Logo El Confidencial
Las marcas son Falcon, el Global Express XRS y el Gulfstream G550

De Amancio a Banderas: la intrahistoria de las fortunas con avión privado en España

La mayoría pertenecen al Ibex, pero también hay futbolistas, cantantes y actores. Los cierto es que no hay más de cien aeronaves premium para vips españoles

Foto: Uno de los casi cien aviones privados comerciales que hay con bandera española. (iStock)
Uno de los casi cien aviones privados comerciales que hay con bandera española. (iStock)

Antonio Banderas despidió el 2017 adquiriendo un avión privado, de ocho años de antigüedad, por un montante que ronda los 4,5 millones de euros. La aeronave, que hasta ahora había pertenecido a Telefónica, es en concreto un Gulfstream G200, el mismo modelo que adquirió en 2015 el jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo. Se trata de un avión que recién salido de fábrica tiene un precio cercano a los 20 millones de euros y que el laureado actor ha personalizado poniendo sus iniciales en la cola. Tiene capacidad para diez personas: 8 pasajeros y 2 tripulantes. Además, cuenta con dos lavabos, cocina completamente equipada y una larga lista de lujos. El aparato alcanza una velocidad máxima de 900 km/hora, según información del fabricante.

El actor malagueño es una habitual de este negocio ya que sabe la importancia del tiempo (en 'El hormiguero' justificó la compra del aparato por salud y no por capricho de rico). Anteriormente tuvo un Lear 60 que compró a la empresa Punto Roma y que ahora es propiedad de la malagueña Aerodinamics. Si Banderas hubiera matriculado su avión en España (que era la nacionalidad que ya tenía el aparato), a fecha 1 de abril habría en nuestro parque de aeronaves civiles 7.062, entre ultraligeros, helicópteros, aviones, planeadores y globos.

Banderas se ha decidido por la bandera austriaca y no forma parte de ese privilegiado 1,5% de aviones ejecutivos o de negocios que de este monto total hay en nuestro país, según el Registro de Matrículas de Aeronaves Civiles Españolas, que depende de la Dirección de Seguridad de Aeronaves, dentro del Ministerio de Fomento. Hablamos de Beechcraft Hawker, Global Express, Challenger, Learjeat, Citation, Falcon, Boeing y Gulfstream. En este organismo aclaran que unos 3.000 aviones del dato anterior "no están operativos y están guardados en hangares, pero el registro no contempla el dato".

No entran en las fincas privadas

Falcon, el Global Express XRS y el Gulfstream G550 son los preferidos por los empresarios españoles, aunque hay algunas empresas que empiezan a apostar por el G650. Ambos son aviones que compiten en el mercado de los jets privados, capaces de estar en el aire 13 horas sin repostar. Los precios más frecuentes oscilan entre los 20 y los 60 millones de euros, y los hay con espacio para cuatro personas o para más de 12. Entre las pocas desventajas de estos modelos está que debido a su tamaño no pueden aparcar en fincas privadas, por eso la mayoría de los ejecutivos tienen también helicópteros.

De Naturhouse a Andic pasando por Juan Roig

Muchos ejecutivos españoles se han decantado por la marca europea Falcon, fabricados por el constructor francés Dassault Aviation y utilizados también por el Gobierno español, que dispone de cinco Falcon 900. Es el caso de Florentino Pérez, Demetrio Carceller, Villar Mir o los March. Otros como Amancio Ortega, que regaló a su hija Marta Ortega un jet, han optado por la estadounidense Gulfstream. Fuentes del sector lo justifican debido a que Inditex tiene cada vez intereses más crecientes en América y Falcon es francesa.

Además de Telefónica (que tiene cuatro y, por cierto, uno de ellos lo intentó comprar Ronaldo), BBVA es otra de las empresas españolas que apuesta por los Gulfstream. El banco que preside Francisco González dispone también de un G650. Ferrovial, que acaba de adquirir un segundo aparato, también tiene un Gulfstream, que luego sus ejecutivos arriendan para uso particular. Félix Revuelta (Natur House) dispone de una aeronave G200.

Pero no todo son empresarios. Si antes hemos hablado de Ronaldo y de Banderas, Gulfstream también ha seducido desde siempre a Julio Iglesias, que tiene un G550 y renovó con él su antiguo G450.

always on the move

Una publicación compartida de Cristina Iglesias (@cristinaiglesiasr) el

También destacan Global Express, fabricados por Bombardier. Los poseen el Grupo Santander, la eléctrica Iberdrola y el fundador y dueño de Mango, Isak Andic. El constructor Francisco Hernando, el Pocero, antes de caer en bancarrota tuvo dos aviones Lear 60 y un Challenger 604, y posteriormente encargó la construcción de su preferido, el Global Express XRS.

Aviones para conciliar

Una fuente del sector explica que el 70% de la flota pertenece a gente muy mayor, fortunas del Ibex: "Las grandes empresas son principalmente las que optan por los jets privados para garantizar la seguridad de sus directivos, reducir las horas de vuelo e incrementar la productividad durante los viajes de negocios. La flexibilidad de horarios de un jet privado ahorra muchos costes a la empresa".

Esta es la filosofía que aplica Juan Roig (Mercadona), cuyos aviones tienen impresa la frase 'la cultura del esfuerzo'. El valenciano, nada amigo del derroche, utiliza sus tres aviones Gulfstream para que sus ejecutivos (y él mismo) puedan agilizar sus jornadas laborales.

La mayoría de estos aviones se alquilan cuando sus dueños no los usan y el precio oscila entre los 3.000 y 4.000 euros la hora. Aquí entran en juego las aerolíneas de aviación ejecutiva Executive Airlines, TAG o Gestair. "Estas compañías aéreas operan aviones de empresas, que los ponen en alquiler, pero hay fortunas que recurren a los 'dealer' del vuelo, personas de su confianza que sacan rédito del avión cuando este no se usa, se encargan del costoso mantenimiento y el tema fiscal".

Un negocio que en España mueven "menos de diez personas. Principalmente son abogados. Ellos son los que recomiendan que un avión se matricule en un país o en otro y mueven el tema de los alquileres cuando los dueños no usan las aeronaves. Los ricos españoles tiene querencia por poner a sus naves de lujo residencia en Isla de Man y Malta, que tienen fiscalidad offshore", sentencia sin dar datos. A otros los problemas de tener avión privado no les vienen por la bandera. Es el caso de la aeronave de Josep Guardiola, que el pasado 23 de febrero fue inspeccionada por la Guardia Civil en El Prat a su regreso de Mánchester. Buscaban a Carles Puigdemont.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios