'Madres paralelas': Penélope y Almodóvar, una amistad más allá de un director y su musa
  1. Famosos
SE ESTRENA 'MADRES PARALELAS'

'Madres paralelas': Penélope y Almodóvar, una amistad más allá de un director y su musa

La película se estrena este viernes después de cosechar la Copa Volpi en el Festival de Venecia. Repasamos la relación personal entre la actriz y el director

Foto: Penélope Cruz y Pedro Almodóvar, en el pasado Festival de Venecia. (Reuters)
Penélope Cruz y Pedro Almodóvar, en el pasado Festival de Venecia. (Reuters)

Tras su exitoso paso por el Festival de Venecia, 'Madres paralelas' se estrena en toda España y apuntala, una vez más, la gran relación que existe entre Pedro Almodóvar y Penélope Cruz. Bien sabido es que director y actriz se tienen un afecto especial y que esta es, seguramente, la unión más sólida del director con una de sus célebres 'chicas Almodóvar'. "La adoración que tiene Pedro contigo yo no se la he visto jamás", comentaba Carmen Maura en una mesa redonda con las actrices de 'Volver' celebrada en 2006, el año del estreno de la película. Y, ciertamente, la filmografía de ambos ha confluido ya en siete ocasiones, siendo la primera la pequeña intervención de Pe en 'Carne trémula'.

"La suerte de tener en tu vida a un genio", decía Penélope en una de sus publicaciones de Instagram. Lo cierto es que la relación de la madrileña con el manchego comenzó, como la de otra mucha gente, desde una admiración, la de ella. La actriz siempre ha contado la impresión que le produjo entrar en una sala oscura, siendo apenas una adolescente, para ver 'Átame'. Corría el año 1991 y la interpretación de Victoria Abril la marcó profundamente e hizo que quisiese dedicar su vida a la interpretación. También quiso saberlo todo acerca del autor de aquella película costumbrista y retorcida que ponía sobre la mesa el síndrome de Estocolmo.

Un repaso al Instagram de la actriz da cuenta del afecto mutuo entre el genio y su musa; un cariño que ha ido creciendo conforme rodaban películas juntos. Las fotografías de ella junto al realizador, acompañadas de elogios, son innumerables. Las pocas entrevistas que una gran tímida como Penélope ha ofrecido a los medios también están llenas de alusiones a esa amistad especial: "Me gusta que profesionalmente sea muy exigente y ponerme en sus manos, porque en sus manos me convierto en plastilina. Con él te lo puedes permitir y nuestra relación de amistad nos facilita las cosas, porque él me conoce muy bien, te puede hacer una radiografía de mi personalidad (...). Esa relación no me va a hacer olvidar en el rodaje que él es el director, porque de la manera que disfruto con él es poniéndome en sus manos. Las manos de un genio, y yo no utilizo nunca esa palabra, nunca".

En los Oscar de 2000, aquel mítico "¡Peeedro!" que pronunció la actriz cuando entregó el premio a Almodóvar fue una muestra de esa buena sintonía. Antes de que él subiese al escenario a recoger el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, mencionando de paso a las vírgenes de las que era devota su familia, Penélope Cruz y Antonio Banderas fueron los mejores embajadores de su carrera; las personas idóneas para hacerle entrega de un Oscar muy deseado. La relación de Pe y Pedro continuó con 'Volver', y esta vez él le regaló a la actriz a Raimunda, uno de los mejores personajes de toda su carrera. Por aquel entonces, ella aún no salía con Javier Bardem ni era madre de dos niños, como ahora. Además, llevaba varios años haciendo las Américas, potenciando su perfil internacional con películas que iban desde lo abiertamente comercial ('Sahara' en 2005) al relato con cierta ínfula artística ('Blow' en 2001). Lo cierto es que desde 'Sin noticias de Dios', en 2001, Penélope no había rodado ninguna película de nacionalidad española. Se puede decir, por tanto, que Almodóvar la volvió a acercar a nuestra industria. Con 'Volver' se habló mucho de la 'vuelta' de Carmen Maura o Chus Lampreave a la filmografía del manchego, del regreso a sus orígenes. Pero poco se habló de la vuelta de Penélope Cruz al cine español.

placeholder Penelope, junto a Blanca Portillo en 'Volver'. (Cordon Press)
Penelope, junto a Blanca Portillo en 'Volver'. (Cordon Press)

El reconocimiento internacional que vino después (el Oscar a la mejor actriz secundaria por 'Vicky Cristina Barcelona' y la nominación por 'Nine') estuvo acompañado de varios trabajos al lado del amigo Almodóvar. La actriz fue igual de diestra defendiendo 'Los abrazos rotos' (2009) que otros obvios patinazos del genio, como 'Los amantes pasajeros' (2013), en la que su presencia era anecdótica. En los primeros años de los 2010 se llegó a publicar que Pedro sería el padrino de Leo, el primer hijo de Penélope con Javier Bardem. Ninguno lo confirmó o lo desmintió, ya que ambos (y sobre todo ella) son grandes guardianes de su vida privada.

placeholder Almodóvar, junto a Milena Smit y Penélope Cruz en la presentación de 'Madres paralelas'. (EFE)
Almodóvar, junto a Milena Smit y Penélope Cruz en la presentación de 'Madres paralelas'. (EFE)

Esta última ha sido una década dorada para el director y su musa, unos años que también han reforzado su amistad. 'Dolor y gloria' o 'Madres paralelas' los han convertido en un dúo imprescindible para el cine moderno. Hay quien dice que, como ocurre con otro célebre binomio, el formado por Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio, hay un antes y un después en la filmografía de Almodóvar tras la irrupción de Penélope Cruz en la misma. Y lo bueno es que, tras el aspecto profesional, sigue existiendo ese cariño especial entre dos grandes amigos. Declaraciones como la siguiente, recogida por 'ABC', no dejan lugar a dudas: "Penélope ha nacido para ser actriz, es alguien extremadamente emocional. Es una suerte que haya elegido una profesión que le permita expresar unos sentimientos que resultarían demasiados para una persona normal".

Penélope Cruz
El redactor recomienda