Logo El Confidencial
Viajes gastronómicos

Desayunos 5 estrellas en Paris

¿Acaso no hay mejor lugar para soñar que París? Era la pregunta de Ratatouille, el simpático cocinero de la película de Disney. Despertarse en la ciudad de la luz y del amor y disfrutar de un buen desayuno es mágico

Foto: Desayunos 5 estrellas en Paris

¿Acaso no hay mejor lugar para soñar que París? Era la pregunta de Ratatouille, el simpático cocinero de la película de Disney. Compitiendo con capitales que emergen para situarse en los primeros puestos de los ranking turísticos, París sigue siendo uno de los destinos mundiales del lujo, la ciudad de la luz, del amor, de la moda, de la cultura y, Francia, un país gastronómico por excelencia, aunque el auge de otras cocinas exóticas le resten protagonismo.

Hay que asomarse a las amplias avenidas y a los distinguidos bulevares que recorren los distritos del centro de la capital, para atestiguar que son escaparates del buen gusto, el refinamiento y el savoir faire. Y sentarse a las mesas más exclusivas para comprobar que si hablamos de lujo, en París, cinco estrellas, equivalen a excelencia en todos los sentidos. Los mejores hoteles gozan de alta cocina, la de reconocidos y laureados chefs que ofrecen desayunos o brunch -reposado almuerzo de media mañana- para que la primera comida del día sea una experiencia única. 

Las cartas en general, son clásicas pero todas coinciden en la exquisitez y la excelencia del producto, de las elaboraciones y del servicio. Los encontramos en en todas las mesas: refinados croissants, brioche, baguettes, foie-gras, quesos, mantequillas, mermeladas o los huevos en versión Bénédicte o poché con tostadas francesas.

Hotel Le Bristol

En el 112 de la rue Faubourg Saint –Honoré se alza este edificio palaciego que acaba de celebrar un espléndido 90 aniversario. Amanecer en una de sus cálidas habitaciones y disfrutar del magnífico desayuno en el comedor de Epicure del gran chef Eric Frechon, con 3 estrellas Michelin, inspira hasta al mismísimo Woody Allen que rodó aquí Midnight in Paris. Es el templo de la gastronomía que suma una estrella más con su 114 Faubourg brasserie. 

Hotel Mandarin Oriental de Paris, en el número 251 de rue Saint-Honoré, muy cerca de la plaza Vendôme y en el corazón del barrio de la alta costura de París. Este edificio chic y moderno de un estilo art déco y oriental, es como lo definió el diseñador de moda, Louboutin "puro exotismo". En la planta baja sus dos comedores miran a un precioso jardín interior que inunda de luz natural las mesas de Sur Mesure, el restaurante donde Thierry Marx despliega sus artes de alta cocina, y Camélia, con un desayuno que destaca por sus delicias japonesas. También en el brunch, compuesto por un buffet de productos internacionales, un plato principal y postre, a elegir. Hay un espacio especial para la pastelería y los cócteles. Para los golosos: Le Mandarin, una suave mousse de chocolate negro 62%, con crema de vainilla; y, Saint-Honoré, de hojaldre, milhojas y crema pastelera con toques de vainilla y caramelo, en honor al patrón de los pasteleros y panaderos.

Hotel Prince de Galles

La puerta de acceso del número 33 de la Avenida George V, gira para situarnos ante una opulenta muestra de buen gusto art déco. Los pasillos y salones rodean el distinguido jardín, con un diseño que nos traslada a la época en que sonaba el jazz. Las mesas bajas del bar Les Heures invitan a un desayuno más relajado y distendido que en el restaurante gastronómico La Scène, liderado por la chef Stéphanie Le Quellec, con una estrella Michelin. En estos dos espacios y en el patio sirven el Sunday Brunch con especialidades que elaboran en el momento.

Hotel The Peninsula

El gran lujo también está servido en el colosal edificio del siglo XIX de la Avenida Kleber que recibió a sus primeros huéspedes en agosto de 2014. El marcado aire internacional, la más alta tecnología y la flota de Rolls-Royce, Mini Cooper y limusinas BMW ante las escaleras de entrada, son el sello de la casa que siguen la huella de su abanderado en Hong Kong. Desde la planta baja al ático hay espacio para la gastronomía, aunque la joya es Lili, su restaurante cantonés. El brunch está reservado para ocasiones especiales como Navidad, pero los desayunos se pueden disfrutar en The Lobby y su terraza. 

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios