El emotivo mensaje de José María Aznar a Bernardino Lombao, su entrenador y amigo
  1. Famosos
Ha fallecido a los 81 años

El emotivo mensaje de José María Aznar a Bernardino Lombao, su entrenador y amigo

El expresidente ha aprovechado sus redes sociales para homenajear al deportista que fallecía este jueves, 23 de abril

Foto: Aznar, en una imagen de archivo. (EFE)
Aznar, en una imagen de archivo. (EFE)

José María Aznar compartía con Bernardino Lombao no solo muchas horas de entreno, sino también muchas de charla y complicidad. Fueron amigos durante años, y el gallego consiguió que el expresidente se convirtiera en el hombre de las 2.000 abdominales diarias, aunque años más tarde el propio político rectificara y rebajara esa cantidad a 600.

Tras la muerte del atleta, que llegó a ganar siete medallas en campeonatos de España de distintas modalidades de atletismo, Aznar ha querido dejar un mensaje a través de sus redes sociales de recuerdo para Lombardino, con el que pasó casi un cuarto de siglo de su vida:

No tengo palabras para expresar la tristeza que siento por el fallecimiento de Bernardino Lombao; de Lombardino, como le llamábamos cariñosamente en casa. 24 años entrenando juntos. Siempre optimista, vital y cada día con un nuevo reto. Esa era su actitud. Era una buena persona entre todas las buenas personas. Ya no te podré enviar más mensajes con la hora del entrenamiento, ‘chaval’, como siempre hacía. Te voy a echar mucho de menos, Lombardino”, escribía el expresidente junto a una imagen en la que aparecen juntos en 2002.


Ese 'chaval' que Aznar entrecomilla era una palabra que también Lombao utilizaba para hacer referencia al político. "Cuando nos conocimos siempre hacía la mariconada esa del pádel. Corría diez minutos y se moría. Ahora aguanta 18 o más kilómetros porque tiene una enorme fuerza de voluntad y un cierto talento. Aznar se lo toma muy en serio y no como otros políticos, que solo corren para hacerse la foto. José María es especial. Como él hay pocos", decía orgulloso Bernardino sobre el popular. “Está hecho un chaval”, sentenciaba.

Tras la pérdida de su amigo y entrenador, Aznar ha seguido buceando en su memoria y su álbum de fotos, en el que ha ido recuperando instantáneas de ambos en distintos momentos de su vida, casi siempre relacionados con el motivo que les unió: el deporte.

Aunque su relación se afianzó tiempo antes: "Empezamos a entrenar porque él, siendo un niño, me veía correr en Vallehermoso y después me vio en mi etapa en el balonmano en el Atlético de Madrid. Venía a vernos cada semana por su afición al balonmano porque jugaba en infantiles y juveniles del equipo del Colegio del Pilar. Son entrenamientos con un amigo y adaptamos los horarios a su agenda y a la mía. El horario de mayor coincidencia para entrenar es las 7:30 de la mañana", recordaba el fallecido en una entrevista para el diario 'El Mundo' en 2002.

José María Aznar
El redactor recomienda