Eugenia (y no de Irujo), la mujer clave en la 'operación Congo' de Fran Rivera
  1. Noticias
el diamante que vino de áfrica

Eugenia (y no de Irujo), la mujer clave en la 'operación Congo' de Fran Rivera

Para su compromiso, el torero le regaló a su esposa un diamante que está rodeado de una gran polémica

Foto: Fran Rivera en un fotomontaje realizado por Vanitatis
Fran Rivera en un fotomontaje realizado por Vanitatis

En septiembre del 2013, pocos días antes de la boda de Francisco Rivera y Lourdes Montes, se publicaba en Vanitatis la información sobre las joyas que luciría la novia en esa fecha. Además de los pendientes de su abuela, llevaría una pieza importante en uno de sus dedos. Se trataba de un espectacular solitario regalo del torero el día de la pedida. Un diamante del tamaño de un garbanzo que a Rivera le llegó directamente del Congo -donde tiene negocios- y que, después de que profesionales de su confianza comprobasen su pureza, mandó montar en un anillo que entregó a su novia cuando le propuso matrimonio.

Foto: Francisco Rivera y Lourdes Montes, en una imagen de archivo (I.C.)

En aquel momento, y según aseguraron a este medio, hubo que pulir muy poco el diamante dada su pureza y perfección. Una piedra impresionante cuyo coste -más de 1000 euros- resultó mucho más económico que si lo hubiera adquirido en España al no tener intermediarios. Aunque, como sucede en estos casos, el valor afectivo era lo más importante.

Rivera no desmintió la información ni la procedencia de aquel espectacular regalo en su momento. Un dato a tener en cuenta porque ahora sí lo ha hecho en 'Espejo público', el programa en el que colabora desde hace unos meses. El torero ha realizado unas declaraciones tras la publicación en 'LOC' de la denuncia presentada en los juzgados de Sevilla por los socios con los que compartía negocio en una empresa dedicada a la chatarra que tuvo sus ramificaciones en el Congo.

El reportaje finaliza con el dato que ya adelantó hace cuatro años Vanitatis sobre la procedencia de la piedra que después se convertiría en el precioso solitario con el que selló su compromiso de amor. Efectivamente, la piedra llegó en bruto y fue en la joyería de confianza del torero donde le dieron forma. Una vez tratada y pulida la joya podría triplicar su valor, según confirman expertos a este medio.

¿Y cómo llega a las manos de Francisco Rivera este diamante? Pues ni más ni menos que a través de sus contactos en el Congo. La historia se remonta a la relación del banderillero Luis Miguel Calvo, subalterno de Rivera, con Eugenia Pérez, cara visible en el Congo de la empresa SOIEGA. Calvo le habló del negocio de la chatarra a Rivera, quien quiso conocer a Pérez, que en aquel momento tenía su oficina en la calle Arturo Soria.

A Francisco Rivera le interesó la empresa y decidió participar. “En uno de mis viajes a Madrid nos vimos, charlamos, le pareció todo bien y ese fue el inicio de nuestra relación", afirma Eugenia a Vanitatis. La empresaria, que vive a caballo entre España y el Congo, le comentó que regresaba al país africano y el torero confirmó que pronto la visitaría. Y así lo hizo acompañado de un amigo y con jamón envasado al vacío como regalo. Mientras duró la estancia, la empresa les puso guardaespaldas para que se pudieran mover con más tranquilidad. Rivera y su amigo se quedaron en la vivienda que Eugenia tiene en la capital.

“Él hizo un viaje al Congo con Martín Bilbao y estuvo viviendo en casa. Les hice un recorrido desde Kinshasa hasta Boma. Mil quinientos kilómetros por los sitios en los que íbamos a desguazar", explica Eugenia. A partir de ese momento la relación de amistad y comercial se intensificó. "Nos mandó material, un camión, unos coches... Iba muy bien el negocio. Y nos contó que tenia unos socios que no le gustaban mucho".

Eugenia Pérez a su vez forma parte de MetalRec Industrial, que compra chatarra de hierro. Uno de los acuerdos es con la compañía CONGO Best OIL. El material procesado en esa zona proviene de la regeneración de la línea de ferrocarril que une Brazaville con Punta Negra. Todo este proceso se realiza durante 2010. También aparece en otra empresa que se dedicaba al comercio al por mayor de metales y minerales metálicos. Y en la página de Axesor figura como que “ha ocupado el cargo de apoderada. Está o ha estado relacionada con la compraventa de metales preciosos, gemas, diamantes en bruto y pulido de joyas y objetos preciosos”.

Por lo tanto era lógico que Francisco se dejara asesorar por ella dada la relación laboral a través de la empresa de chatarra. "No es exactamente una empresa de piedras preciosas. Llevo muchos años en ese país y entiendo bastante de eso. Lo que aseguro es que no es un diamante de los llamados de sangre. Francisco compró el diamante y yo no cobré ni comisión ni nada. Le ayudé a elegir la piedra porque ya era nuestro socio. Y efectivamente se lo tallaron en España. Él mismo lo contó en '¡Hola!' cuando anunció su boda con Lourdes. Yo estaba en Kinshasa y lo leí". Por tanto, Eugenia confirma con sus palabras que el diamante provenía de África.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Francisco Rivera
El redactor recomienda