Logo El Confidencial
El amor todo lo puede

Ópera, garbanzos y llanto: las 10 claves del 'rebodón' entre Carlos Falcó y Esther Doña

Ha sido el gran enlace del arranque de este otoño, el que ha (re)unido al marqués de Griñón y su esposa en una 'reboda' que ha dejado muchas anécdotas

Foto:

El marques de Griñón y Esther Doña celebraron su reboda en la finca El Rincón el pasado viernes, 22 de septiembre. La pareja recibió a sus cientos cincuenta mejores amigos a los que ofrecieron una fiesta posnupcial con pocas sorpresas y mucho cariño. A continuación detalles y anécdotas de una noche especial.

1. 'Ey, Mister DJ'

Esther Doña supervisó hasta el ultimo detalle de su fiesta posnupcial. Entre otras cosas las luces que iluminaban el impresionante edificio y las del jardín. También contrató al DJ para la música disco que sonó hasta la madrugada.


2. Los vips

Al Rincón acudieron invitados de photocall que servirán para ilustrar el reportaje de la exclusiva y amigos del marqués como Matías Cortés, Rafael Ansón y Cristina Macaya. Kalina y Kitín Muñoz se llevaron a su hijo a la fiesta. Siempre les acompaña porque a la princesa búlgara no le gusta dejarlo cuando viajan fuera de Marruecos. En la puerta de la finca fuertes medidas de seguridad para que solo accedieran los invitados previamente convocados.

3. La Traviata

La soprano Pilar Jurado alegró la velada con su voz y acompañó al expresidente de Iberia Antonio Vázquez cuando este se arrancó con el brindis de 'La Traviata'. Vázquez, tenor amateur, ha actuado en varias ocasiones en el Teatro Real y sorprende a empleados y directivos en las fiestas promocionales de la compañía entonando algunas de la arias mas conocidas.

4. El momento tierno

Juan Peña fue el encargado de amenizar la cena con sus temas más conocidos y le dedico a la novia el tema 'Te quiero muchísimo', cuyo estribillo decía: "Porque es facilísimo amarte hasta el fondo profundo de ti". Esther Doña se emocionó ante la dedicatoria. El cantante fue el plato fuerte de la fiesta y no Pitingo, que nunca acudió porque no tenía que hacerlo. Ni estaba, ni se le esperaba.

6. La decoración

El convite se sirvió en el jardín con el mismo mobiliario y menaje que se utiliza para las bodas y banquetes que se celebran en la finca. Las mesas estaban cubiertas por manteles blancos y adornadas con velas y bouquets de flores en tonos verdes y blancos.

5. Los trajes

La novia tuvo dos trajes regalo de la diseñadora Rosa Clará: uno más tradicional de encaje y pedrería con escote en 'V', y otro más sugerente con la espalda al descubierto. A pesar del relente de la noche, Doña prefirió lucir tipo mientras sus amigas se cubrieron con chales durante la cena. El reportaje gráfico para la revista que comercializará la posboda se realizó una semana antes.

7. La comida

El menú sorprendió a los invitados, por ser muy diferente al concepto tradicional: de primero, salpicón de frutos del mar con ají y aire de plancton; después, un contundente plato denominado 'adafina', un cocido de garbanzos con carne de cordero que según la tradición judía se elabora en una olla de barro la noche del viernes y se come durante el Shabat; y en tercer lugar, una lasaña de tartar de ciervo. Todo el menú acompañado de los vinos del marqués.

8. A la tercera, la vencida

Esther y el marqués de Griñón tomaron la decisión de casarse en la primavera pasada. Antes ya se habían inscrito como pareja de hecho. Las dos opciones de vida las tomaron en secreto. Carlos Falcó se lo comunicó a sus hijos después y no antes, lo que motivó cierto malestar.

Tamara Falcó en una imagen de archivo.
Tamara Falcó en una imagen de archivo.

9. La familia: ir o no ir

De los cinco hijos que el marqués tuvo con sus tres mujeres anteriores (Jeannine Girod, Isabel Preysler, Fátima de la Cierva), solo acudieron los dos pequeños: Aldara y Duarte. Este último vive con la pareja. Los dos mayores, Sandra y Manolo, se encontraban fuera de España por cuestiones laborales. Esa fue la explicación a su ausencia. Tamara tampoco asistió. En su caso no hubo excusa: “No voy, porque no voy”.

10. Los contrayentes

Para Carlos Falcó, de 80 años, este ha sido su cuarto matrimonio. Esther, de 40, estuvo casada dos veces. Tuvo también cortos romances estacionales con Máximo Valverde, González de Caldas y formó parte del grupo de amigos de Bertín Osborne. Hasta que no se publicó su noviazgo con Griñón no era conocida socialmente.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios