Logo El Confidencial
50 onomástica del rey

Felipe de Borbón y Grecia: de niño consentido de la reina a jefe de Estado

Para cualquier persona cumplir 50 años significa estar más cerca de la jubilación que de un inicio de vida laboral. En el caso del rey Felipe

Foto: El rey Felipe a los 9 años. (Vanitatis)
El rey Felipe a los 9 años. (Vanitatis)

Para cualquier persona cumplir 50 años significa estar más cerca de la jubilación que de un inicio de vida laboral. En el caso del rey Felipe es al contrario. Cuando su padre abdicó en una etapa en que para los ciudadanos la monarquía caía en picado, el hijo tuvo que asumir su herencia de cuna. Se convirtió en jefe del Estado y ya en su discurso de proclamación en el Congreso marcó las pautas de lo que iba a ser futuro reinado.

En ese primer mensaje como rey de España y aparte de las cuestiones relacionadas con su trabajo institucional, uno de los momentos que mas llamó la atención fue que por primera vez y en publico daba las gracias a doña Sofia. "Y me van a permitir, señorías, que agradezca a mi madre, la reina Sofía, toda una vida de trabajo impecable al servicio de España....". Nunca hasta ese día se había dirigido públicamente a doña Sofia en su calidad de madre amantísima y no como reina.

Ese detalle de cariño sirvió para que todos los diputados e invitados aplaudieran durante un rato largo a la que hasta ese momento había sido la consorte del jefe del Estado con una existencia de luces públicas y sombras privadas. El hijo quiso contribuir a la felicidad de su madre con ese homenaje. Y para la Reina por fin ver que se cumplía en vida el destino hereditario fue el regalo a sus muchos desvelos que no siempre fueron bien entendidos en Zarzuela.

Los Reyes eméritos con el actual monarca. (Gtres)
Los Reyes eméritos con el actual monarca. (Gtres)

Mimado al extremo por su madre

Felipe, el varón 'esperado' después de dos niñas y con unos genes más Grecia que Borbón, fue un niño mimado y consentido hasta la adolescencia. De aquellos primeros años hay cantidad de anécdotas reflejadas en los libros de Juan Balansó, quizá el historiador y escritor con mas información de la familia real. Salvo que tuviera viajes oficiales, doña Sofía acompañaba siempre al colegio al menor de sus hijos y lo acompañaba hasta la clase. En varias ocasión tuvo que intermediar en contenciosos infantiles que cualquier otro niño habría resuelto por sí mismo.

Con motivo del cumpleaños de un compañero de clase que no le había invitado, la Reina tuvo que intervenir para que el niño pudiera asistir a la fiesta. Lo campamentos de verano para aprender a socializarse tampoco los llevaba muy bien. En este caso era el Rey quien obligaba a estas escapadas camperas. En cambio no había disparidad de pareceres con las actividades náuticas en Palma. A don Felipe su afición marinera le viene de aquellos primeros años cuando regateaba en un optimista con sus primos los hijos de Constantino y Ana Maria de Grecia y más tarde se unieron los Bulgaria.

De hecho, todos ellos junto con Beltrán y Bruno Gómez-Acebo formaron parte de los veranos infantiles y después más locos del joven Borbón. Hasta que se casó con Letizia Ortiz, el palacio de Marivent fue su Xanadú y donde paso los mejores veranos de su vida. Allí conoció a Isabel Sartorius, que fue ese primer amor que se recuerda con una sonrisa.

De la vida fiestera al anonimato anglosajón

Al Rey la adolescencia le llegó tarde y muy parecida a la de su sobrino Marichalar: don Felipe era fiestero. El Cielo de Pacha, Archy, Joy Eslava eran algunos de las discotecas fijas que cerraba el príncipe. La diferencia de aquellos años y los que le ha tocado vivir a Froilán era la imposibilidad de dejar constancia gráfica. El trabajo de los escoltas era contrario al de los paparazzi. Unos buscaban la foto y los otros lo impedían.

El rey don Juan Carlos asesorado por los responsables de su educación decidió que el heredero cursara COU en Canadá. Allí aprendió que ser príncipe de Asturias pintaba poco entre el resto del alumnado. Fue su primer encuentro con la realidad. Después vendría su paso por la universidad, su encuentro con jóvenes de izquierda en la Autónoma y su paso por los tres Ejércitos (Tierra, Mar y Aire), donde sí hizo amigos de verdad, con los que suele reunirse una vez al año.

Aseguran que la etapa militar fue importante para moldear ese carácter reflexivo, frío, tranquilo y sereno, muy diferente al de su padre. El rey Felipe se ha convertido en un jefe de Estado con una excelente imagen internacional y unos datos en las encuestas de buena aceptación por los ciudadanos. El que fuera niño mimado y consentido de la reina doña Sofía cumple 50 años

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios