El patrimonio español de Miguel Bosé: de sus parcelas extremeñas a su embargo en Madrid
  1. Famosos
DINERO

El patrimonio español de Miguel Bosé: de sus parcelas extremeñas a su embargo en Madrid

El cantante es un referente en el mundo de la música en castellano. Vive fuera de nuestro país desde hace años, pero mantiene varias propiedades de un pasado como empresario próspero

placeholder Foto: Miguel Bosé. (Gtres)
Miguel Bosé. (Gtres)

Miguel Bosé con la voz trémula, preocupa su salud. Miguel Bosé se convierte en tendencia por sus opiniones sobre Bill Gates. Miguel Bosé apadrina una concentración de negacionistas. Miguel Bosé debe casi dos millones a Hacienda. Miguel Bosé y su expareja se enfrentan en los tribunales por el bienestar de sus cuatro hijos. Hace tiempo que los titulares que protagoniza el artista no tienen nada que ver con la música y, sin embargo, nadie puede negar que es uno de los referentes de la música en castellano, inspiración para las generaciones que vinieron detrás e innovador como pocos. Jordi Évole ha conseguido convencerle y sacarle de su mutismo público, donde siempre estuvo más cómodo. Hasta el punto de que hasta el año 2018 ni siquiera se sabía que tenía una pareja desde hacía décadas.

Bosé se ha dedicado a construir una carrera musical internacional que le ha reportado muchas alegrías. Uno pensaría que a lo largo de estos años ha acumulado un gran patrimonio, pero distintas aventuras empresariales que no salieron como debieran, algún problema con el fisco y demás han mermado la fortuna del cantante. En 2018 apareció en la lista que publica la Agencia Tributaria con los morosos que superan el millón de euros de deuda. Entonces debía 1.869.000 euros. Al año siguiente ya no aparecía, lo que significa que al menos había logrado pagar al erario ese pico de 870.000 euros en solo un año, lo que demuestra un músculo financiero al alcance de pocos.

Foto: Nacho Palau en una imagen de archivo. (EFE)

El cantante vive desde hace años en el extranjero. Primero en Panamá, donde nació por razones circunstanciales, y ahora en México DF. No siempre fue así. Hubo una época en que apostó mucho por España y puso en marcha varios negocios en nuestro país. Primero las bodegas Casalobos, que llegaron a tener una producción importante, junto a otros inversores famosos. Y después con el que fue el sueño de su vida, la producción de jamón ibérico de alta calidad.

Miguel Bosé se "enamoró de Extremadura", como se puede leer en un antiguo artículo de aquellos años de 'El Periódico de Extremadura'. La conoció mejor gracias a su hermana Lucía, que puso en marcha allí junto a Carlos Tristancho un hotel rural asentado sobre un antiguo convento franciscano de 1512. Rocamador, que Miguel apoyó también financieramente, adquirió enseguida nombre y se convirtió en lugar de esparcimiento para grandes nombres como Alejandro Sanz o Aitana Sánchez-Gijón, que se casó allí con el pintor Papin. Aunque en 2012 cerró por la crisis, hoy ha vuelto a la vida gracias a unas bodegas que pretenden relanzarlo para el enoturismo.

Entre 1994 y 1996, Bosé fue adquiriendo algunas parcelas de la zona. Según la prensa local, compró terreno "hasta un total de 40 encinares, con una inversión de unos 5 millones de euros". En 2003, la Finca Monsalud (nombre de la sierra en la que se encontraban los terrenos y con el que bautizó a la empresa) ocupaba 700 hectáreas y estaba dedicada a la explotación ganadera, principalmente vacuno de retinto y porcino.

Foto: Miguel Bosé y Manolo Sanchís y su jamón Monsalud (Fotomontaje realizado por Vanitatis)

Bosé empezó a producir jamón ibérico de alta calidad, se rodeó de quien sabía y puso en marcha un sueño con regusto a niñez. Al cantante le gustaba recordar entonces cómo su padre, Luis Miguel Dominguín, se hacía traer el jamón de Montánchez, la misma zona en la que él lo producía ahora.

En 2011, sus productos consiguieron la Espiga de Oro al mejor jamón certificado por la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura. Consiguieron colocar el producto en los mejores restaurantes y venderlo a un precio adecuado a su calidad, pero tras 19 años no consiguieron resistir a la misma crisis que se llevó a otras conocidas marcas extremeñas del sector que también tuvieron que cerrar. Primero lograron levantar un concurso de acreedores de su fábrica en 2012, pero la excesiva producción del sector y la crisis del consumo se los terminó merendando como a un simple bocata de mortadela. En su 'certificado de defunción' contaban que Bosé y sus compañeros de aventura "llegaron a superar los 10 millones de euros en 2008 y gestionar entre sus socios ganaderos más de 5.000 hectáreas de dehesa".

¿Qué queda de todo aquello ? A día de hoy, Miguel Bosé mantiene la propiedad a través de la empresa Finca de Monsalud, de la que es administrador único, de cuatro parcelas en la zona de Nogales (Badajoz) que juntas suman poco más de seis hectáreas. La compañía ahora se dedica al alquiler de bienes inmuebles y no tiene las cuentas actualizadas. En 2017 cerró con unos resultados negativos de 18.000 euros. Las otras empresas relacionadas con el negocio del jamón, como Brumale SL o Dehesano SL, se extinguieron o pasaron a otras manos con el tiempo.

El cantante gestiona la mayor parte de sus intereses en España a través de la empresa Costaguana, una "empresa de espectáculos", según el informe de cuentas, que administra solidariamente junto a una entidad holandesa llamada Tarisa B V. La compañía declara un activo total de casi ocho millones de euros, aunque en 2017 (año de las últimas cuentas públicas) perdió cerca de medio millón de euros.

Foto: Miguel Bosé. (Getty)

Costaguana es el administrador único de la empresa Lumi SL, una entidad dedicada al alquiler de bienes inmobiliarios que, sin embargo, cuenta con una sola propiedad a su nombre: la fabulosa casa familiar de Somosaguas, valorada en más de seis millones de euros. La casa, una gran estructura de hormigón con amplios ventanales y rodeada de jardines, es el lugar donde se criaron los Dominguín Bosé hasta que con el tiempo se convirtió en el hogar de Miguel. Allí, según él mismo compartió en Instagram en 2018, cuenta con su propio estudio de grabación, un gallinero y espacio suficiente para sus hijos y para él cuando están en Madrid.

En el año 2003, Bosé invirtió a través de Costaguana en un ático de 70 metros cuadrados en plena calle Barquillo. Debido a sus problemas con la Agencia Tributaria, esta propiedad cuenta con una anotación preventiva de embargo a favor de la Hacienda Pública para responder de 221.701 euros, entre la cantidad principal y los intereses devengados. La anotación se renovó en junio de 2020.

Miguel Bosé