Logo El Confidencial

El normcore de vanguardia: así se lleva el nuevo clásico

Si pensabas que el 'normcore' no estaría entre nosotros mucho más tiempo, te equivocas. La máxima de apostar por la normalidad triunfa este invierno.

Foto: El normcore de vanguardia: así se lleva el nuevo clásico

Si pensabas que el normcore no estaría entre nosotros mucho más tiempo, te equivocas. La máxima de apostar por la normalidad para destacar sigue presente en las propuestas otoñales. Esta corriente parece ser un grito ahogado que pide a la moda detenerse por unos segundos a pensar si realmente es necesario ser extravagante para llamar la atención. Ahora que los it bags han muerto y las deportivas son el nuevo tacón (incluso Chanel tiene las suyas), la antimoda ha encontrado el momento idóneo para florecer.

El escritor William Gibson describe en su novela Pattern Recognition (2003) el look de su protagonista de la siguiente forma: "Llevaba una camiseta de niño negra de Fruit of the Loom, un jersey de cuello en uve y unos 501 nuevos oversize. Había quitado el logo de todas las prendas". Su protagonista era, al fin y al cabo, el baluarte del normcore. Podría aparecer en la campaña otoñal de GAP, cuyo lema es "Viste normal". Sus imágenes se acompañan de leyendas como "Vístete como si nadie fuera a verte" o "Deja que tus actos hablen con más fuerza que tu ropa". La encargada de filmar la campaña de la firma es la reina del normcore: Sofia Coppola. Y decimos que es la reina de esta tendencia porque solíamos verla con los diseños más minimalistas de Vuitton, firmados por su amigo Marc Jacobs, pero hoy es imposible imaginarla con las creaciones que Ghèsquiere hace para la marca francesa. Y es que Nicolas Ghesquière es, casi por definición, lo opuesto al normcore.

Sofia Coppola para Vuitton/Vuitton primavera 2015
Sofia Coppola para Vuitton/Vuitton primavera 2015
El nuevo 'normal' reinvindica, al fin y al cabo, la vuelta del uniforme, pero no del compuesto por una falda de cuadros y un polo, sino de un arma fashionista para los que odian remover las perchas antes de ir a trabajar. Las prendas atemporales son el básico de esta corriente. ¿Quién quiere un jersey de Bob Esponja, por mucho que lleve la firma de Moschino, cuando se puede apostar por un traje gris de corte impecable? La respuesta lógica será Anna Dello Russo o Chiara Ferragni. Ellas no han abrazado el normcore, pero la razón reside en que su fama se debe a que apuestan por las tendencias más arriesgadas y fugaces. Es decir: en lo opuesto a la normalidad chic.

Cara Delevingne ha ayudado a reforzar la tendencia al hacer del look 'model off duty' algo diferente a lo que estábamos acostumbrados. La top prescinde de tacones imposibles y de las piezas icónicas de cada temporada en aras de pantalones de chándal de Zoe Karssen, sus deportivas de Nike y sus gorros de lana. Las chicas de Girls también han demostrado que la normalidad en la moda es pura tendencia, al igual que el llamado normcore body. Frente a la obsesión por las siluetas perfectamente tonificadas, ellas demuestran que los michelines también tienen su punto. 

En pasarela, Jil Sander apuesta por pantalones sastre oversize con zapatos masculinos, Max Mara demuestra que ir de fiesta con jersey y falda es posible y Jason Wu nos hace olvidar el power dressing con looks de oficina basados en pantalones oversize grises combinados con jerséis de cuello vuelto. La clave del nuevo normcore es que vuelve con tintes ejecutivos de inspiración masculina. Gris, azul oscuro y negro son los colores que mejor se adaptan a la normalidad más chic. Los pantalones son de corte Capri u oversize y relegan a las faldas a un segundo plano. Cuando toman el protagonismo, lo hacen combinadas con jerséis XL.

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios