El hijo de Suárez: "Estamos agradecidos al Rey, nos ha emocionado con sus palabras"
  1. Noticias
‘VANITATIS’ HABLA CON LA FAMILIA del expresidente

El hijo de Suárez: "Estamos agradecidos al Rey, nos ha emocionado con sus palabras"

Cuando se marcharon los Príncipes del velatorio, los hijos del expresidente se trasladaron a una sala anexa, donde Vanitatis pudo hablar con ellos

Cuando se marcharon losPríncipes este lunes del Congreso de los Diputados,los hijos de Adolfo Suárez hicieron un descanso y se trasladaron hasta una sala donde se había dispuesto un catering para que la familia directa y los íntimos pudieran comer y descansar un rato. Durante siete largas horas de velatorio ningunoquiso abandonarel Salón de los PasosPerdidos, lugar en el quese había instalado la capilla ardiente. Los cuatro hijos se situaron en primera fila y se daban ánimos cuando a alguno de ellos se le saltaban las lágrimas ante las muestrasde cariño de gente anónima que admiraba y respetaba al primer presidente de la democracia.

El político Adolfo Suárez Illana en el velatorio (I.C.)Lashermanas Laura y Sonsoles, muy unidas, estuvieron acompañadas de Paulo Wilson, marido de esta última. Detrás, Javier y los hijos de la fallecida Mariam, Alejandra y Fernando, muy serios y pendientes de todo lo que ocurría a su alrededor. Y los pequeños de la saga, hijos de Adolfo Suárez Illana, Adolfo junior y Pablo, de catorce y doce años respectivamente, que en todo momento quisieron vivir en primera línea este acontecimiento tan familiar y a la vez tan histórico.

"No han querido irse a casa, ni ahora ni cuando estábamos en el hospital.El sábado y el domingoestuvieronal pie del cañón y les tuvimos que convencer para que comieran. Me decían: ‘mama, nosotros nos quedamos”, cuenta a Vanitatis, testigo directo de la unidad familiar, IsabelSantos, mientras su marido Adolfo Suárez Illana, convertido en jefe del clan, resumía el día de hoy como de "total emoción”. Y añadía: “Estamos cansados, pero la fuerza nos las transmite la calle; toda esa gente anónima que espera horas en la cola sólo para mostrar ese respeto y cariño. Sabía de la dimensión política y humana de mi padre, peroahora me emociono al ver cómo estas personas nos arropan con su calor y sus miradas de ánimo. No hacen falta palabras".

Laura y Javier, los más desconocidos de los Suárez, también han querido agradecer las muestras de cariño y así lo transmitían en palabras a este medio. "Son momentos muy tristes, pero nos sentimos muy arropados". Más tarde, en el receso del mediodía, llegaronlas bromas y las anécdotas familiares. Chema Suárez, hermano del expresidente, que durante años compaginaba su trabajo serio con el de relaciones públicas de la discoteca Long Play de Madrid, contaba a sus sobrinos y a los hijos de Mariamlas "broncas que me montaba vuestro padre y abuelo cuando salía una noticia que no le gustaba. Recuerdo un titular que decía algo así como ‘El hermano golfo del Presidente se divierte’. Y me amenazó con no hablarme hasta que no me comportara. Eran noticias muy lights, pero no le gustaban nada".

placeholder Javier Suárez Illana y su hermano Adolfo, junto a sus hijos y sus esposas en el velatorio (I.C.)
Javier Suárez Illana y su hermano Adolfo, junto a sus hijos y sus esposas en el velatorio (I.C.)

"No me abracéis, porque me echo a llorar"

Unas charlas distendidas en las que también intervino Juan José Padilla. El torero es íntimo de Suarez Illana y han toreado juntos en la finca de Samuel Flores, suegro del primogénito de la saga. "De Adolfo sólo puedo decir que fue, es y será el presidente de todos los españoles", aseguraba en palabras a Vanitatis. De la conversación,más general, se pasó a comentarios más personales como el cariño que les ha demostrado el Rey. "Nos han emocionado sus palabras y cómo se ha referido a él diciendo Adolfo que era su amigo. No ha querido apoyarse en el bastón y ha permanecido erguido ante el féretro. Le estamos muy agradecidos", resumía el mayor de los Suárez.Los nietos también han tenido su protagonismo en las conversaciones.

El Rey en el velatorio por Adolfo Suárez (I.C.)"Desde pequeño, Pablodice que él quiere ser presidente del Gobierno y que reitera que lo será. Tiene catorce años y ya nos ha adelantado que cuando termine en el colegio quiere matricularse en la facultadde Ciencias Políticas”, apunta su madre Isabel Santos, que reconoce lo mucho que su hijo mayor se parece al abuelo. El tío Chema lo ratifica: "En los gestos, en los andares y por supuesto en los ojos. El mismo color, la misma forma. Es la marca de la casa".

Los temas más emotivos dan paso a comentarios familiares y de la buenísima relación que los Suárez han mantenido siempre con el Príncipe y las infantas y que empezó cuando todos ellos eran pequeños. "O iban a Zarzuela o a la inversa en los cumpleaños y fiestas infantiles. Hay muchas fotos de aquella época y siempre Adolfo y el Príncipe estaban juntos, haciendo alguna travesura". El descanso les vino muy bien para liberar tensiones, pero duró poco. Una hora escasa. Todos querían volver lo antes posible al Salón de los Pasos Perdidos para estar juntos y compartir con el pueblo soberanosu tristeza y nostalgia. Y a Sonsoles con cada beso se le saltaban las lágrimas. Su hermano Adolfo intentaba aguantar el tipo, aunque a los más íntimos, cuando le daban el pésame, les decía: "No me abracéis fuerte, porque me echo a llorar".

Adolfo Suárez Política Democracia
El redactor recomienda