cortarte el pelo después de las vacaciones
  1. Estilo
  2. Belleza
Palabra de experto

Por qué siempre debes cortarte el pelo después de las vacaciones

Uno por uno, todos los ingredientes de las vacaciones estropean el cabello, cambiándolo radicalmente. Una visita al peluquero puede ser la única salvación

Foto: Por qué siempre debes cortarte el pelo después de las vacaciones
Por qué siempre debes cortarte el pelo después de las vacaciones

Puede que tu cabello haya adquirido un tono dorado tan ideal que estés pensando que ese podría ser tu look para el resto del año, pero si tu pelo pudiera hablar, ahora mismo solo te estaría gritando una cosa: ¡socorro!

[LEER MÁS: Kate Middleton estrena curso con un buen (y necesario) corte de pelo]

Igual que sabemos que hay que sanearse las puntas cada 3 meses, cifra que puede ser ‘cada tres semanas’ si llevas un corte de pelo más corto, sabemos que por mucho que tus amigas o las editoras de belleza te digamos que hay que ir al peluquero con más regularidad, vas a hacer caso omiso. Así que, poniéndonos del lado de tu sacrificado cabello, hemos hablado con uno de los mejores peluqueros de Madrid, Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, para saber por qué hay que cortarse el pelo al volver de las vacaciones.

via GIPHY

El pelo se estropea. Ya está, final de la cita. “Durante el verano el cabello está sometido a continuas agresiones. Cada agente externo afecta al cabello de una determinada manera”, nos explica el experto. Por si quedaban dudas, ahí va todo lo que cada uno de los deliciosos ingredientes del verano hace en tu cabello:

  • “La radiación UV altera los pigmentos de color del pelo, reseca mucho y fragiliza la queratina, además de robar a las melenas todo su brillo”.
  • “El viento enreda el cabello, lo ensucia más y provoca que al desenredarlo la fibra sufra y se vaya debilitando”.
  • “La arena irrita mucho el cuero cabelludo y provoca sensibilidad”.
  • “El cloro modifica el color y seca el pelo atacando a las grasas naturales protectoras del cabello”.
  • “La sal marina, por su parte, cristaliza sobre la fibra capilar y abre las puntas. El calor también inflama e irrita el cuero cabelludo y resta nutrición”.
Detalle de las capas en las puntas de la melena de Gisele Bündchen. (Getty)
Detalle de las capas en las puntas de la melena de Gisele Bündchen. (Getty)

Si creías que por hacerte un buen moño y no meterte en el mar o en la piscina estabas protegiendo tu cabello, ya ves que no, hasta el viento o la arena de la playa han atacado de lleno a su salud y belleza. Aunque hayamos tenido cuidado con el cabello y lo hayamos aclarado a conciencia al salir del mar o de la piscina, e incluso aunque hayamos aplicado protectores capilares, después de muchos días exponiendo el pelo a estas agresiones, el daño es inevitable y es algo que no se soluciona con una mascarilla casera.

[LEER MÁS: Cómo saber cuándo cortarse el pelo según su grosor, forma y estilo]

“El principal rasgo de las melenas después de las vacaciones es la deshidratación”, afirma Eduardo Sánchez. El sol, el cloro y la sal son los peores enemigos de la correcta hidratación del cabello, al atacar directamente a sus grasas naturales.

Madalina Ghenea, luchando con su pelo en el Festival de Cine de Venecia. (EFE)
Madalina Ghenea, luchando con su pelo en el Festival de Cine de Venecia. (EFE)


Cabellos teñidos

En el caso del cabello con algún tipo de coloración, el peluquero recomienda renovar el color: “Por un lado, ha pasado tiempo desde la última visita al salón y, en la mayoría de los casos, las canas en la raíz empiezan a ser más que evidentes. Por otro lado, el cloro, la sal y el sol desgastan enormemente el color y hacen que este pierda luminosidad y esté opaco”, asegura.

Hay que prestar especial atención a los más claros, ya que son los que más sufren, sobre todo, los que llevan muchas mechas: “Son los que más sensibilizados están y los que suelen coger reflejos indeseados, los cobrizos pierden muy rápido su reflejo por la oxigenación del cabello y porque los pigmentos son más artificiales. El sol actúa de forma directa aclarando el cabello, y la sal y el cloro potencian ese aclarado y resecan enormemente”.

Margot Robbie, en la presentación de 'Once upon a time in Hollywood' en Roma.  (Getty)
Margot Robbie, en la presentación de 'Once upon a time in Hollywood' en Roma. (Getty)

Si abusas de la plancha, pide cita

En Maison Eduardo Sánchez también se encuentran con cabellos muy sensibilizados por el uso excesivo de planchas y otras herramientas térmicas. “Muchas mujeres intentan controlar el encrespamiento tan propio de los destinos con humedad abusando de la plancha”, dice el peluquero. El encrespamiento puede desesperarnos, pero, en vez de combatirlo con fuego, nada como hacerlo con agua e hidratar mucho el cabello con mascarillas, sérums y aceites nutritivos que evitan que se expanda y ayuden a controlarlo.

via GIPHY

No hay excusas

El criterio del experto recomienda ir a la peluquería no solo para sanear las puntas estropeadas durante el verano, sino para retocar la coloración y curar el cabello con un tratamiento hidratante. “Es indispensable pensar en retocar el corte para renovar el cabello dañado. Muchas mujeres temen el corte pensando que así no lo tendrán largo, cuando no es así: refrescar el corte es asegurarse que el cabello siempre tiene estilo y cae bien. Además, con un buen corte es más fácil peinarse -¡y queda mejor!”, apunta el peluquero.

Kaia Gerber, en el último desfile de Chanel. (Getty)
Kaia Gerber, en el último desfile de Chanel. (Getty)

Tal y como nos explica Eduardo Sánchez, en muchas ocasiones, las agresiones del verano han sido tan intensas que con un tratamiento nutritivo no conseguiremos repararlo. “Si la fibra capilar ha perdido su elasticidad natural y está tan maltratada que ya no recupera su naturaleza, la única opción es la tijera y un buen corte para ir recuperando la salud capilar”, remata.

Cabello Queratina Arena Belleza verano Cambio de look
El redactor recomienda