Logo El Confidencial
el gran cambio de la protagonista de 'ghost'

Demi Moore, ¿una nueva Renée Zellwegger?

Para la actriz, los años de Ghost quedan ya lejos. La película de 1990 dio a conocer al mundo a laestrella, pero poco queda ya de aquella chica joven

Foto: La protagonista de 'Ghost' y su hija en la polémica foto de Instagram
La protagonista de 'Ghost' y su hija en la polémica foto de Instagram

Para Demi Moore, los años de Ghost quedan ya lejos. La película de 1990 dio a conocer al mundo a la actriz, pero poco queda ya de aquella chica joven que contactaba con un amado Patrick Swayze que la abordaba desde el más allá. Esta semana, la protagonista de aquella película aparecía en las redes sociales junto a su hija, Tallulah Belle Willis, que tiene 22 años. Sin embargo, algo extraño ocurría en el ‘selfie’ de marras: Moore parecía más joven que la chica y, para más inri, su rostro parecía haber pasado por un completo proceso de transformación.

Cercana aún la impresión del aspecto inédito de Renée Zellwegger, en Hollywood se preguntan si Demi Moore es otra de las estrellas que ha caído en las tentadoras trampas de la cirugía estética. Sin embargo, José Luis Vicente-Péix, director de la clínica Esbeltic Model, no cree que haya intervenido el bisturí en el proceso de cambio: “Se ve una cara fresca, con piel muy luminosa, que puede ser resultado de tratamientos de medicina estética como plasma rico en plaquetas o mesoterapias faciales con ácido hialurónico. Tampoco sería de extrañar que para una piel tan tersa y con tono uniforme, se haya hecho aplicar sesiones de láser de rejuvenecimiento”, asegura.

La actriz el pasado noviembre (Gtres)
La actriz el pasado noviembre (Gtres)

Según Péix, en el caso de existir un proceso de cirugía, este sería visible ya que “se habría tratado los surcos nasogenianos (arrugas que van de la nariz a la comisura de los labios) y sin embargo en las fotos aparecen dichos surcos”.

Sin embargo, rascando más allá de su cara, la actriz ha vivido muchas más transformaciones.  De ser uno de los indudables sex symbols de la década de los 90 ha pasado a ser una estrella de bajo perfil que, por ese empeño que pone en conservar la juventud a sus 52 años, parece mostrar una resistencia a aceptar que su época de esplendor ya pasó. Parte del declive de la actriz tiene que ver con su divorcio con Ashton Kutcher, del que se acabó divorciando en noviembre de 2013 tras casi siete años de matrimonio. La separación llegó en 2011 y provocó un auténtico cisma en la vida de Demi, que incluso llegó a acusar al actor, dieciséis años más joven que ella, de una infidelidad que se acabó probando cierta. Después de dejarlo con él tuvo incluso una crisis epiléptica en su casa de Los Ángeles que la llevó a ser trasladada a un hospital cercano y que llevó al portal TMZ a asegurar que la actriz comía poco y tenía serios problemas alimentarios.

Una trayectoria irregular

Junto a Ashton Kutcher en 2011 (Gtres)
Junto a Ashton Kutcher en 2011 (Gtres)

Aunque siempre ha negado haberse hecho retoques estéticos, la primera vez que se habló de esta posibilidad fue en 2003, cuando hizo su sorprendente reentré cinematográfica en la segunda entrega de Los Ángeles de Charlie, en la que, según las malas lenguas, la inseguridad  de aparecer al lado de los cuerpos esculturales de Cameron Díaz o Lucy Liu hizo que se sometiese a costosos tratamientos de belleza. Entonces sólo se habló de Bótox, un tratamiento que parece haber hecho efecto con el paso de los años. “Parece haberse tratado con hidrataciones, posiblemente láser y sin dudar, Bótox –ya que luce una frente sin arrugas y una mirada limpia, todo el tercio superior del rostro aparece rejuvenecido, prueba de que el Bótox ha hecho su efecto”.

La secuela de la película protagonizada por Cameron Díaz ocurrió cuando Demi estaba a punto de aparecer en los tabloides de medio mundo debido a su relación con Kutcher, que contó con la aprobación de sus dos hijas desde el principio, pese a la notable diferencia de edad entre ambos. Los medios también cuestionaron esa disparidad de edades, pero dejaron de hacerlo cuando vieron que el matrimonio produjo ánimos renovados en la estrella. Ya no era la mujer embarazada que aparecía en portada luciendo tripa ni tampoco la mujer de Bruce Willis que llenaba de flashes todas las alfombras rojas, pero sí la esposa de todo un toyboy junto al que formaba la pareja más divertida y espontánea de las redes sociales.

Junto a su hija en una imagen de Instagram
Junto a su hija en una imagen de Instagram

Por eso, tras aquella ruptura matrimonial, sus amigos y familiares se han preocupado de sus crisis, de que no haya vuelto a encontrar el amor o de una obsesión con la eterna juventud que podría encerrar desequilibrios emocionales de difícil solución. La desenfadada imagen junto a su hija es solo un apéndice más en la vida de una estrella que más que buscar una pubescencia física parece querer sentir las emociones de una eterna quinceañera. 

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios