Carole Middleton, el referente de su hija Kate (y cómo gestiona su relación con los Windsor)
  1. Casas Reales
EMPRESARIA DE ÉXITO

Carole Middleton, el referente de su hija Kate (y cómo gestiona su relación con los Windsor)

La empresaria se ha caracterizado por ser muy discreta y salvo contadas entrevistas ha mantenido siempre un perfil bajo

Foto: Carole Middleton, en una imagen de archivo. (Getty)
Carole Middleton, en una imagen de archivo. (Getty)

Siempre se ha especulado con la influencia que Carole Middleton tenía sobre su hija, la duquesa de Cambridge, quien ahora goza de una enorme popularidad mientras están en caída libre el príncipe Harry y Meghan Markle tras su 'deserción' y el comienzo de su nueva vida en Los Ángeles. Contrariamente a lo que ocurre con el padre de la protagonista de la serie 'Suits', que se ha convertido en un campo de minas para ella, la madre de Kate Middleton no sirve sino para apuntalar el buen momento mediático de su hija.

Los medios británicos han aplaudido la iniciativa de su empresa, Party Pieces, con la que Carole y Michael Middleton han donado juguetes para niños de un hospital de la sanidad pública que ella llevó personalmente. Una pequeña pero significativa iniciativa en los momentos más difíciles para el país desde la Segunda Guerra Mundial, del que dieron cuenta en sus redes sociales, donde mostraron su felicidad por poder aportar su granito de arena.

Lo que ahora se aplaude, sin embargo, no siempre recibió el beneplácito de los severos tabloides ingleses, que consideraban que los Middleton estaban aprovechándose de la popularidad de su hija. Recordemos que la crearon en 1987, el año en el que nació su hijo James, quien por sus fracasos empresariales también ha estado en el punto de mira muchos años. Lo que nacía con la pretensión de montar fiestas infantiles y parecía que podía ser un negocio modesto se convirtió en algo muy rentable.

placeholder Los Middleton, en Wimbledon. (Reuters)
Los Middleton, en Wimbledon. (Reuters)

Carole Middleton, que es el máximo referente para su hija, decidió embarcarse en esta aventura cuando llevaban tres años viviendo en Jordania, donde formaban parte del personal de British Airways, en sus respectivas labores de piloto y azafata, porque querían escolarizar a sus dos hijos en el Reino Unido. No cabe duda de que el anuncio del compromiso de Kate con Guillermo hizo que su popularidad aumentara y también que, de manera indirecta, crecieran considerablemente las ventas. Más allá de eso, en líneas generales, la imagen del matrimonio ha salido indemne durante todos estos años.

Inevitablemente desde que Kate se hizo novia del príncipe Guillermo -luego rompieron y, tras ese paréntesis, retomaron su relación y se casaron-, los 'colaterales' tuvieron que pasar 'la prueba del algodón' de la opinión pública. Poco hay que destacar en ese sentido, salvo críticas ocasionales también a Pippa, primero muy loada por su belleza y elegancia como dama de honor de su hermana, más tarde cuestionada por sus contratos como periodista ocasional y finalmente convertida en una socialite en toda regla tras casarse con el millonario James Matthews. Hasta el díscolo James Middleton se ha redimido tras su cuestionada relación con la televisiva Donna Air, haber anunciado su compromiso matrimonial con Alizee Thevenet, desvelar que padece un trastorno de déficit de atención y superar una profunda depresión.

placeholder Kate, con su madre y su hermana Pippa en 2011. (EFE)
Kate, con su madre y su hermana Pippa en 2011. (EFE)

Todas estas situaciones las ha gestionado muy bien Carole Middleton, quien en su primera entrevista en 'The Telegraph', en 2018, mostraba sus cartas al afirmar que "a lo largo de los años se ha demostrado que es prudente no decir nada". Y también confesaba haber tomado una decisión crucial tras años en los que se sabía observada y analizada por los medios de comunicación y también por sus compatriotas: dejar de leer lo que se escribía sobre ella. "Al principio pensé que era mejor saber lo que pensaba la gente. Ahora no estoy muy segura de cómo me perciben, pero nuestra vida es realmente normal, así es la mayoría del tiempo", manifestaba.

Los padres de la duquesa de Cambridge tienen que estar preparados también para otro momento que acabará por llegar, cuando el suegro de su hija llegue al trono, aunque desde hace años hay quienes manejan la hipótesis de que no llegará ya que dejará paso a su hijo, habida cuenta de la longevidad de su madre, la incombustible Isabel II. Sea como fuere, cuando llegue ese día, la situación de Guillermo y Kate cambiaría sustancialmente, en ambos escenarios, y por ende la de los padres de ella.

Según publicaba en enero del año pasado 'Cheat Sheet', si el príncipe de Gales se hiciera rey, es bastante probable que hubiera ciertas modificaciones de protocolo y que Michael y Carole Middleton fueran invitados, por ejemplo, a pasar las fiestas navideñas en Sandringham o a otros acontecimientos familiares de enjundia (se les ha visto en alguna ocasión en Balmoral, durante las vacaciones de la reina). Hay medios que apuntan aún más lejos: con Carlos de Inglaterra en el trono, Michael podría convertirse en conde, Carole en condesa, James en vizconde y Pippa en lady. En definitiva, hipótesis, porque al final es el tiempo el que confirma o desmiente...

Carole Middleton Príncipe Harry Príncipe Carlos de Inglaterra Kate Middleton