Logo El Confidencial
ARISTOCRACIA

La debilidad del duque de Westminster, el soltero más deseado del mundo: España

Multimillonario a sus 28 años y padrino del príncipe George, el joven posee la mayor reserva de caza española, La Garganta. En los dos últimos años ha invertido 300 millones en Madrid

Foto: Hugh Grosvenor, dando un discurso en Leeds, Inglaterra. (Getty)
Hugh Grosvenor, dando un discurso en Leeds, Inglaterra. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Cada año, la prestigiosa lista del 'Sunday Times' con los individuos más adinerados del Reino Unido excita la imaginación de los periodistas británicos, que llenan páginas y páginas (reales y virtuales) con los perfiles y los enfoques más diversos de los afortunados. Con 10.000 millones de libras esterlinas, el joven duque de Westminster, Hugh Grosvenor, de tan solo 28 años, lidera invariablemente la lista de los multimillonarios menores de 30. También la de este año, publicada esta semana. Aunque oficialmente tiene novia, el compromiso no termina de llegar, por lo que las revistas inglesas le han bautizado como el soltero más codiciado del mundo. Y tenemos buenas noticias, chicas y chicos. El duque tiene una debilidad: España. Hughie (habrá que empezar a cogerle cariño) es propietario de la mayor finca de caza de España, La Garganta, y en los últimos dos años ha invertido cerca de 300 millones en diversas promociones inmobiliarias en Madrid y en un edificio de oficinas.

El antiguo duque falleció en el año 2016 de forma repentina y el joven Hugh tuvo que tomar las riendas del imperio familiar junto a sus hermanas. Los Grosvenor poseen más de 1.500 propiedades en 60 países de casi todos los continentes, encabezadas por la imponente Eaton Hall. Están emparentados con la familia real británica por lazos de amistad y cariño. El padre de Hugh fue preceptor del príncipe Guillermo y el actual duque es uno de los padrinos del futuro rey de Inglaterra, el príncipe George. Su amistad perdura entre generaciones y pasa, como en la mejor tradición de la nobleza, de padres a hijos.

La relación es tan estrecha que los príncipes Guillermo y Harry son invitados habituales de los Grosvenor en sus fines de semana cinegéticos en La Garganta, en Ciudad Real. El duque de Westminster es el propietario de esta finca, considerada el mayor latifundio de España y una de las grandes reservas de caza de Europa. Las 15.000 hectáreas, enclavadas en el parque natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, son de una belleza insultante. Las laderas se salpican de olivos (ecológicos), por donde corren despreocupados los ciervos y los jabalíes. "No sabes cómo es aquello -se ensueña un joven conocedor del terreno-, gran parte está en la sierra pero también hay parte llana, todo está protegido y ahí no entran apenas coches. Los propietarios están empeñados en conservarlo todo natural, salvaje, los animales están en perfecta libertad".

El duque de Westminster y el príncipe Guillermo, en un acto juntos el año pasado. (Getty)
El duque de Westminster y el príncipe Guillermo, en un acto juntos el año pasado. (Getty)

La finca tiene diferentes pabellones que albergan a los ilustres invitados del duque de Westminster o de sus hijos cuando viajan a España para practicar la caza (como cualquier otro coto privado, solo se puede cazar en él por invitación). "Cuenta con helipuerto, escuela, iglesia propia y un hospital de primeros auxilios", rezan las crónicas, no siempre acertadas. Quien conoce bien el terreno asegura que hay mucho mito con este latifundio. La casa principal es, en contra de lo que se ha publicado, "sencilla". "Y cuando dicen que tiene helipuerto supongo que deben de referirse a la explanada". Lo que no es un mito es lo que contó la periodista Ana Romero en su libro 'Final de partida', y es que fue en La Garganta donde el rey Juan Carlos conoció a Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Los Grosvenor se han implicado "personalmente" en el desarrollo de la zona, explican. De hecho, el duque de Westminster emplea actualmente a cerca de un centenar de personas y, según publicó 'Voz Pópuli' en febrero, acaba de inyectar 8,4 millones de euros en la empresa que gestiona la finca.

No es el único dinero que el joven duque ha dejado últimamente en terreno español. Si su padre falleció en 2016, es a partir de 2017 cuando los Grosvenor retomaron el apetito por invertir en España, y sobre todo en Madrid, donde en apenas unos meses han invertido 200 millones para poner en marcha cuatro promociones inmobiliarias de lujo (una en el barrio de Salamanca y otras tres en el barrio de Chamberí). A mediados de abril, El Confidencial reveló que Grosvenor acaba de adquirir el edificio MB One de La Moraleja, conocido por ser la sede de Citibank. La cantidad: 80 millones de euros.

El duque de Westminster, llegando al funeral por su padre. (Getty)
El duque de Westminster, llegando al funeral por su padre. (Getty)

En realidad pocos conocen a Hugh. Mantiene una relación intermitente con una consultora de la City llamada Harriet Tomlinson, aunque no se les ve juntos desde el otoño pasado, lo que ha provocado multitud de rumores. No tiene un papel definido en el conglomerado Grosvenor. Estudió Gestión de Tierras en la Universidad de Newcastle (muy apropiado), trabajó unos meses en una granja de ovejas en Nueva Zelanda y también en una hacienda rural de Northumberland. Después ha pasado por distintas empresas del grupo y actualmente parece más centrado en Bio-ben, dedicada a transformar los residuos del café en biocombustibles, tal y como publicó 'Cinco Días'

Los Grosvenor protegen su fortuna de guerras internas y demás a través de la figura del fideicomiso. En realidad, Hugh es la cabeza visible de la familia porque heredó los títulos (en Gran Bretaña sigue prevaleciendo el varón, una vieja batalla nobiliaria), pero no gana ni más ni menos que sus hermanas. Un pellizco apetecible, sin duda, teniendo en cuenta que estamos hablando de una fortuna de once mil millones y medio de euros.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios