Logo El Confidencial
romances

De Suárez a González: cuando a los políticos les vino bien la prensa del corazón

Esta opción la utilizaron hace años cargos públicos para mostrar a sus votantes la parte menos conocida de su vida pública

Foto: Adolfo Suárez, en familia. (Getty)
Adolfo Suárez, en familia. (Getty)

La portada de la revista 'Semana' en la que aparece la imagen del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la cantante Malú con el título 'Más que amigos' ha convertido al político en el personaje del día. A través de las redes sociales se puede testar cómo ha irrumpido esa relación en la vida cotidiana.

Comentarios que aseguran que Malú favorece la imagen de Rivera frente a otros tuits que consideran que le resta credibilidad aparecer en determinados medios como una revista de entretenimiento. Esta opción la utilizaron hace años cargos públicos para mostrar a sus votantes la parte menos conocida de su vida pública. Desde Adolfo Suárez a Felipe González, pasando por José María Aznar, Jordi Pujol y hasta los Reyes eméritos y sus hijos.

La portada de 'Semana'.
La portada de 'Semana'.

Adolfo Suárez fue el primer político de la democracia que inauguró, con un posado familiar, su presencia en las revistas de entretenimiento. El medio elegido para este cambio de imagen fue la revista '¡Hola!' y el momento de su aparición las primeras elecciones en 1977. Aconsejado por Aurelio Delgado, cuñado y secretario personal, aceptó la propuesta que su hombre de confianza le planteaba: “Hay que conseguir el voto femenino, y salir con Amparo y vuestros hijos en una ambiente familiar puede darte muchos votos”. Efectivamente, esa imagen de los Suárez Illana posando por primera vez no fue determinante para que ganara las elecciones, pero sí tuvo mucho peso en el voto femenino. Después vinieron más reportajes. Unos con la prole en su lugar de veraneo o en Navidad en Moncloa.

La fórmula había funcionado y las revistas ajenas al mundo político se convirtieron en un filón para los jefes de prensa, igual que muchos años después aparecer en el programa matinal de María Teresa Campos en un espacio denominado 'Su señoría es persona'. Mostraban su faceta más íntima con fotos familiares, anécdotas ajenas a su actividad laboral e incluso demostraban sus habilidades musicales o gastronómicas, como Alfonso Guerra. Muchos de ellos reconocerían que esas imágenes les beneficiaron a la hora de las encuestas y de los votantes indecisos.

Felipe González con su mujer y sus hijos en Doñana. (EFE)
Felipe González con su mujer y sus hijos en Doñana. (EFE)

Después de Adolfo Suárez llegó a la presidencia del Gobierno Calvo Sotelo, con poca presencia ajena a la política. En este caso, Pilar, la mujer, y los ocho hijos no necesitaron salir en prensa y su visibiilidad fue nula. En cambio, Felipe González optó por la opción Suárez. Aparecía en los jardines de Moncloa o en Doñana con Carmen Romero y la prole. Los dos mayores, Pablo y David, llevaban peor esa presencia pública que su padre les imponía.

Para María, la pequeña, que llegó con cuatro años a su nueva casa y cerró el ciclo con 18, era una diversión que le hicieran fotos. La agencia EFE se encargaba después de repartir el material entre los medios que las quisieran. En el caso de las revistas de entretenimiento, lo habitual era montar tres o cuatro páginas con la vida no institucional de la familia del presidente de Gobierno. Felipe González era partidario de esa imagen de unidad que servía para alejar los demonios de rojerío a un sector que al desaparecer UCD quería votar a un partido que no fuera Alianza Popular.

Felipe González y Carmen Romero. (EFE)
Felipe González y Carmen Romero. (EFE)

José María Aznar no tuvo problemas en mostrar ese aspecto más íntimo, que en ocasiones no fue positivo, sino todo los contrario. La boda de su hija Ana con Alejandro Agag en la basílica del monasterio de El Escorial fue la demostración de lo que no se debía hacer cuando uno es presidente de Gobierno. La prensa la bautizó como 'La boda de la tercera infanta', dado el boato y la ostentación de la organización.

Habrá que esperar a ver qué sucede con Rivera y Malú, si esa relación se consolida.

 Aznar junto a su hija el día de su boda. (EFE)
Aznar junto a su hija el día de su boda. (EFE)

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios