Logo El Confidencial
HABLAN POR TI

Descubre cuál es la forma de tus uñas: cómo conseguir la manicura de tus sueños

Tan importante como elegir el color del esmalte de tu manicura es dar con la forma que se adapte a tu gusto y a las características de tus uñas… ¿Aun no has encontrado la tuya?

Foto: Tus uñas, todo un mundo. (Unsplash)
Tus uñas, todo un mundo. (Unsplash)

La manicura se ha convertido en una nueva forma de expresión a través de la cual decir, por ejemplo, el grado de protagonismo que queremos en un día en concreto, nuestro gusto por la moda o lo arriesgadas que somos. Más allá del esmalte que sabiamente elijamos o si somos más de uñas naturales, acrílicas o de porcelana, la forma de nuestras uñas puede ser el quid de la cuestión.

A lo mejor nunca le habías dedicado mucho tiempo a la manicura precisamente porque no habías dado con la forma de uña correcta. Una guía rápida puede ser la respuesta antes de pedir cita en tu centro de estética.

Nada más sentarte frente a la esteticista, la pregunta que siempre se repite, acudas a donde acudas, es: “¿Con qué forma las llevas?”. Si de normal contestas: “Me da igual, la de siempre”, puedes estar cometiendo uno de los peores errores de belleza. Es como si en la peluquería te preguntan: “¿Cómo te corto el pelo?” y contestas: “Como tú quieras”.

Exacto, la diferencia entre esconder tus manos hasta que vuelvas a hacerte la manicura y subir fotografías a todas tus redes sociales presumiendo de tus uñas está, en gran parte, en la forma. Pero ahí no queda la cosa, si tus uñas son débiles y se suelen decapar por las esquinas, tienes que dar con la forma adecuada.

Ovalada. Una de las más comunes y sencillas. Con esta forma la uña parece más estrecha y alargada y, al limar los bordes, se evita que la uña se enganche y se parta.

Almendrada. Ovalada y alargada, con esta forma de uñas, los dedos parecen más finos. La punta está ligeramente afilada, sin llegar a convertirse en un pico. Muchas adictas a la manicura apuestan por este diseño que les permite creaciones más elaboradas.

Bailarina/coffin/ataúd. En internet puedes encontrar esta forma de uña con distintos nombres, pero el resultado siempre es el mismo. La uña se estrecha en la punta pero rematada de forma rectangular. Si eres fan de la manicura, seguro que la has probado con diseños con esmalte muy elaborados.

Stiletto. Forma de uñas apta solo para las más atrevidas, este tipo de manicura termina en punta, como un buen tacón de aguja. Si no estás habituada a llevar este tipo de diseños, tardarás unos días en acostumbrarte al día a día con ellas. Teclear no será lo mismo, pero tu manicura llamará la atención. Todas las celebs las llevan, de Rihanna a Blanca Suárez. Para este tipo de diseños es recomendable tener una uña fuerte o recurrir al acrílico para conseguir una forma perfecta que no necesite un constante retoque.

Rectangular o cuadrada. Puede que se trate de la más sencilla de realizar ya que con cualquier herramienta, tijeras o cortauñas consigues un corte recto, sin embargo, además de poco natural, las esquinas demasiado afiladas pueden partirse y engancharse con más facilidad, incluso encarnarse.

Squoval (cuadrada con bordes redondeados). Versátil donde las haya, esta forma de uña permite jugar con la naturalidad de las formas más redondeadas, pero sin renunciar a la forma rectangular, más sencilla y discreta.

Redonda. La más sencilla y tradicional de las formas es la redondeada ya que se aproxima en mayor medida a la forma original de la uña. La mejor forma de llevarla es en corto. Nada de enganchones ni roturas.

Y entramos en la zona de los diseños más arriesgados y puede que menos habituales, aunque su popularidad en los últimos años ha crecido como la espuma. Sus abanderadas son celebs adictas a los esmaltes y a los fotones de Instagram.

Picuda. Probablamente uno de los diseños más 'agudos'. No es necesario llevar las uñas demasiado largas, siempre y cuando la forma sea muy afilada.

Edge. Este peculiar diseño puede recordar un poco a la forma de una pluma estilográfica. La uña es alargada y está coronada por un triángulo equilátero a modo de pirámide.

Lipstick o labial. Cuando utilizamos mucho una barra de labios y con ella perfilamos todo el contorno con la mayor precisión posible, a menudo el labial adquiere una forma muy concreta, como curvada hacia un lado. Este diseño recrea exactamente esta forma.

Flare/wide. Aunque no sabemos cuál sería la traducción al castellano, su forma podría recordarnos a la de una escoba o un trapecio invertido. A diferencia del resto de manicuras, esta se ensancha en la punta. Necesita muchos cuidados para mantener su forma, pero permite lucir diseños muy elaborados.

Punta de lanza. Pocas presentaciones para esta forma de uña. Podríamos decir que es la hermana mayor de la aguja picuda/afilada en una versión más larga y que recuerda a un arma medieval.

Y ahora, ¿ya has elegido una forma que se adapte a tus gustos y que tus uñas puedan soportar?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios