Logo El Confidencial
FAMA

Tras los pasos de Can Yaman en Madrid: 36 horas de infarto

Seguimos a la estrella turca y a sus fans en su reciente visita a Madrid. Algunas llegan la noche antes al aeropuerto de Barajas. El actor es la última sensación turca

Foto: El actor turco Can Yaman. (Cordon Press)
El actor turco Can Yaman. (Cordon Press)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Domingo 24 de noviembre, aeropuerto de Barajas. A medio camino entre Jason Momoa y Maluma, un treinteañero barbudo y con gafas de sol enfila la salida de Internacional a buen paso y sin maletas. Se abren las puertas y se desata la locura: decenas de personas están esperándole y empiezan a disparar los flashes de sus teléfonos móviles. Todas (la mayoría son mujeres) quieren tocarle, hacerse una foto con él o conseguir un autógrafo. Puede que ustedes no le pongan cara porque no siguen 'Erkenci Kus' ('Pájaro soñador'). El protagonista de esta telenovela turca que en nuestro país emite Divinity, Can Yaman, cuenta con una legión de seguidores que han conseguido colapsar el aeropuerto.

[LEA MÁS: Las mujeres en la vida del Aquaman turco]

Algunas habían llegado la noche anterior para coger sitio, venían de todas partes de España, no solo de Madrid. "Empecé a engancharme a 'Erkenci Kus' hace como año y medio", explica una fan a Vanitatis. Una mujer profesional, madre de familia a la que "nunca le había pasado esto antes con ningún actor ni ningún cantante, ni cuando era adolescente". 'Esto' es lo que la llevó a pasar buena parte del día en la salida de vuelos internacionales de Barajas, esperando a que la estrella otomana apareciera. "Algunas fans de Can Yaman nos comunicamos a través de un grupo de Whatsapp. Ahí contaron que el actor iba a venir a Madrid el 24 de noviembre. Luego él lo confirmó en sus redes".

Quedaron a las nueve de la mañana en Barajas. Algunas llevaban allí desde la noche anterior. "Al principio había como 50 personas, pero fueron llegando más y más, hasta que aquello se convirtió en una locura". Sabían que el actor volaba desde Estambul, la ciudad en la que reside, pero no tenían más detalles de la hora del vuelo. "Había tres posibilidades", explica. Las cubrieron todas, hasta que a las 16:30 de la tarde, por fin, apareció.

[LEA MÁS: Can Yaman, cuando una barba cambia una carrera]

En la era de Instagram, el fenómeno fan al estilo Beatle se ha circunscrito a la pantalla del móvil. Salvo en casos muy escogidos, como el de Can Yaman. Cuando se abrieron las puertas y salió el intérprete turco a su encuentro con los fans, se desató la locura. "Las fuerzas de seguridad estaban un poco asustadas, no sabían quién era ni habían previsto nada", aseguran. No es el primer aeropuerto que se rinde a los pies del Aquaman turco, y él conoce su oficio. "Habíamos visto cómo se había comportado en otros sitios, es siempre muy amable, se deja hacer fotos y cuida mucho a sus admiradores". En este caso, la Policía lo impidió. "Se pusieron muy nerviosos intentando sacarme de allí; si no, os hubiera abrazado a todos, siento la interrupción", escribió luego Yaman en sus redes.

El actor turco Can Yaman, durante su reciente visita a España. (CP)
El actor turco Can Yaman, durante su reciente visita a España. (CP)

La telenovela que él protagonizaba acaba de terminar su emisión, pero Divinity ya prepara nuevos títulos para satisfacer a sus seguidores. El canal acaba de adquirir ‘Inadina Ask’ y ‘We all fall in love’, dos series protagonizadas por la estrella turca con mayor proyección internacional. "Son tramas muy blancas y entretenidas, se basan en el juego romántico pero nunca hay escenas muy explícitas, es todo bonito", argumenta la admiradora para explicar por qué hay tantos seguidores de los culebrones turcos.

Tras el fiasco del aeropuerto ("Tuvieron que llevárselo en volandas, la gente le agarraba de la chaqueta, le tiraban del pelo"), el actor se marchó a su hotel madrileño, donde también le localizaron las fans. No fue una casualidad. "Su mánager compartió una imagen en el hotel Riu Plaza de España". El equivalente a poner bien grande un cartel en la fachada: "Fans, venid".

Aquella noche sus admiradores se quedaron con las ganas. El actor no volvió a salir del hotel, y el mánager bajó varias veces para disculparle ante sus fans, informarles de que estaba "algo cansado" y emplazarles para el día siguiente: "Os prometo que saldrá a saludaros a todos". Y así lo hizo. Can Yaman asomó al fin como una aparición por la puerta del hotel Riu en torno a las dos de la tarde. Firmó autógrafos, se hizo selfies y cumplió amablemente con sus admiradores. Muchos, como nuestra informante, ya se habían ido (era día laborable) y no consiguieron la ansiada foto.

Al menos no ese día... pero eso es otra historia.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios