Logo El Confidencial
restaurantes de madrid

Punk Bach, una brasserie con buenos platos de cuchara

Aunque su decoración elegante y moderna no lo sugiera, los platos de cuchara son una de las mejores opciones de la carta de esta 'brasserie' situada en pleno paseo de la Castellana

Foto: Punk Bach
Punk Bach

La decoración, de techos altos, espejos, detalles clásicos combinados con otros más vanguardistas, y una cuidada iluminación consiguen un ambiente acogedor en Punk Bach, el restaurante de los empresarios Emiliano Suárez y José Gabriel Blanco, unidos en este proyecto por su pasión por la gastronomía. Como buena ‘brasserie’, abre todos los días, con un horario ininterrumpido de cocina desde las 12 hasta las 2:30 de la madrugada y además dispone de carta diferente para cada uno de sus espacios: el restaurante, la barra y la terraza, que inauguraron en junio del año pasado.

Punk Bach. Verdinas con almejas
Punk Bach. Verdinas con almejas

La carta es sencilla, informal, directa y de platos reconocibles, fiel reflejo de lo que se espera de la cocina del chef Ignacio Rodaballo. Platos tradicionales aunque con un toque personal en cada uno de ellos, que puede ser el de su lado más 'punk'. De una selección de entrantes variados, elegimos las estrellas de temporada y optamos por las alcachofas ‘gold’, fritas, con jamón, tiernas y con un toque crujiente y dorado en las puntas. Han incorporado platos nuevos como el lomo de rape y el pulpo al estilo de Mugardos, un guiso de pescadores con patatas y pimiento rojo. Y mantienen especialidades como el pepito 'burger' o el pollo de caserío D.O Lumagorri asado en su jugo.

Punk Bach. Alcachofas
Punk Bach. Alcachofas

Hay pastas, ensaladas, arroces, carnes y pescados, pero los platos de cuchara que se han introducido en la carta de invierno se han convertido en imprescindibles. Se sirven en cazuelas generosas en cantidad, por lo que se pueden compartir. Muy buenas las verdinas con almejas y cigalas, suaves y con la melosidad propia de esta joya asturiana que además el chef enriquece con un caldo a la gallega a base de guindilla roja, ajo, cebolla y pimentón. También las lentejas estofadas con chorizo picante de León, con el truco de añadir una tacita de café que da potencia al guiso; las alubias negras de Tolosa sacramentadas, que Rodaballo trata como un 'risotto' añadiendo agua a la cocción. La menestra de verduras albardadas a lo tradicional donde incorpora acelgas y el plato de callos.

Son guisos sabrosos y contundentes que se acompañan muy bien de algún vino y para ello disponen de una carta variada e interesante que recorre las principales DO del país. Aparte, hay una selección que sirven por copas; entre ellos, el de la casa, un rioja de Fernando Remírez de Ganuza.

Punk Bach. Callos
Punk Bach. Callos

La carta de cócteles incluye propuestas originales y las clásicas de siempre (9 y 12 €) así como la de 'gin-tonics', con 21 combinaciones desde 8 €. Sesiones de música en directo con el DJ Luis de Mateo, sitúan a Punk Bach como un buen lugar de encuentro de las sobremesas madrileñas. Gracias a su horario continuado y a su cocina ‘non stop’, además de las comidas, se puede tomar el aperitivo, el 'brunch', meriendas o un 'afterwork' con platos o medias raciones ideales para compartir.

Punk Bach. Paseo de la Castellana, 74. Madrid. Tfno: 915 62 09 63

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad gastronómica. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios