Logo El Confidencial
POLÍTICA

Siete razones por las que el divorcio de Sarah Palin nos ha roto el corazón

Cinco hijos y un matrimonio de dos décadas después, Todd Palin ha sorprendido esta semana pidiendo el divorcio de la famosa política norteamericana

Foto: Sarah Palin, su todavía marido Todd y su hija Piper, en Dayton, Ohio. (Getty)
Sarah Palin, su todavía marido Todd y su hija Piper, en Dayton, Ohio. (Getty)

Pese a haber sido parodiada y vilipendiada por su carrera política, la republicana Sarah Palin, la gobernadora de Alaska que optó a ser vicepresidenta cuando John McCain competía por la Casa Blanca en 2008, se enfrenta ahora a un divorcio que, por sus peculiaridades, nos ha partido el corazón. Fue él, Todd Palin, el que pidió el divorcio el 6 de septiembre. El mismo que había sido hasta ahora su apoyo incondicional durante 31 años. A continuación, analizamos por qué, con los datos suficientes, si no te apiadas de Palin es que no corre sangre por tus venas.

1. Todd Palin pidió el divorcio en el día de su 55 cumpleaños. Después de haber sido admirado como el marido perfecto, el remate de su historia de amor no podría ser peor. Regalarte a ti mismo un divorcio (pocos días después de tu aniversario, para más inri) deja a la otra persona tocada y hundida.

2. Pese al conservadurismo del matrimonio y que Palin jamás se definiría como feminista, lo cierto es que este matrimonio fue ejemplarizante en la manera en que el hombre apoyó la exitosa carrera de su mujer. Con su saber estar 'a la alaskeña' y con su buena cara, Todd Palin, fue apodado cariñosamente como el 'first dude' de Alaska (algo así como 'primer colega') cuando ejerció de consorte de ella como gobernadora del estado más septentrional de los Estados Unidos, entre 2006 y 2009.

Sarah Palin, haciendo campaña en Washington. (Getty)
Sarah Palin, haciendo campaña en Washington. (Getty)

3. Las causas del divorcio oficiales son “incompatibilidad de caracteres”, pero parece más una cuestión de desgaste. Y no es una cuestión de nido vacío, sino de todo lo contrario. Sus cinco hijos, uno de ellos con síndrome de Down, han acabado por superar un amor forjado en los pasillos del instituto. Los disgustos de la prole se han sucedido en los últimos años: el mayor de sus hijos, Track, fue detenido en 2016 por violencia de género y hace un año por pegar a su propio padre, mientras que su hija Bristol se enroló en el reality show de 'Teen Mom OG', pues se quedó embarazada con solo 17 años en plena campaña de Palin por la vicepresidencia. Se cree que Todd ha pedido custodia compartida (el menor de sus hijos tiene 11 años) y también un reparto equitativo de los bienes.

4. Las finanzas de Sarah Palin: desde luego, no es el apartado que más pena nos da, pero lo cierto es que, pese al impacto popular de su figura, la fortuna que ahora van a repartirse los Palin tampoco es tan estratosférica. Ya en 2010 'Forbes' tituló un artículo diciendo "Lo que Sarah Palin cobra: es menos de lo que piensas". Al parecer no negoció tan bien como Michelle Obama el contrato editorial de su bestseller autobiográfico 'Going Rogue' (que vendió 2,2 millones de copias). Luego ha hecho documentales sobre Alaska para el Discovery Channel, ha firmado contratos con Fox News… y ha seguido vinculada a la política, pero su fortuna está valorada en 12 millones de dólares, muy lejos de cualquiera de sus equivalentes masculinos... y, según dicen las malas lenguas, muy cerca de la que Todd ha amasado en sus negocios privados.

Sarah y Todd Palin, cuando formaban pareja, en Alaska. (Getty)
Sarah y Todd Palin, cuando formaban pareja, en Alaska. (Getty)

5. Las burlas en las redes han sido demasiado crueles: si bien un personaje público se expone a la ridiculización de su labor pública (fantásticas las imitaciones que hizo Tina Fey en el 'Saturday Night Live' y muy conseguida la caracterización que Julianne Moore hizo de ella en el telefilme de la HBO 'Game Change'), las mofas que han surgido desde que se anunció su divorcio han llegado a ser de mal gusto. Bette Midler, siempre mordaz, quizá no estuvo de lo más acertada diciendo en Twitter que el marido de Palin buscaba “cambio y esperanza”, en referencia a la campaña de Obama que acabó con las esperanzas de vicepresidencia de Palin. Y lo escribió además imitando el acento de Alaska. Otros directamente celebraron la soltería de Todd Palin, un buen partido que vuelve ahora al mercado y al que los años han sentado de maravilla.

Sarah Palin, en una imagen de archivo. (Getty)
Sarah Palin, en una imagen de archivo. (Getty)

6. Precisamente por eso, nos gustaba ver que Todd, que aparentemente podía tener a cualquiera con su cuerpo de hombre de campo (participó y arrasó en el reality de entrenamiento militar para celebrities 'Stars Earn Stripes', donde lo apodaron Rambo) y esa cara y voz de niño bueno, seguía fiel a su novia de toda la vida. En este género ya solo quedaban ellos y Hugh Jackman y Deborra Lee Furness.

7. En 31 años habían superado muchos obstáculos: la gran decepción de Sarah al ver que Donald Trump no la rescataba para su gabinete, el grave accidente de moto de nieve que sufrió Todd o sus propias crisis –la más comentada había sido hace ahora 10 años-, así como la crianza de cinco hijos sin que ninguno de los dos renunciara a una exitosa carrera (la de él como empresario en el mundo de la pesca y el petróleo). En uno de los mítines de la Convención Republicana de 2008, en el momento en que McCain la lanzó a la primera línea de la política, Sarah dijo de su matrimonio: “Nos conocimos en el instituto y, 20 años y cinco hijos después, todavía es mi chico”. La petición de divorcio de Todd, en cambio, señala que ya no pueden vivir juntos como marido y mujer. Una pena, verdaderamente.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios