Maribel Sanz, de chica Martini a empresaria de moda: "En mis decisiones me ha podido el corazón"
  1. Famosos
METAMORFOSIS

Maribel Sanz, de chica Martini a empresaria de moda: "En mis decisiones me ha podido el corazón"

Después de ser una modelo muy cotizada, se reinventó y abrió una tienda de moda en Móstoles que le fue muy bien hasta que llegó la pandemia

placeholder Foto: Maribel Sanz. (Cortesía)
Maribel Sanz. (Cortesía)

Maribel Sanz llegó a la televisión de la mano de Valerio Lazarov y después de Emilio Aragón. Modelo de profesión, fue la chica Martini. Renunció a un contrato de la agencia Elite Nueva York, que después ofrecerían a Claudia Schiffer, por amor. Se reinventó y abrió una tienda de moda en Móstoles que le fue muy bien hasta que llegó la pandemia. La alternativa profesional ha sido convertirse en la imagen de Safetyband, unas pulseras con un dispositivo con gel hidroalcohólico que facilita el día a día de las personas. No se arrepiente de su pasado y está muy orgullosa de sus dos hijos, Adrián y Sergi, que tienen su vida independiente.

PREGUNTA: Ahora eres la imagen de unas pulseras, ¿en qué consiste este dispositivo?

RESPUESTA: Son unas pulseras que se llaman Safetyband y que tienen un dispositivo para cargarlo con gel hidroalcohólico. Se fabrican en España, y lo bueno que tienen es que llevas el dispositivo en la muñeca y cada vez que necesitas limpiarte las manos, aprietas el botón y sale el líquido. Le han dado el premio a la innovación. Se está introduciendo en empresas, en la universidad, en lugares donde hay contacto con el público.

P: ¿Es una alternativa higiénica importante?

R: A mí me ayuda mucho. Por ejemplo, cuando pongo gasolina, en el supermercado, al tocar cualquier cosa... La mayoría de las veces se nos olvida el envase de gel y aquí lo tienes totalmente a mano. Además, el diseño es muy bonito. Y la pueden llevar los niños al colegio y los mayores para su vida diaria. Facilita el día a día.

placeholder Maribel Sanz. (Cortesía)
Maribel Sanz. (Cortesía)

P: Despareciste del mundo más mediático por elección propia...

R: Más que elección, fueron determinadas circunstancias. Llega un momento en que la tele avanza por otros caminos y me ven con menos fuerza para estar en un debate. O simplemente porque consideran que mi aportación no es la que buscan, cuando yo me siento totalmente capacitada para comentar un reality.

P: Puede ser que tengas una imagen menos combativa.

R: A mí no me achica nadie. Me decían que daba muy bien en pantalla pero que era demasiado correcta. Creo que la buena educación no tiene que estar reñida con el decir lo que uno piensa.

P: Estuviste en un reality, ¿repetirías?

R: Sí, ¿por qué no? Cuando participe en ‘Sálvame Snow Week’ para formar parte de los colaboradores de ese programa, lo hice bien. Creo que el perfil que se buscaba era otro diferente al mío. Participaban Mónica Hoyos, Rafa Mora, Laura Fa y se quedó Laura. Me parece muy buena persona y tengo un recuerdo estupendo de ella. Y de Rafa, creo que se va superando. Ahora se ha matriculado en la facultad, y olé por él.

P: El coste personal de salir en televisión, ¿puede ser grande?

R: No tengo miedo a que saquen cosas mías porque si me preguntan, yo las cuento. Tengo 49 años y claro que tengo un pasado. Gracias a él he ido evolucionando. No me arrepiento de lo que he hecho. Y a estas alturas de mi vida, no tengo miedo al qué dirán.

P: ¿Te volverías a casar con Sergio Dalma?

R: Por supuesto. Tuvimos un proyecto de vida del que nació Sergi, que es lo mejor de mi vida, junto con su hermano Adrián.

placeholder Sergio Dalma, en una imagen reciente. (EFE)
Sergio Dalma, en una imagen reciente. (EFE)

P: Lazarov fue tu descubridor, ¿qué recuerdos tienes de aquella época?

R: Mucha gratitud y unos recuerdos preciosos. En ‘Bellezas en la nieve’, que lo presentaba Andoni Ferreño, estábamos Mar Flores, Sabrina y yo. Lazarov era muy cañero y sacaba lo mejor de nosotras. Nos supo guiar muy bien. A Mar le tengo mucho cariño y creo que a veces se da una imagen de ella que no concuerda con la realidad. Es generosa y muy madraza.

P: Después vino ‘Noche, Noche’ con Emilio Aragón y Belén Rueda. ¿Tienes relación con ellos?

R: Los caminos se separan, pero cuando nos hemos vuelto a encontrar, recordamos lo bien que lo pasábamos. Había muy buenas vibraciones.

P: Decidiste buscar otra salida profesional y te convertiste en empresaria. ¿Sigues teniendo la tienda de moda?

R: Sí, la abrí en Móstoles, y la verdad es que me ha ido muy bien. He trabajado mucho en estos cuatro años, que se traducía en unas ventas muy buenas. Con la pandemia y los confinamientos decidí parar. Espero que las cosas vayan mejor y abriré en cuanto pueda. Afortunadamente en casa entra el sueldo de mi marido, que es bombero, y por lo tanto, no me puedo quejar.

P: Tienes hijos veinteañeros, ¿viven contigo?

R: No, son independientes. Adrián es abogado y se licenció también en Dirección de Empresas. Y Sergi vive en Benidorm. Los dos tienen novia y una vida muy estable.

P: Tu primer pelotazo fue con un anuncio y te fuiste a vivir a Nueva York y después a París. ¿Por qué no continuaste tu carrera publicitaria?

R: Fui la 'chica Martini'. Seguí trabajando. Me quedé embarazada de Adrián con 19 años y viajaba por el mundo con él. Renuncié al contrato de la agencia Elite Nueva York, la más potente del mundo. Primero me lo ofrecieron a mí y por amor renuncié. Fue entonces cuando se lo ofrecieron a Claudia Schiffer. En mis decisiones me ha podido más el corazón. Ahora no lo haría porque creo que no es incompatible.

P: ¿Te pasó también con Sergio Dalma?

R: Cuando le conocí profesionalmente, yo estaba en lo más alto. Dos artistas en una casa resulta complicado administrar. En aquel momento entendimos que lo mejor era que yo me dedicara a la familia.

Maribel Sanz
El redactor recomienda