Logo El Confidencial
verdades que DUELEN

“Y encima pelirrojo”: la frase de Carlos sobre Harry que enterró su matrimonio con Diana

La pareja nunca estuvo muy unida, pero algunos comportamientos del heredero ayudaron a que lo estuvieran aún menos

Foto:  Harry, junto a una imagen de su madre. (Getty)
Harry, junto a una imagen de su madre. (Getty)

El matrimonio entre Lady Di y Carlos de Inglaterra se percibió desde fuera como un sueño, pero para la princesa fue en muchas ocasiones más como una pesadilla. El heredero a la Corona, que ansiaba ser un día rey y quería ante todo alejarse de la alargada sombra de su antecesor que por amor tuvo que renunciar al trono, aceleró el proceso de matrimonio con una jovencísima Diana de Gales, que accedió a casarse con el príncipe sintiendo que vivía un cuento de amor.

[LEER MÁS: Descubrimos quién ha trabajado más duro en la Casa Real inglesa]

Sin embargo, en parte porque Carlos nunca estuvo del todo seguro de esta boda y en parte porque, como la princesa del pueblo llegó a afirmar en televisión, “en su matrimonio siempre fueron tres”, las cosas no fueron tan felices como se esperaba. De hecho, con el transcurrir de los años se fueron poniendo bastante feas, al punto que en varias ocasiones Carlos faltó al respeto a Diana.

[LEER MÁS. Carlos I, el Cruel: los mordaces comentarios del príncipe para humillar a Lady Di]

Carlos ya había demostrado su decepción por haber tenido un segundo hijo varón. Tras el nacimiento del príncipe Harry el 15 de septiembre de 1984, Carlos hizo un primer comentario de disgusto al pronunciar unas palabras que luego recordaría Diana: “Oh, God, it's a boy” (“Oh Dios, es un chico”). Durante el periodo de gestación, Diana había mantenido en secreto el sexo del bebé. Lady Di lo hizo así porque sabía que su marido anhelaba tener una niña.

 Carlos junto a su hijo, en una imagen de 1996. (Getty)
Carlos junto a su hijo, en una imagen de 1996. (Getty)

Pero lo que más le dolió a la princesa, y lo que provocó que su fe en querer salvar su matrimonio se fuera por el desagüe (como ella misma contó en una entrevista realizada en 1991), fue una segunda afirmación por parte de Carlos que estaba cargada de acusación: “Y encima pelirrojo”, dando a entender que ese era un rasgo que heredaba de la familia de Diana. Sabido es que los pelirrojos no gozan de muy buena fama en la cultura anglosajona y son muchas veces motivo de burla.

[LEER MÁS: El reencuentro de Kate y Meghan eclipsa una gran ausencia en la misa de Navidad]

Aunque para la princesa Diana el nacimiento de su segundo hijo fue “un milagro y alegría inmensa”, tuvo un sabor agridulce porque fue ese preciso momento, y esa fatal sentencia, lo que ella definió como el principio del fin de su matrimonio.

 Una imagen de los príncipes de Gales en sus años felices. (Getty)
Una imagen de los príncipes de Gales en sus años felices. (Getty)

Después de los comentarios de su marido, y aunque él se desdijo afirmando que estaba bromeando, la princesa afirmó que "algo dentro de mí se cerró". Los problemas empezaron poco después. El divorcio llegaría una década más tarde. Su muerte, dos.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios