Logo El Confidencial
pillado sin cinturón de seguridad

Felipe de Edimburgo, el nuevo quebradero de la familia real inglesa

El marido de la reina Isabel II ha vuelto a ser descubierto conduciendo sin cinturón de seguridad, dos días después de su accidente de tráfico

Foto: El duque de Edimburgo, en una imagen de archivo. (EFE)
El duque de Edimburgo, en una imagen de archivo. (EFE)

Suele decirse que genio y figura. Y el duque de Edimburgo está cumpliendo esta premisa hasta las últimas consecuencias. 48 horas después de su accidente de tráfico, del que, afortunadamente, no hubo que lamentar mayores consecuencias, la policía le ha pillado conduciendo de nuevo y -aquí está el detalle importante- sin cinturón de seguridad. Una infracción, por cierto, que está penada con 500 libras esterlinas, pero que en su caso se quedó en una mera advertencia.

Recordemos que el pasado jueves el marido de la reina Isabel II sufrió el accidente cuando su Land Rover colisionó con un Kia, por el que él acabó ensangrentado, mientras que la conductora del otro vehículo, de 28 años, se lesionó la rodilla y la mujer que la acompañaba se rompió la muñeca. Un niño de nueve años que iba en la parte trasera del coche, por suerte, no sufrió ninguna lesión de importancia.

La reina Isabel II. (EFE)
La reina Isabel II. (EFE)

Felipe de Edimburgo manifestó tras el percance que había sucedido porque había quedado cegado momentáneamente por el sol, pero sus explicaciones no han servido para aplacar un debate sobre si una persona de tan avanzada edad debería seguir conduciendo. En cualquier caso, el hecho de que volviera a conducir después del accidente evidencia que entre sus planes no está dejar este hábito, salvo que le obliguen a hacerlo.

Mientras tanto, se ha abierto una investigación policial sobre cómo se produjo el accidente y se está examinando el vídeo para determinar si debería ser juzgado por conducción temeraria. La policía no ha querido desvelar detalles de cómo van las pesquisas, pero sí ha trascendido que fue sometido a una examen ocular para determinar si su visión es óptima para seguir conduciendo.

Por cierto, que la reina Isabel, que también conduce, fue fotografía después del accidente con el cinturón de seguridad puesto, como es preceptivo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios