Concha Velasco: las 24 horas de la despedida teatral de la actriz contadas por su hijo
  1. Famosos
NUEVA VIDA

Concha Velasco: las 24 horas de la despedida teatral de la actriz contadas por su hijo

Manuel Martínez Velasco, artífice de su última función, 'La habitación de María', nos cuenta cómo vivió su madre ese día tan especial

Foto: Concha Velasco, en su despedida, acompañada por su hijo Manuel. (EFE)
Concha Velasco, en su despedida, acompañada por su hijo Manuel. (EFE)

Este martes tenía lugar la última función de Concha Velasco y para ello habían elegido un lugar cargado de simbolismo, el espectacular teatro Bretón de Logroño. Todo estaba cuidado al milímetro para que fuera una caída del telón como se merece una actriz de su calibre y la emoción a flor de piel fue muy protagonista. Quisieron las circunstancias que esta despedida coincidiera con la erupción volcánica de La Palma, una tragedia que ha hecho que la intérprete de 'Mamá, quiero ser artista' y 'Más allá del jardín' estuviera más pendiente de ello que de su despedida de la escena.

Fueron, como decimos, 24 horas llenas de emociones, que nos cuenta su hijo Manuel Martínez Velasco, autor de sus dos últimas funciones, 'El funeral', con la que arrasaron en taquilla, y 'La habitación de María', un monólogo con el que se ha despedido de las tablas también colgando el cartel de no hay billetes que ha acompañado a esta gira y que también fue una constante cuando hicieron temporada en Madrid.

Manuel nos atiende telefónicamente sin haber dormido demasiadas horas y ya preparándose para 'Lazos de sangre', donde acudirán este noche de miércoles para que se rinda tributo a Concha Velasco, que, ojo, no se retira del todo, solo de las severas giras teatrales, aunque, nos consta, ha seguido teniendo ofertas en este sentido. El dramaturgo y director de cine tiene la gentileza de contarnos todos los detalles de una jornada que ya ha pasado a la historia.

placeholder El teatro Bretón de Logroño, volcado con Concha Velasco. (EFE)
El teatro Bretón de Logroño, volcado con Concha Velasco. (EFE)

"Ayer, martes, por la mañana nos levantamos en el hotel de Logroño. Estuve toda la mañana con mi madre en su habitación, desayunando tranquilamente, sin prisa. Estábamos todos pegados a la tele viendo lo del volcán en La Palma, muy pendientes del drama humano. Estaba más pendiente de eso que de su propia despedida, pero le hizo ilusión ver el anuncio de 'Lazos de sangre' en La 1, al que acudimos esta noche. No pudimos disfrutar de ese anuncio tan bonito porque nos preocupaba mucho lo que estaba sucediendo allí. Era tremendo. Nos hacía pensar lo afortunados que somos y cómo tienes que quitarle importancia a otras cosas que te pasan, porque la vida puede ser tremenda", nos comenta.

"Enseguida nos fuimos a comer, porque a mi madre, cuando tiene función, le gusta comer muy pronto. Comimos a la una, después nos dimos un paseo por las calle Laurel para que estirase las piernas. A las tres volvimos al hotel para que ella se echara una siesta larga, porque ella siempre lo necesita los días de función -nos cuenta-. Estuvo durmiendo de tres a cinco. Yo me fui a mi cuarto para que estuviera sola, pero de vez en cuando me mandaba mensajes diciendo que estaban emitiendo lo del volcán en Cuatro. A las cinco y media bajamos a la recepción porque nos venían a buscar e hicimos el check out y todo, porque regresábamos a Madrid después de la función", relata.

placeholder La actriz vallisoletana, como en cada representación, hablando con el público. (EFE)
La actriz vallisoletana, como en cada representación, hablando con el público. (EFE)

"Cuando bajamos del taxi, había mucha gente esperando en la puerta de artistas, lo que le encantó. Ahí empezó a tener conciencia de lo que iba a pasar esa noche. Estaba mi familia, entre ellos mi primo Santi, que estuvo un rato con nosotros en el camerino. Vino el productor de la obra, Jesús Cimarro, que estuvo supercariñoso. Y luego nos explicaron cómo iba a ser el acto tras la función. Nos dijeron también que la presidenta de La Rioja iba a bajar para hablar con ella y le trajo un regalo. El alcalde de Logroño iba a darle una distinción en agradecimiento, en el día de San Mateo, que es la fiesta de la ciudad", sigue narrando.

Llegó el momento clave poco después, subirse al escenario por última vez: "Como llevamos haciendo la función de un año, seguimos la rutina de probar el micro, te dan primera, te dan segunda, se prueba humo, los efectos especiales... Cinco minutos antes, que a mi madre le gusta estar sentada en el escenario, con el telón bajado, porque se oye al público hablar y eso pone mucho las pilas, fue muy bonito. Estuvimos solos con el regidor, con Leo, que es estupendo. Tres o cuatro minutos antes, cuando se oye la voz diciendo de apagar los móviles, ahí fue cuando se dio cuenta, porque el resto del día habíamos estado pendientes del volcán".

placeholder El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, haciendo entrega de su reconocimiento a Concha. Su hijo le entregó un ramo de margaritas, sus flores favoritas. (EFE)
El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, haciendo entrega de su reconocimiento a Concha. Su hijo le entregó un ramo de margaritas, sus flores favoritas. (EFE)

Añade: "Se levantó el telón y empezó la función, que hizo maravillosamente bien. La cronometro siempre y ayer duró cinco minutos más. Eso quiere decir que la estaba disfrutando, que la estaba saboreando, me hizo mucha ilusión. De la mitad de la obra en adelante se dio cuenta de que era su última función y, como es un monólogo, la obra tiene el ritmo que ella le quiera dar. La última frase de la obra es 'todo consiste en empeñarse en vivir o empeñarse en morir. Se debe, se puede, a los 20, a los 50, a los 80. Hoy por primera vez en mi vida estoy lista'. Así termina la función. Imagínate esa frase cómo la pronunció, separando cada palabra. Ya empezó todo el mundo con los bravos y estuvieron aplaudiendo muchos minutos. Salí a entregarle un ramo de margaritas, sus flores favoritas. Me hizo mucha ilusión. Enseguida salió el alcalde, un señor majísimo, y Jesús Cimarro, el productor, que había venido desde Madrid".

Momentos inolvidables

Se vivieron momentos de gran intensidad y emoción: "Mi madre dijo unas palabras preciosas, que repite siempre, de Teresa de Jesús, 'lee y conducirás, no leas y serás conducido'. Habló con mi familia, que estaba en el público, le dedicó unas palabras a mi primo... Y luego al camerino vino la presidenta de La Rioja, como te dije, y a la salida había mucha gente. Mi madre intentó firmar autógrafos a todo el mundo y se hizo fotos. Es algo que llevamos a rajatabla. Cada fan que está en la puerta esperando merece una foto. Ya nos fuimos en el coche y llegamos a Madrid a la una y media más o menos".

Después de la adrenalina y las emociones, llegaron a casa de Concha: "Le deshice un poco la maleta, le preparé todo un poco para la noche, la metí en la cama y me volvió a preguntar por el volcán. Le puse el canal 24 horas, que era el único que estaba emitiendo información en ese momento. Estuvimos viendo un poco la última hora hasta que se quedó dormida a las 2:30 y me volví a casa".

placeholder La despedida de Concha Velasco estuvo cargada de emoción. (EFE)
La despedida de Concha Velasco estuvo cargada de emoción. (EFE)

Manuel nos comenta también lo que habló con su madre después de la caída del telón: "Estaba emocionada porque la despedida había sido muy bonita, muy entrañable. Porque además de la familia estaban amigos de mi madre que también se habían desplazado hasta allí. Por eso era importante anunciar que era la última función para que sus fans más entregados pudieran acudir. También estaba un poco triste y en el coche lo venía repitiendo, que le daba pena no hacer más esta función porque le gusta mucho. Yo intentaba relativizarlo y hacerle ver cómo había sido la despedida, con el teatro lleno, que el teatro Bretón es gigantesco. Le recordé que había hecho unas 40 obras en su vida y que todas habían terminado. Las obras tienen un ciclo como las películas, que se acaban de rodar. Le recordé que ha terminado el teatro, pero que la vida sigue".

Y, efectivamente, hay muchos cambios para ella: "Ahora te cambias de casa, harás cositas en televisión que te apetezca, mañana tienes 'Lazos de sangre'... El mundo del espectáculo para ella va a continuar, pero no el teatro, porque las giras son muy cansadas".

placeholder El homenaje puso el colofón a una brillante carrera en las tablas. (EFE)
El homenaje puso el colofón a una brillante carrera en las tablas. (EFE)

Como hijo, Manuel también ha vivido un intenso proceso emocional estos días: "Estoy muy contento. Tanto Paco como yo estamos muy orgullosos de la decisión que hemos tomado. Mi madre es una persona muy importante para las artes escénicas y muy querida por el público, no es fácil, pero yo estoy tranquilo y contento. Estoy con mi madre unas 15 horas al día y pendiente al minuto. Cuando pensamos este proyecto, lo pensamos como el último y ha sido el último. Mi madre está mayor, está cansada, le cuesta mucho caminar. Tiene la cabeza perfecta, mueve bien los brazos, pero caminar le cuesta. Que camine despacio en mi casa o en la de mi hermano, que es donde va a vivir ahora, no pasa nada, porque estamos con ella, pero en una gira, en un hotel, en un aeropuerto, me da mucho miedo. Imagínate que tiene que coger un avión porque sale una actuación en las islas... De lo que más tranquilo estoy es de la despedida que se le hizo ayer, que duró una media hora de palabras bonitas y muy divertido. Se llevó una despedida de las tablas a la altura de lo que le corresponde".

Según Manuel, que está muy agradecido a la respuesta del público y a la última crítica teatral, que se publicó en La Rioja, tendrá unos días para saborear lo que está viviendo estos días y a continuación llegará la mudanza, como ya anunciamos hace unos días en Vanitatis: "Seguramente sea la primera semana de octubre y estará entretenida con otro proyecto vital, poner muebles, organizarlo... Mi hermano y yo vivimos puerta con puerta, en el mismo rellano. Ella se va a vivir a casa de mi hermano, donde le estamos haciendo una habitación y un baño nuevos para que ella tenga una especie de miniapartamento. Va a vivir allí con mi hermano y mi sobrino Samuel, que va a cumplir 13 años. Tenemos además una perrita, una bulldog francesa, que en realidad es de mi madre, que se llama Lua y que va corriendo de casa en casa. Paco, además, cocina muy bien y pasa mucho tiempo en casa. Yo estoy menos en casa. Siempre va a estar acompañada", concluye.

Concha Velasco
El redactor recomienda