Logo El Confidencial
LA PRINCESA ROJA

María Teresa de Borbón-Parma: la prima de Felipe VI, al que nunca conoció

Ha muerto a causa del coronavirus. Deja tras de sí una vida comprometida con los ideales de su familia, los mismos que alejaron a la saga del trono español

Foto: María Teresa de Borbón-Parma. (EFE)
María Teresa de Borbón-Parma. (EFE)

El coronavirus no entiende de clases sociales ni ideologías políticas. Si está haciendo estragos y engrosando la lista de fallecidos anónimos, también está dejando su dolorosa huella en sagas familiares conocidas por todos. Lorenzo Sanz o Carlos Falcó han sido algunos de los nombres famosos que han fallecido a causa de este virus.

Este jueves 26 de marzo le ha tocado el turno a la prima del rey Felipe VI. María Teresa de Borbón-Parma, conocida como 'la princesa roja', ha muerto en París a los 86 años.

[LEA MÁS: Muere a los 86 años María Teresa de Borbón, 'la princesa roja' y prima del Rey]

El fallecimiento fue confirmado por su hermano Sixto Enrique de Borbón en un mensaje en su cuenta de Facebook, en el que comunicó que este mismo viernes se oficiaría en Madrid un funeral en su honor. Además de Sixto, María Teresa era hermana de Javier de Borbón-Parma, de Cecilia y de Nieves, comprometidos, como ella, con la ayuda social, y del histórico dirigente Carlos Hugo de Borbón-Parma, cabeza dinástica de la Casa Borbón-Parma, la rama carlista que pretendió colocar a la familia en el trono de España.

María Teresa de Borbón-Parma fue una princesa atípica que mostró siempre una “vehemente defensa de los más necesitados y de la democracia”, tal y como describió en 2002 el historiador especialista en el carlismo Josep Carles Clemente, responsable de que se la conociera desde entonces con el sobrenombre de 'la princesa roja'. Junto a este autor, ella misma elaboró una biografía de su padre, don Javier, en 1997.

Nacida el 28 de julio de 1933, fue hija de Francisco Javier de Borbón y Braganza, príncipe de Parma y de Plasencia, y de Magdalena de Borbón Busset. Su padre se reivindicaba como heredero legítimo de la Corona española, tal y como proclamaba la tradición carlista, pero su oposición al franquismo le costó el exilio. Su lucha no cesó y en 1952 se autoproclamó legítimo heredero de la Corona de España.

Carlos Javier de Borbón-Parma, primogénito de Carlos Hugo de Borbón-Parma, junto a María Teresa de Borbón-Parma. (EFE)
Carlos Javier de Borbón-Parma, primogénito de Carlos Hugo de Borbón-Parma, junto a María Teresa de Borbón-Parma. (EFE)

De familia, pues, acomodada, María Teresa recibió una exquisita formación. Según reconoció ella misma en alguna ocasión, le hubiera gustado ser médico o abogada, pero se licenció en Ciencias Políticas por La Sorbona de París. Además se doctoró en Sociología y ejerció como profesora sobre esta materia en la Universidad Complutense de Madrid, algo que le aportó gran felicidad y que le permitió viajar por Latinoamérica y el Magreb, ya que también fue una gran especialista en el Islam. Conocer ambas culturas le supuso un gran "logro vital".

Además de presidir la fundación CIVIS, un centro de investigación y formación sin ánimo de lucro cuya misión es promover la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación y facilitar la inserción laboral, siempre vivió exponiendo la evolución ideológica del carlismo, la ideología que marcó el destino de su familia. Su padre se habría convertido en rey de España si la tradición carlista se hubiera cumplido, pero eran tiempo complicados, en España y en el mundo.

María Teresa nació poco antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, durante la cual su padre fue detenido por la Gestapo nazi y encerrado un año y medio en un campo de concentración. Aseguraba que su infancia no había tenido nada de aristocrática y que creció en el campo, junto a sus hermanos, aprendiendo de su padre y del mensaje de compromiso con España que siempre les transmitió y que ella y sus hermanos continuaron como homenaje.

 María Teresa de Borbón-Parma, en el funeral de Carlos Hugo de Borbón-Parma. (Cordon Press)
María Teresa de Borbón-Parma, en el funeral de Carlos Hugo de Borbón-Parma. (Cordon Press)

Muy respetuosa con la actual familia real española, a pesar de que considerase que ocupaban un lugar que pertenecía a su propia familia, nunca quiso entrar en conflicto público con ellos, "por respeto a la Corona", alegaba. Sí aseguró que nunca llegó a conocer a su primo, el actual rey Felipe VI. Sí que coincidió, sin embargo, con el rey Juan Carlos, a quien calificó de una persona "muy agradable".

Muy crítica con el supuesto patriotismo de nuestros tiempos, al que asemejaba a la mera agitación de una bandera, siempre defendió el federalismo y la idea de una España de pueblos unidos en su diversidad. En este sentido no tenía problema en pronunciarse sobre el conflicto político de Cataluña que tantos quebraderos de cabeza está dando a la monarquía. Reconocía a los presos catalanes como "presos políticos" que "no deberían estar en la cárcel".

Consecuente hasta el final de su vida con sus ideas, María Teresa Borbón-Parma se marchó satisfecha de su labor social y dejando atrás muchos paseos por las playas de ese Cádiz que tanto le gustaba y lecturas de su admirado Valle Inclán.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios