Logo El Confidencial
CINE

Jennifer Lopez: salud, dinero, amor... ¿y un Oscar a sus 50 años?

La cantante, actriz y empresaria tiene a la crítica a sus pies por su interpretación en 'Estafadoras de Wall Street'. Es una factoría de ganar dinero en sí misma

Foto: Jennifer Lopez, en la gala MET, en Nueva York. (Getty)
Jennifer Lopez, en la gala MET, en Nueva York. (Getty)

No es que Jennifer Lopez haya tenido muchas horas bajas en su vida desde que irrumpió en el mundo del espectáculo a finales del siglo XX. Durante años se preocupó de abrir los suficientes campos de acción para poder permitirse fracasar en algunos de ellos y que el buque de la marca JLo siguiera a flote. Tejió una inteligente red de seguridad empresarial basada en líneas de ropa, perfumes, zapatos, joyas, participación en programas televisivos o producción cinematográfica que le permitiera dar muchos palos de ciego como actriz –sus célebres fracasos al lado de Ben Affleck– o tener algún que otro flop como cantante tanto en inglés como en español –¿qué fue de ese disco de duetos con Marc Anthony?–.

Su libertad para cometer errores también le permitió ser algo díscola en el amor, casarse las veces que hiciera falta –tres antes de los 40 años– y no dejar de ser una mujer tan entregada a sus parejas como independiente para separarse en cualquier momento. Pero ese circo de Jennifer Lopez pocas veces ha conseguido tener todas sus pistas a pleno rendimiento. Y pocos esperaban que la 'Jenny from the block' alcanzara la cumbre de su plenitud personal, artística, física y financiera al cumplir los 50 años.

Jennifer Lopez, durante un concierto en Inglewood, California. (Getty)
Jennifer Lopez, durante un concierto en Inglewood, California. (Getty)

El pináculo al año JLo ha sido el inesperado éxito de 'Hustlers' ('Estafadoras de Wall Street' en España) la película que, costando 20 millones de dólares, va camino de los 60 en su segundo fin de semana y tiene a la crítica a sus pies desde que se vio por primera vez en el Festival de Toronto. Producida, realizada e interpretada por mujeres en un momento muy oportuno, Jennifer se reserva un papel secundario que eclipsa a todas las demás: Ramona, carismática matriarca de un club de striptease que lidia con los tiburones de las finanzas de Nueva York en la época de la crisis de 2008.

Jennifer Lopez con su pareja, Alex Rodriguez. (Getty)
Jennifer Lopez con su pareja, Alex Rodriguez. (Getty)

El despliegue interpretativo de una Jennifer Lopez más diva y autoconsciente que nunca (y ya es decir) le ha hecho sonar a Oscar, consiguiendo las mejores críticas de su carrera desde sus prometedores inicios –¿se acuerdan de 'Selena', 'Sangre y vino' o 'Giro al infierno'?– que luego quedarían diluidos por su tendencia a elegir (y producir) comedias románticas intrascendentes o fallidas películas de acción. Pero es que, además, ella es la productora de la cinta, por lo que está haciendo caja a base de bien, a la vez que deja a los espectadores verdaderamente anonadados con su apabullante despliegue físico.

No solo devora la cámara con sus habituales miradas desafiantes y su galería de modelitos imposibles, sino que ha entrenado duramente para subirse a la barra de striptease y no necesitar dobles de cuerpo –no existe otro trasero igual al suyo– para coreografías que quitan el hipo. Estos comentarios, nótese, no tienen nada que ver con desviar la atención de su talento, sino que forman parte de él. “Estar en forma y tener buen aspecto es parte de mi negocio. No puedes mentirte a ti misma sobre eso”, dijo en una ocasión. Esta película es un 3 en 1 del talento de la artista/mujer/reina de los negocios.

Por supuesto que, aunque 2019 está siendo el año de JLo, este llegó después de un 2018 menos mediático y más convencional. Eso, en su escala, significa que generó 43 millones de dólares que situaron su patrimonio en 400 millones. Fue el año en el que nadie la tomó en serio con su canción 'El anillo' (pa cuando) –casi 300 millones de visitas en YouTube– ni con una película tan menor como 'Second Act'. JLo parecía condenada a dejar sus célebres posaderas en talent shows como 'American Idol' o 'World of Dance' –por los que se embolsa, de todas maneras, 20 millones de dólares anuales– y a reducir su influencia musical a su residencia en Las Vegas, 'All I Have' (también rentabilísima).

Jennifer Lopez, en la alfombra roja de unos premios musicales en Los Ángeles.  (Getty)
Jennifer Lopez, en la alfombra roja de unos premios musicales en Los Ángeles. (Getty)

En 2019, a la suma mencionada hay que restar el presupuesto de su espectacular fiesta de cumpleaños, pero sumar lo que gane con 'Hustlers' y, quizá sobre todo, los 5 millones de dólares en los que está valorada la otra gran 'ganancia' de los últimos meses: el anillo de compromiso con el que Álex Rodriguez hincó rodilla. Y es que Jennifer Lopez, tras tres matrimonios entre insulsos (Ojani Noa y Chris Judd) y demasiado apasionados (Marc Anthony), parece haber encontrado el equilibrio con lo que empezó siendo un desfogue y terminó convirtiéndose en la pareja más admirada del entretenimiento latino en Estados Unidos.

J-Rod los llaman. Él, seis años menor que ella y retirado del béisbol, promete llevar al altar por cuarta vez a la diva del Bronx, el barrio en el que él triunfaba en el estadio de los Yankees. Y aunque suena a final feliz para el cuento de hadas, no dudamos tanto de la felicidad del momento como de que realmente sea un final. A JLo le queda cuerda para rato.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios