Miguel Bosé rompe su silencio: infancia, sus padres, sexo, drogas y la decepción con Palau
  1. Famosos
SIN ESQUIVAR NINGÚN TEMA

Miguel Bosé rompe su silencio: infancia, sus padres, sexo, drogas y la decepción con Palau

La cadena ha emitido la primera parte de una profunda y extensa entrevista en la que Bosé ha demostrado su contundente personalidad

placeholder Foto: Miguel Bosé. (Reuters)
Miguel Bosé. (Reuters)

La atmósfera de extrañeza que ha rodeado a la figura de Miguel Bosé en los últimos tiempos ha ido creciendo como una bola de nieve. Su polémica postura negacionista ante la pandemia, su separación de Nacho Palau, su guerra en los juzgados por la custodia de sus hijos, su timbre de voz, cada vez más apagado y tan distinto al que nos tenía acostumbrados… Todo ha contribuido a que se convierta en el foco de atención. Su silencio y su hermetismo a la hora de afrontar preguntas ante una cámara y un entrevistador no han hecho más que alimentar la curiosidad por conocer a este Miguel Bosé que muchos ya no identifican con el artista de antes.

Ha tenido que llegar Jordi Évole con su programa ‘Lo de Évole’ para lograr las ansiadas declaraciones, las cuales se han podido ver durante la noche de este domingo 11 de abril en La Sexta.

Miguel Bosé, gran amigo del presentador catalán, ha explicado por qué llevaba más de cinco años sin conceder una entrevista en España: "No tenía nada que contar. Yo no he tenido o no he querido tener voz o no me han dado voz desde algún tiempo porque se me cerraron las puertas".

Foto: Miguel Bosé. (Gtres)

La cadena ha emitido la primera parte de una profunda y extensa entrevista en la que Bosé ha demostrado por qué se gana a pulso el hecho de convertirse a menudo en tema de conversación. “Miguel Bosé ha llegado a un punto en el que le importa muy poco el qué dirán, va completamente a su bola”, comentó Évole durante una promoción en ‘Al rojo vivo’ antes de que la entrevista fuera mostrada. No le faltó razón.

placeholder Miguel Bosé. (La Sexta)
Miguel Bosé. (La Sexta)

Durante la entrevista, realizada en México, Bosé no ha esquivado ninguno de los temas planteados y lejos de mostrarse más moderado con los más polémicos, como es el de la gestión de la pandemia y del virus, cuya posición le ha generado muchas críticas, ha continuado en sus trece: “Quítate esa máscara, yo no hablo con gente con mascarilla”, le espeta al presentador nada más encontrarse ante las cámaras. Aunque el programa se ha reservado las declaraciones más contundentes y polémicas del cantante sobre el coronavirus para la entrega de la segunda parte de la entrevista, que se emitirá el domingo que viene.

La pandemia, la relación con sus padres, la muerte de su madre, drogas, sexo, amor… En sus frases, Bosé no se ha dejado casi nada en el tintero.

Ha desvelado su lado más salvaje, al contar que durante mucho tiempo, en la década de los 80 los 90, vivió una espiral de sexo y drogas: "He tenido años salvajes, sexo a lo bestia, tabaco, sustancias, hampa… Eran casi dos gramos a diario, más fumar marihuana, éxtasis... Todo lo dejé el mismo día, subiendo las escaleras de un escenario para un ensayo. Un día corté y jamás he tenido necesidad de volver”

Tras 20 años de consumo y estando “muy enganchado”, cuenta que “dejó de ser diversión y fiesta, como al principio. Se trasladó a la dependencia... Cuando ya es a diario empieza a perder la gracia y empieza a ser un problema serio”.

placeholder Jordi Évole y Miguel Bosé. (La Sexta)
Jordi Évole y Miguel Bosé. (La Sexta)

Comenzó a coquetear con las drogas por un desamor: "Esa noche me tomé mi primera copa, me metí mi primera raya que me duró y salió baratísimo". "A partir de ahí solo conocí la luna, la noche y la parte oscura de Bosé y de Miguel. Las drogas son unos estados que utilizados bien dan mucho conocimiento y te dan puntualmente unas visiones de cosas que son interesantes, revolucionarias incluso. Pero cuando pasan a ser un consumo habitual, pierden ese sentido. Me desperté un buen día y dije 'se acabó'”.

El coronavirus ha estado muy presente en la entrevista a Miguel Bosé. No solo ha afectado a su imagen social, recibiendo miles de críticas a través de redes sociales y medios de comunicación. Ha asegurado que la pandemia le ha afectado económicamente a pesar de ser una artista que ha ganado mucho dinero en su época más dorada. Ahora, con giras y conciertos suspendidos, ha confesado que pasa dificultades “como todos”. "He ganado mucho dinero, pero he pagado muchos colegios, casas, terrenos... Por amor".

También la muerte de su madre ha estado vinculada al tema de la pandemia cuando Jordi le ha preguntado por este capítulo de su vida. Las informaciones que salieron a la luz cuando Lucía Bosé falleció apuntaban al coronavirus. “Me despedí de ella por teléfono antes de que muriera. Nunca pensé que la iba a perder. Era el principio de los protocolos absurdos de la OMS por la pandemia. Mi madre no tenía coronavirus ni se murió de covid. Eso tiene que parar ya. Murió de otra historia que no quiero hablar aquí porque sería interminable y sería peligroso para las personas que cuidaron de ella. A mi madre se la sedó. Sabemos que está en un lugar fantástico lejos de esta farsa, de estos asesinos, criminales. Si estuviera viva, estaría involucrada y estaría plantándole cara a esta farsa”.

placeholder Jordi Évole y Miguel Bosé. (La Sexta)
Jordi Évole y Miguel Bosé. (La Sexta)

Bosé no solo ha tenido que asumir la muerte de su madre, sino también la de su querida sobrina Bimba: "Todas las mujeres de mi familia pierden en vida a un hijo. Todas", ha confesado, asegurando que "es ley". Eso está programado, es universo".

Respecto a la relación con su padre, ha asegurado que este le quería muchísimo, “pero tuvimos muchos desencuentros y encuentros porque somos de carácter muy iguales. La torería no es solo una profesión, es una actitud ante la vida. La chulería es otra cosa, arrogante y desagradable. No es eso. La torería es una actitud ante la vida, de torearla, de tomar riesgos… “, ha añadido.

De su progenitor ha dicho que “no era machista, era mujeriego. Había unas reglas de la época que eran machistas, pero él no lo era como actitud”:

En cuanto a los desencuentros que tuvo con él, ha afirmado que hubo muchos, pero Bosé ha confesado el recuerdo de infancia que más le pudo marcar y que le ha hecho, incluso, estar al borde del llanto durante la entrevista: “Hubo un momento que me forzó a cazar. Le disparé a una cierva. Para llevarte los animales a casa los destripas, los degüellas, te quedas con la casquería. En el momento de rajar sale un vaho caliente. Reaccioné muy mal. Me fui a por mi padre a darle puñetazos y me fui caminando solo. Me gritaba que subiese al coche. Me llamaba cobarde. Se dio cuenta de que no iba a ser fácil conmigo. Esa noche vino a mi cuarto, entreabrió la puerta. Intuí que quería pedirme perdón, pero él no estaba acostumbrado a eso. ‘No voy a volver a cazar nunca más", le dije.

De su padre ha destacado también su faceta de ligón y su gran tirón entre muchas estrellas internacionales. Ha asegurado que en España "a Franco se le caía la baba con mi padre. Le llamaba 'mi niño'. En la época de Franco, la clase pudiente era muy pudiente y tenían a su mascotas, gente a la que admiraban: cantantes, artistas, toreros…”.

placeholder Miguel Bosé. (La Sexta)
Miguel Bosé. (La Sexta)

Jordi no ha pasado por alto uno de los episodios en la vida de Bosé más recientes y que más titulares ha ocupado en la prensa: el de su separación con Nacho Palau y la guerra judicial por sus hijos. Ha sido este episodio uno de los motivos por los que Bosé comenzó a perder la voz: “Estoy de puta madre, pero mi voz va y viene. Es un problema emocional. Me doy cuenta de que estoy perdiendo la voz en el momento en que las cosas empiezan a ir mal en mi familia, que no es una familia, sino un acuerdo de convivencia que tienen dos personas que tuvieron una relación y que por buen rollo deciden seguir adelante para que los hijos puedan crecer juntos como hermanos, como siempre habían pensado desde el primer momento. El problema lo tienen los mayores porque son los que tienen que decidir y cargar con las responsabilidades. Yo no estaba preparado. Cuando el amor y el enamoramiento desparecen y la amistad se difumina y se pierde la admiración por la persona con la que estás, es lo más triste. Cuando todo se derrumba, en mi caso por discreción o educación, aguantas. Cuando aguantas eso se envenena y cuando estalla, estalla mal. Ahí empiezan los problemas serios”, ha relatado.

“El primer problema gordo lo tuve con mi voz. Ahora tengo voz. Pero llegué a no tener nada. Cero. Ahora puedo hablar, pero he llegado a no tener voz”. “A mis hijos les tenía que explicar por escrito que papá no podía hablar y que se tenía que curar. Era un ejercicio de humildad porque creo que había hablado mucho. Había basado toda mi vida en la voz. Así que pensé que tenía que esperar, no forzarla. De repente mi voz aparece un día maravillosamente y se vuelve a esconder, de un día para otro. Cantar puedo, porque al cantar no usas los mismos mecanismos que cuando hablas. En 'La Voz' canto. Pero tengo que calentar mucho, respirar… Me ha llevado mucho tiempo poder hacerlo. En un buen día, puedo cantar una canción, pero no más. Ahora no puedo hacer una gira. Pero creo que a finales del año que viene, estaré listo”.

Respecto a su papel de padre y la relación con sus hijos, Bosé ha contado que “soy el resultado de dos genes muy fuertes. Eso se nota en el papel de padre. Soy padre soltero. Estoy en el mercado. Soy amoroso y cuidadoso con mis niños pero también autoritario. Soy padre y madre. Están acostumbrados a eso desde el principio y lo llevamos bien”.

Miguel Bosé
El redactor recomienda