Logo El Confidencial
joyeux anniversaire

Gérard Depardieu cumple 70 años: estas son sus polémicas más amargas

El actor francés se convierte en septuagenario meses después de ser acusado de una presunta violación a una joven actriz y con la sombra del alcoholismo sobre su cabeza

Foto: Gérard Depardieu, en una imagen de archivo. (EFE)
Gérard Depardieu, en una imagen de archivo. (EFE)

Gérard Xavier Marcel Depardieu, nombre completo del protagonista de 'Cyrano de Bergerac', cumple este 27 de diciembre 70 años. Aunque francés de nacimiento, el actor renunció a su nacionalidad y adoptó la rusa en enero de 2013.

A lo largo de su vida, además de acumular una extensa filmografía que arranca a mediados de los 60 y se extiende hasta la película 'Le proverbe', de Daniel Auteuil, también suma un par de distinciones honoríficas (es caballero de la Legión de Honor y Caballero de la Orden Nacional del Mérito) y un buen puñado de escándalos. Uno de los últimos ocurría en el mes de septiembre cuando el actor era acusado de agresión sexual.

 Depardieu junto a Antonia Dell'Atte. (Getty)
Depardieu junto a Antonia Dell'Atte. (Getty)

Según afirma la RTL, una joven actriz ha interpuesto una demanda contra Gérard Depardieu por agresión sexual. El abogado del actor, Hervé Temime, ha negado absolutamente toda agresión a la agencia de noticias France Presse. La demanda fue presentada el pasado 27 de agosto en Aix-en-Provence, sur de Francia, y dos días después pasó a la Fiscalía. Según la emisora de radio francesa, “se ha abierto una investigación preliminar en París por cargos de violación y agresión sexual, según una fuente judicial”. El letrado de Depardieu ha pedido “máxima moderación y respeto a la ley”.

[Leer más: La Fiscalía investiga a Gérard Depardieu por agresión sexual y violación a una actriz]

Según los medios, los hechos tuvieron lugar “en el marco de una colaboración profesional”, entre el 7 y el 13 de agosto, en una de las casas que el actor tiene en París. Termime ha lamentado “la naturaleza pública de este procedimiento que causa gran perjuicio a Gérard Depardieu". El letrado está convencido "de que se reconocerá su inocencia”. El agente del actor, Bertrand de Labbey, ha declarado a la radio Europe 1 que es “sencillamente imposible” que los hechos tuvieran lugar. La Fiscalía de París, por su parte, se ha negado a hacer declaraciones sobre la investigación.

Gérard Depardieu. (EFE)
Gérard Depardieu. (EFE)

Una vida llena de polémicas

Esta no es más que la enésima polémica que protagoniza el actor. En enero de 2013 obtuvo la nacionalidad rusa. Se registró como empresario en la región de Mordovia, donde montó una cafetería en Saransk y se empadronó. Prometió aprender ruso y rechazó el cargo de ministro de Cultura de la república, ofrecido por las autoridades mordavas, al grito de: "Soy el ministro de Cultura del mundo". Las agencias de noticias rusas publicaron que Depardieu había asegurado estar “muy contento con el apartamento en Saransk. No querría vivir en Moscú. Hay mucho tráfico, lo que es muy estresante".

[Leer más: Gérard Depardieu confiesa haber ejercido la prostitución]

Depardieu declaró estar encantado con Rusia, tanto con su tierra como con su Gobierno, y no dudó en alabar la gestión de Vladimir Putin y criticar a los enemigos de este, especialmente al colectivo feminista Pussy Riot. Fue el propio presidente ruso el encargado de entregarle el pasaporte al actor en una ceremonia celebrada en la residencia de Putin en Sochi. Depardieu era muy popular en Rusia gracias a su interpretación de Grigori Rasputin. En la presentación del largometraje aseguró que “los franceses me han traicionado y me considero prácticamente ruso, con un corazón ruso-francés”.

No fue el cariño del pueblo ruso lo que le atrajo para convertirse en su compatriota. El Gobierno francés, capitaneado entonces por François Hollande, quiso imponerle unos impuestos del 75% sobre sus ganancias. En Rusia solo tenía que pagar el 13%. Para poder disfrutar de ese porcentaje tenía que residir al menos medio año en el país de las matrioskas.

Depardieu abraza a Putin. (EFE)
Depardieu abraza a Putin. (EFE)

El primero de julio de ese mismo año, Depardieu visitó Sujumi, la capital de Abjasia, donde se dejó adular por Alexandr Ankvab, líder separatista de esta región. En octubre fue acusado por la viceministra de Reintegración de Georgia, Keteván Tsijelashvili, de saltarse la ley a la torera al visitar la región separatista bañada por el Mar Negro, cuya independencia ha sido reconocida por el Kremlin.

[Leer más: Rocco Sifredi, el actor porno que recuerda 'vagamente una orgía' con Depardieu]

Si bebes, no conduzcas

Según la ley sobre los territorios ocupados solo se podían visitar Abjasia y Osetia del Sur con el consentimiento del Gobierno de Tiflis. Diez días antes el Tribunal Correccional de París le había condenado a pagar una multa de 4.000 euros además de retirarle el permiso de conducir durante seis meses al haber dado positivo en alcoholemia tras el accidente en moto que había sufrido en noviembre. La tasa de alcohol en sangre del actor era de 1,8 gramos por litro, casi cuatro veces más del límite de 0,5 gramos que permite la ley.

En 2005, Depardieu propinó un cabezazo a un paparazzo en Florencia, un año después tuvo que pagar una multa de 3.500 euros por insultar a unos inspectores de trabajo durante un rodaje y en 2011 orinó en la cabina de un vuelo de París a Dublín. Él mismo se ha llegado a definir como “un rebelde que a veces está borracho”.

En 2014 Depardieu reconoció que se enchufaba entre 12 y 14 botellas de vino diario

Cada vez que vuelve a pisar suelo francés para rodar una cinta se deshace en carantoñas y se desdice con declaraciones como: “Nunca me fui. Simplemente me negué a estar encerrado por unas fronteras. Es totalmente diferente”. “Soy un hombre libre. Me siento en casa en cualquier parte de Europa”. “Toda esta historia es un gran malentendido. Amo Francia igual que siempre. Es mi país”.

"Alcohólicos Anónimos es una mierda"

En 2014 Depardieu reconoció que se enchufaba entre 12 y 14 botellas de vino diario. Un año después confesó que era alcohólico. “Es una gran tristeza darse cuenta de que eres adicto a algo”, le espetó a William Leymergie en el programa ‘Telématin’. Sin embargo, decidió no tratarse esta adicción porque los grupos de alcohólicos anónimos le dan ganas de “beber hasta morir”. “Alcohólicos Anónimos es una mierda. 'Buenos días, me llamo Gérard, he bebido 13 botellas de vino tinto, tres botellas de pastis y tres de whisky’”. Sobre las personas que acuden a este tipo de terapia profesional afirmó que “su problema no es el alcohol: es la mierda y la soledad. Y que son unos narcisistas, porque lo cierto es que cuando se interesan por ti, eres feliz”.

Hace tres años declaró que en el pasado se había comportado como un capullo. “Es genial ser un capullo y darse cuenta de lo que eres”. Su hija Julie no creía que llegaría a esta edad. “Sesenta y cinco tacos no es mucho. Y cuando sabes lo que hace... No durará, te lo digo”, añadió. “En cinco años, ya no está. Él es el siguiente, lo sé”.

Depardieu en su visita a Minsk. (EFE)
Depardieu en su visita a Minsk. (EFE)

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios