Logo El Confidencial
NOTICIAS

La Infanta Elena y Esperanza Aguirre se van juntas de caza a una finca abulense

La duquesa de Lugo compartió coto de caza hace unos días con Esperanza Aguirre, aprovechando que sus hijos Victoria y Froilán pasaban unos días con Jaime de

La duquesa de Lugo compartió coto de caza hace unos días con Esperanza Aguirre, aprovechando que sus hijos Victoria y Froilán pasaban unos días con Jaime de Marichalar. Ha sido su padre quien ha inculcado a doña Elena el amor por lo cinegético. Siempre se ha dicho que la infanta es la más parecida en carácter a su padre, ya que ambos tienen ese pronto Borbón, que sacan de paseo de vez en cuando.

En el caso del monarca, una de las últimas veces en mostrar su temperamento fue cuando regañó a la prensa acreditada en un acto institucional después de que un redactor le preguntara por su estado de salud. La infanta, por su parte, tuvo varias salidas de tono a raíz de su separación, pero ahora mantiene la calma, a pesar de la intranquilidad que supone para toda la familia la imputación de Iñaki Urdangarín y los datos que se publican cada día sobre el feo asunto, ya que su hermana Cristina figuraba en el consejo una de las empresas investigadas.
El caso es que la infanta y el rey comparten también salidas lúdicas y aficiones como los toros y la caza. A veces padre e hija coinciden en monterías, porque en ese mundo de altas relaciones deportivas los anfitriones siempre son los mismos, ya que tienen las mejores fincas. En las dos últimas salidas cinegéticas no ha sido así, ya que el monarca disfrutó de un Fin de Año con cacería incluida, mientras que la infanta prefirió despedir el 2011 con su grupo de amigos, según la revista Diez Minutos.
Días después, la infanta acudió a una finca en Gallegos de Sobrino en Ávila, donde coincidió con la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Fue el jueves 5 de enero, víspera de Reyes, cuando la duquesa de Lugo ejercitó una de sus aficiones preferidas en este lugar cercano a Madrid. Según ha podido saber Vanitatis, tanto Aguirre como la primogénita Borbón son buenas tiradoras, pero ese día no tuvieron suerte.

En cambio, sí que se convirtieron en la atracción de la jornada, ya que cazar junto a la infanta y la presidenta siempre es un activo para después contarlo como anécdota. Y si hay posibilidad de mostrar una fotografía, mejor que mejor. Ambas están acostumbras y, por lo tanto, no pusieron pegas. Una vez que finalizó la montería, la duquesa de Lugo volvió a Madrid para cenar con amigos y preparar los Reyes de sus hijos.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios