Gastroguía de barrio: comer en 'La Prospe'
  1. Gastronomía
Gastroguía de barrio

Gastroguía de barrio: comer en 'La Prospe'

En esta ocasión nuestra incursión gastrocallejera se reduce a un paseo entre las calles López de Hoyos, Juan Bautista de Toledo y Clara del Rey

placeholder Foto:

La Prosperidad, 'La Prospe', es un barrio situado al nordeste de la ciudad que surgió como suburbio del Ensanche del Madrid de 1860. El origen del barrio, yprobablemente también de su nombre, está en las tierras que había al sur del camino de Hortaleza y que poseía don Próspero Soynard,conde de Polentinos. Aunque en estos terrenos no comenzaron a aparecer construcciones hasta la última parte del siglo XIX,no fue hasta los años 20 y especialmente entre los 40 y 70 del siglo pasado, en pleno desarrollismo e inmigración interna, cuando esta popular barriada empezó a configurarse urbanísticamente.

En esta ocasión nuestra incursión gastronómica no abarcará la totalidad del barrio, ya que únicamente nos centraremos en su zona noreste ymás concretamente, entre las calles López de Hoyos, Juan Bautista de Toledo y Clara del Rey. Esta vez la experiencia gastrocallejera la compartiré con tres buenos amigos: Miguel, Javier y Tacho.

Después de las oportunas evaluaciones visuales, nos animamos a entrar en Rumbo Norte, marisquería de barrio, fundada en 1992. Barra impecable, exhibiendo magnífica empanada casera de bonito, fresquísimos boquerones y salmonetes,exquisitas sardinas escabechadas...Comedor pequeño y acogedor, con interiorismo marinero años 80: maderas, dorados, cuadros de nudos, fotos portuarias….. y limpieza, mucha limpieza.

En la carta todo es clásico y previsible, aunque todo está bueno. Aparecen todos los pescados: merluza, lubina, besugo, dorada, lenguado, mero, rape, bacalao,y todas las preparaciones: a la vasca, al pilpil, en salsa verde, rebozados, a la plancha, a la bilbaína… Los mariscos también de calidad y bien cocidos. En este panorama de restaurante familiar, honesto, rico y tradicional, un único guiño experimental en la carta,el curioso lenguado Picasso, que se cocina con toques, ingredientes y colores frutales.

Nuestra siguiente estación es la muy populosa y concurrida vinatería Nanis. Un local algo surrealista, cuyo interior parece un cruce entre establecimiento manchego de carretera y un bullicioso pub suburbial irlandés. Raciones generosas, vinos por copas, buenos precios, cantidad de ruido y mucha cordialidad… Desde el desayuno al gin-tonic, mesas y sillas calientes.

En el número 17 de Cardenal Silíceo está la vinatería-sidrería Txakoli, que Paco García Vela abrió en2006. Cocina vasco-navarra. Antes de abrir su negocio propio, Paco pasó por Gaztelupe y Goizeko Kabi, y se quedó con los mejores fundamentos profesionales de estos dos estupendos establecimientos. Este, como dice mi amigo Anoz, es de esos sitios “con dueño”; con un buen dueño preocupado por hacer todo lo posible para agradar al comensal, tanto en el tratocomo en el plato. A diferencia de otros muchos sitios, la carta del comedor también se puede disfrutar en la barra. Espectacular la tortilla de bacalao, magníficos los chipirones encebollados, memorable el changurro, completa e interesante la selección de 'Los 10 bacalaos de Paco', desde el imprescindible bacalao al pilpil,al estilo de la casa, pasando por el asado dorado con sal de ajoo el encebollado con txakoli, hasta el bacalao con boletuso el confitado con habitas.La cuchara de Txakoli es también soberbia: garbanzos con orejas, alubias de Tolosa...La carta se extiende en otras muchas y cuidadas elaboraciones que nos quedamos con ganas de probar:arroz caldoso con bogavante, calabacines rellenos de changurro glaseados…

Al final, es obligado pedir también unas cucharillas y un par de postres para compartir; por ejemplo, la goxua con nata y cacao, y el soufflé de chocolate caliente con coulisde frambuesa. La bodega es variada, completa e inquieta, porque Pacorenueva cada mes la mitad de las referencias y denominaciones de origen. Tampoco falta la sidra natural y también hay vermut Miróde grifo y cerveza Alhambra.

Unas manzanas más abajo, al principio de la calle Ramos Carrión, estáel bar La Gloria. La Gloria es una minúscula tasca, con una pequeña barra y un todavía más pequeño rincón en el que se cocina todo lo que se sirve en el mostrador y en las únicas 4 mesas del local. Pepe, ya retirado, ofició durante más de 40 años en este ínfimo espacio y allí se inventó sus prodigiosas berenjenas rebozadas, sus magníficos calloso su castiza ensaladilla rusa. Hoy son Santi y también José, con su afónica y profunda voz de camarerode siempre, los que continúan la tradición añadiendo al modestopero sabroso repertorio de platos de este ilustrado bar de barrioalgunos nuevos clásicos de la cocina casera,como, por ejemplo, sus sabrosas patatas guisadas con corderoo sus rotundos judiones de la granja.

En el paseo de hoy, la última parada la haremos en Enxebre, un bar-cafetería de estrecha fachada y escueta cristalera, que está en el 200 de López de Hoyos, junto a Criado, una marisquería bien conocida de la zona y de la que otro día hablaremos. Enxebre lo abrió Guillermo Yáñez hace 23 años y, desde entonces, su fiel parroquia ha frecuentado su pequeñísimo local disfrutando de su fantástico jamón, sus estupendas conservas Los Miguelitosy sus exquisitas elaboraciones diarias, que van desde las ventrescas de temporadaa las lentejas guisadas con enorme paciencia, pasando por unos magníficos pescados fritos, unos excelentes cortes de vacuno o unos sabrosísimos champiñones rellenos. Todo lo que te pueden ofrecerpuedes verlo en la vitrina de entrada que preside la redondeada y pequeña barra del local, único sitio en el que podrás degustar la oferta del establecimiento.

'La Prospe' gastronómica empiezapero no termina aquí. En una próxima ocasión seguiremos recorriendo este viejo barrio que, a día de hoy, aún conserva casi 80 edificaciones anteriores a la guerra civil; un conjunto de arquitectura popular madrileñamerecedor de otro paseo, esta vezestético.

Gastro Guía de Barrio Gastrovino
El redactor recomienda