Preocupación por Silvia de Suecia: triste y sin recuperarse en su última aparición
  1. Casas Reales
DESPUÉS DE SU ACCIDENTE

Preocupación por Silvia de Suecia: triste y sin recuperarse en su última aparición

La reina sueca participaba este jueves en un simposio internacional sobre la infancia y los medios de su país no han tardado en detectar una tristeza poco habitual en ella

placeholder Foto: La reina Silvia, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Silvia, en una imagen de archivo. (EFE)

A mediados de febrero, la Corte sueca informaba de que la reina Silvia había tenido un accidente. Una caída fortuita en palacio hizo que se fracturara la muñeca por varios puntos, por lo que el equipo médico que la atendió en el hospital -donde fue trasladada de urgencia- no dudó en escayolarle el brazo para intentar soldar el hueso lo más pronto posible. Ya se avisó en su momento de que la recuperación sería larga, por lo que, aunque le retiraron el yeso hace unas semanas, se le colocó una férula para terminar de curar la grave lesión. Y no se sabe si porque ya han pasado dos meses sin poder moverse de manera habitual o por qué, pero su aspecto y su semblante triste en su última aparición han hecho que cunda la preocupación por la reina Silvia.

Desde que sufriera el accidente, la reina no ha participado en ningún compromiso oficial de forma presencial, a excepción del Te Deum para celebrar el nacimiento del príncipe Julian y de la misa en recuerdo de las víctimas de coronavirus, ambos celebrados en la iglesia de su residencia oficial. El resto de citas han sido de forma telemática, con reuniones o con intervenciones ya grabadas. El coronavirus y las recomendaciones sanitarias han facilitado que la esposa del rey Carlos Gustavo pueda permanecer en palacio el mayor tiempo posible sin tener que desplazarse y con el brazo herido guardando reposo. Y en todas ellas se ha guardado mucho de ocultar su férula, mostrando solo el brazo izquierdo.

placeholder La reina Silvia, con la férula en el brazo derecho en la misa en recuerdo de las víctimas de covid-19. (EFE)
La reina Silvia, con la férula en el brazo derecho en la misa en recuerdo de las víctimas de covid-19. (EFE)

Lo mismo que ha pasado con su última intervención virtual, en la que, más que el hecho de que no se haya recuperado aún, ha llamado la atención su actitud seria y triste. Así lo han reflejado algunos medios escandinavos, que se preguntan los motivos para que la reina Silvia mostrara ese gesto tan taciturno, nada habitual en ella, al menos hasta el accidente. Y es cierto que, aunque su gesto serio ha sido en esta ocasión más acusado, no era muy diferente en los anteriores eventos que ha tenido en las últimas semanas. Muchos lo relacionan directamente con su accidente y el hecho de que no pueda hacer vida normal desde hace semanas, puesto que tiene el brazo derecho prácticamente inmovilizado, lo que le imposibilita muchos gestos habituales de su día a día.

placeholder La reina Silvia, en una reunión digital días después de su accidente. (Casa Real de Suecia)
La reina Silvia, en una reunión digital días después de su accidente. (Casa Real de Suecia)

Pero hay que recordar que la reina Silvia perdió hace unos meses a su hermano, Walther Sommerlath, afectado de alzhéimer, al que se llevó a vivir a palacio para procurarle todos los cuidados necesarios en la última etapa de su vida. De ahí que algunos medios apunten directamente a la ausencia de su hermano como la principal causa de su tristeza. De hecho, ella misma confesaba lo duro que había sido perderlo: "El alzhéimer es una enfermedad terrible. Es doloroso. Poco a poco pierdes tu propia conciencia. No encuentras una respuesta o lo correcto para decir. Así que fue muy difícil de manejar. Puede que sea demasiado pronto para hablar de superarlo, no estoy segura de haberlo hecho todavía", relató. Una tristeza que, a tenor de su semblante y de sus últimas imágenes, parece que ni quisiera el nacimiento de su octavo nieto ha sido capaz de aliviar.

Silvia de Suecia
El redactor recomienda