El incierto futuro de Ana Soria, novia de Enrique Ponce, a partir de septiembre
  1. Famosos
PROTAGONISTA DEL VERANO

El incierto futuro de Ana Soria, novia de Enrique Ponce, a partir de septiembre

La estudiante no tenía perfil público hasta su romance con Enrique Ponce. A partir de la fecha en que se supo su identidad, se ha convertido en uno de los personajes posconfinamiento

Foto: Ana Soria. (RRSS)
Ana Soria. (RRSS)

Ana Soria no tenía perfil público hasta su romance con Enrique Ponce. A partir de la fecha en que se supo su identidad, su vida se ha transformado y se ha convertido en uno de los personajes del posconfinamiento. Nada se sabía de ella y mucho menos que el torero haría declaraciones con respecto a esta nueva vida con la joven almeriense de 21 años. Una decisión que, tal y como se han desarrollado los acontecimientos, se supone consensuada con ella. Ambos subieron el mismo día a sus redes sociales una foto en la que aparecen abrazados y que no da lugar a interpretaciones.

Con anterioridad, el torero declaró a la revista 'Semana' su enamoramiento mientras ella cerraba y abría su Instagram en una especie de juego del ahora sí, ahora no. Se dijo que había bloqueado a varios periodistas, pero fue en ese intervalo de abrir y cerrar cuando no se podía acceder a su cuenta. Este perfil tiene, en el momento de escribir este reportaje, 68.000 seguidores, entre los que, por supuesto, se encuentra Enrique Ponce. Antes de que se supiera de su existencia, no llegaba a los doscientos.

Ver esta publicación en Instagram

⚓️

Una publicación compartida de Ana (@anasoria.7) el

Por el momento, la futura abogada no ha puesto vetos, y cuando los redactores de televisión se la encuentran por la calle, no se esconde y contesta con monosílabos. Su entorno más cercano, que incluye a su abuelo y a una tía, hicieron declaraciones asegurando que Ana no quiere ser famosa, aunque hay otras informaciones de compañeros de universidad que contradicen esta opinión. El tiempo es el mejor aliado para equilibrar la balanza de una fama sin, por ahora, méritos propios. Por el momento, ni la firma Rosa Clará ni Pronovias cuentan con ella para sus promociones. Quizá su estreno como modelo podría ser con El Capote, cuyo promotor es Rafael Dona, hijo de la bailaora Pastora Vega y nieto del torero Gitanillo de Triana. Tanto Ponce como Ana son seguidores de esta empresa de ropa y complementos.

Granada, Madrid, Jaén

Ana Soria ha sido la que ha puesto fecha al inicio de su relación en la entrevista que concedió al periodista José de Santiago. En esa charla declaraba que fue hace ocho meses y que, antes de ese enamoramiento, sus planes de vida eran otros. En Granada vivió el primer y segundo curso en un colegio mayor. En tercero se cambió a un piso cercano a la calle Pedro Antonio de Alarcón que abandonó cuando cerraron la universidad y volvió a la casa familiar en Almería. En septiembre comenzaba su Erasmus en Polonia que ha cancelado cuando ya su relación amorosa tenía futuro. Como ella misma aseguraba en la entrevista, las razones de esa cancelación eran obvias.

placeholder Ponce y Soria, en una imagen de sus redes sociales. (IG)
Ponce y Soria, en una imagen de sus redes sociales. (IG)

Si el presente afectivo lo tiene seguro, no tanto el académico. Combinar las clases presenciales con los viajes de Ponce fuera y dentro de España va a ser complicado. Por ahora tampoco está muy claro cuál será el domicilio habitual del torero. Hay dos casas en Madrid: un piso en el barrio de Moncloa y una chalé en Pozuelo de Alarcón, en la urbanización La Finca. Y la tercera opción sería la finca Cetrina, donde por su profesión pasaría más tiempo. La cuestión es si una chica de 21 años que ha vivido independiente en Granada haciendo vida de estudiante se encerraría en el campo. Asegura que quiere acabar la carrera y ejercer la abogacía, una decisión muy loable pero difícil de cumplir.

Habrá que esperar al 1 de agosto, el primer festejo taurino de Ponce, para ver si seguirá la costumbre de algunas mujeres de toreros que acudían siempre a la plaza a ver a su pareja torear. Esta decisión solo la saben los protagonistas.

Ana Soria
El redactor recomienda