Patricia Conde y Carlos Seguí llevarán su luna de miel a los juzgados
  1. Noticias
DURO PROCESO DE DIVORCIO DE CARLOS SEGUÍ

Patricia Conde y Carlos Seguí llevarán su luna de miel a los juzgados

Año y medio después de casarse con el empresario Carlos Seguí, la presentadora anunciaba de manera sorprendente su ruptura. Vanitatis ha podido hablar con varias personas que coincidieron con la pareja durante el tiempo que duró su unión

placeholder Foto: Patricia Conde y Carlos Seguí (I.C.)
Patricia Conde y Carlos Seguí (I.C.)

Año y medio después de contraer matrimonio con el empresario Carlos Seguí, Patricia Conde anunciaba de manera sorprendente su ruptura. Tan sólo han sido necesarios poco más de dieciocho meses para que la presentadora haya pasado de deshacerse en halagos hacia su marido, a través de su blog personal, a interponer contra él una demanda por supuestos malos tratos psicológicos. Se ha abierto un duro proceso judicial en el que se había fijado este lunes la primera de las citas en los tribunales. Sin embargo, este medio ha podido confirmar que la vista se ha pospuesto.

Vanitatis ha podido hablar con varias personas que coincidieron con la pareja durante el tiempo que duró su unión. Una relación que, según algunos testigos, tuvo su primera disputa a los pocos días de darse el “sí, quiero” en Mallorca. “Carlos y Patricia decidieron viajar a Senegal para pasar su luna de miel. A su llegada, varios paparazzi italianos enviados por agencias españolas les estaban esperando, algo que disgustó al matrimonio. La manera de comportarse de los fotógrafos no fue acertada y ellos no estaban dispuestos a que les fastidiasen un viaje que habían preparado con mucha ilusión”, comenta una persona de su círculo más cercano.

Sin embargo, el gran enfado entre ellos no se debió a la incómoda presencia de los reporteros, sino a algo que ocurrió durante su boda y que Carlos descubrió durante los días que pasaron en Senegal. “Una noche Carlos y Patricia se pusieron a discutir, ella le había contado que las instantáneas que había cedido a la revista en la que colabora habían sido un obsequio, una deferencia hacia el medio que publicaba su blog. Sin embargo, él manifestaba no estar convencido de eso”. Tan sólo llevaban casados unos días y la pareja comenzaba a mostrar sus diferencias.

Portada de la revista ¡Hola!La versión que Conde le ofreció a su marido fue la misma que días más tarde publicó en su blog. “No he vendido ninguna exclusiva. No había ningún fotógrafo de ¡Hola! en mi boda. Les cedí unas fotos que hizo un amigo nuestro (con muy mala calidad, por cierto). La aparición de las fotos en ¡Hola! fue comomuestra de agradecimiento a la plataforma para la que trabajo”.

La presentadora sólo hizo referencia en su escrito a los altercados que el matrimonio tuvo durante su estancia en Senegal con los paparazzi, pero no a los que pudo tener con su marido. Sin embargo, según ha podido confirmar este portal de fuentes judiciales, en la demanda por maltrato psicológico presentada contra Seguí, Conde habría llamado como testigo a uno de los periodistas españoles que estuvieron fotografiando a la pareja durante la luna de miel. De esta manera quedaría confirmada por su parte una discusión con su marido, pero en la que ella culparía a Carlos de un supuesto trato vejatorio.

Y llegó Pancho

Tras la ajetreada luna de miel, la pareja se instaló en Mallorca. La presentadora decidía de esta manera hacer un alto en su carrera profesional, para formar una familia. Según fuentes de su entorno más próximo, durante los primeros meses Patricia se adaptó a la perfección a su nueva vida y a la familia de Carlos, algo que de la noche a la mañana cambió. “Rápidamente se relacionó con la familia de Carlos, era frecuente verles juntos, ellos la acogieron como una hija más y la protegían para que pasase desapercibida. La isla le encantaba y se mostraba feliz. Sin embargo, Patricia cambió, comenzó a romper con las personas que formaban su nuevo círculo, entre ellas una diseñadora, de la que se había hecho íntima amiga”.

Para los fotógrafos de la isla, Conde pasó de ser una chica que se dejaba fotografiar y se mostraba encantadora a una mujer caprichosa con comportamientos de diva. “Se obsesionó hasta tal punto con que la perseguíamos que se dedicaba a dar vueltas y vueltas a una rotonda. Perdió naturalidad hasta el punto de salir por la puerta de la cocina el día que abandonó el hospital tras dar a luz a su hijo Lucas”, comenta uno de los periodistas que durante esa etapa seguía a la presentadora.

Patricia Conde y Carlos Seguí en el aeropuerto de Madrid por su viaje a Senegal (I.C.)

A pesar de querer hacer un alto en su agenda, durante el verano del 2013 Patricia recibe una oferta para rodar la película Pancho a las órdenes de Tom Fernández. . El matrimonio decide trasladarse a Madrid y la presentadora agradece el apoyo de Carlos que no duda en abandonar Mallorca para que su mujer aproveche el nuevo reto profesional. Lo que nadie podía imaginar es que Conde ya no volvería a la isla y que no sólo acabaría con su “feliz” matrimonio, sino que interpondría una demanda por supuestos malos tratos psicológicos contra el hombre con el que no ha podido celebrar dos años de casada.

Patricia Conde Carlos Seguí Matrimonio Hola Divorcio Mallorca
El redactor recomienda