Logo El Confidencial
FIN DE SEMANA FAMILIAR

George y Charlotte de Cambridge, salvavidas mediático de Guillermo y Kate

Durante su última aparición pública, los hijos de los duques de Cambridge han hecho olvidar los rumores de infidelidad que acechan a la pareja

Foto: Los duques de Cambridge junto a sus hijos George y Charlotte. (Reuters)
Los duques de Cambridge junto a sus hijos George y Charlotte. (Reuters)

Las reacciones a la reciente aparición pública del príncipe Guillermo y Kate Middleton no se han hecho esperar, siendo una de las imágenes más esperadas y comentadas del fin de semana. No en vano, era la primera aparición de la pareja desde que la prensa británica se hiciera eco de la posible infidelidad del duque de Cambridge con Rose Hanbury. Una aventura extramatrimonial que habría tenido lugar durante el tercer embarazo de Kate y cuya respuesta por parte de Guillermo no se ha hecho esperar, enviando un contundente comunicado a través de sus abogados: "Además de ser falso y dañino, la publicación de la falsa especulación respecto a la vida privada de nuestro cliente también constituye una violación de su privacidad, conforme al artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos".

Fue el pasado viernes cuando los duques de Cambridge disfrutaron de una jornada campestre y muy familiar en Burnham Market, muy cerca de Anmer, donde la pareja tiene su residencia de vacaciones, regalo de bodas de la reina Isabel. Con la única ausencia del benjamín de la familia, el príncipe Louis, la familia al completo acudió a los entrenamientos del concurso hípico que se celebraba el fin de semana y en el que participaba Zara Tindall, prima de Guillermo, con la que tiene una relación muy estrecha.

El príncipe George y su hermana, Charlotte, junto a su prima Mia Tindall se convirtieron en los protagonistas del día, haciendo que las noticias sobre la posible infidelidad pasaran a un segundo plano y haciendo olvidar el momento mediático tan delicado por el que pasan los futuros príncipes de Gales. Mia Tindall se subió a hombros de Guillermo, quien además es su padrino de bautismo, convirtiendo sus orejas en unas improvisadas riendas y dando lugar a una de las anécdotas tiernas de la jornada. Una fotografía parecida protagonizó el príncipe George, subido en los fornidos hombros de su tío, Mike Tindall, mientras blandía una espada de juguete.

Desde luego, las risas y juegos de los niños contrastaban completamente con la seriedad de Kate, a la que parecía habérsele borrado la normalmente imperturbable sonrisa. Y es que, aunque su marido ha sido contundente a la hora de desmentir los rumores, no ha sido plato de buen gusto para ella, ya que además su amistad rota con Rose Hanbury, la tercera en discordia, ha sido recientemente tema de portada y debate entre la prensa del país. Pero afortunadamente, ese día las cámaras estaban centradas en los movimientos de los más pequeños de la familia, convirtiéndose así en su 'salvavidas' mediático.

Posado navideño de los duques de Cambridge junto a sus hijos. (Reuters)
Posado navideño de los duques de Cambridge junto a sus hijos. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios