Los mejores trucos para decorar un salón pequeño, pero cargado de estilo
  1. Estilo
  2. Ocio
Algunas pinceladas

Los mejores trucos para decorar un salón pequeño, pero cargado de estilo

Disfruta de tu estancia aunque sea pequeña optando por estos sencillos consejos que la convertirán en la más estilosa

placeholder Foto: Trucos para decorar un salón pequeño sin renunciar al estilo. (Vinicius "amnx" Amano para Unsplash)
Trucos para decorar un salón pequeño sin renunciar al estilo. (Vinicius "amnx" Amano para Unsplash)

Los grandes espacios nos ofrecen grandes posibilidades, pero esto no quiere decir que los que son más pequeños nos limiten. Un salón o cuarto de estar de tamaño reducido es una maravillosa forma de poner en práctica esos trucos decorativos que pueden ayudarnos a conseguir que nuestra estancia se vea mayor.

Porque si bien no podemos sumarle metros por arte de magia, si podemos crear un lugar agradable, cálido y confortable, donde podamos relajarnos y en el que tengamos todo lo que necesitamos para hacer de nuestra casa el hogar de nuestros sueños y cargado de estilo.

Escoge bien los colores, seleccionando una paleta de tonos neutros podemos lograr espacios que creen una mayor sensación de amplitud, con colores claros, como blancos o gris piedra, o tonos pastel o crudos.

Puedes combinarlos con maderas en tonos claros para conseguir más calidez en la estancia y el toque de color se lo dejaremos a los textiles, como cojines y mantas, que podremos modificar según nos apetezca, con el cambio de estación o cuando encontremos un estilo que nos guste más.

Es importante que nos aseguremos de que los muebles escogidos para la estancia tienen el tamaño adecuado. Debemos poder caminar por ella con cierta comodidad, sin tener que apartar constantemente cosas o tropezarnos por no tener espacio suficiente. Esto puede hacer que tengamos que renunciar a algunas ideas previas, pero también podemos tener un plan B.

Los muebles multifuncionales se convertirán en nuestros mejores aliados, así un sofá con espacio de almacenamiento extra puede ayudarnos a ganar espacio, pero también algunas cestas y baúles que podremos emplear como muebles auxiliares.

Aunque tendemos a pensar que un salón pequeño necesita un sofá pequeño, apostar por uno con chaise longe puede hacernos ganar asientos sin necesidad de añadir un sillón, que ocuparía un espacio mayor. Sin duda una buena opción es escoger uno del mismo color que la pared en la que se apoya y que no llegue hasta el suelo, con patas delgadas.

Igual que nos sucede con el sofá, el caso de las alfombras no es distinto, si quieres colocar una que haga tu rincón más agradable, opta por una grande, que ayude a ampliar visualmente el espacio del cuarto, si no parecerá que el salón se acaba donde termina la alfombra.

Puede que no necesitemos todos los muebles que solemos asociar con un salón tradicional, podemos prescindir de la mesa de centro. De no querer hacerlo, lo mejor es que sean redondas, un set de mesas nido que podamos mover con cierta facilidad.

Para que nuestra estancia se vea más grande, debemos dejar que entre la luz, por eso lo mejor es dejar las ventanas despejadas, que el sol entre en la habitación, optando por muebles bajos que no supongan un impedimento para ello. Un espejo también puede ser un estupendo aliado para multiplicar la luz natural.

Si no contamos con esa fortuna y necesitamos luz artificial, olvídate de colocar varias lámparas sobre mesas auxiliares, la mejor opción son las lámparas de pie, que ayudarán a que la estancia se vea más ligera y menos recargada.

Cortinas cerca del techo, baldas a una altura elevada, cuadros un poco más altos... estos detalles también pueden ayudarte a que tu estancia se vea mayor, más amplia y tal como querías.

Decoración
El redactor recomienda