Logo El Confidencial
CIAO, CIAO, MILÁN

El variopinto espectáculo de Gucci que cerró la Semana de la Moda de Milán

La firma italiana capitaneada por Alessandro Michele ha puesto el punto y final a la Milan Fashion Week con un show a lo grande, dentro y fuera de la pasarela

Foto: El front row de Gucci. (Getty)
El front row de Gucci. (Getty)

Después de ver desfilar a Jennifer Lopez cerrando el desfile de Versace con su mítico Jungle Dress, zambullirnos en la colorida piscina de Benetton, fichar los looks de celebs como Georgina Rodríguez o Nicole Kidman, o disfrutar de una explosión artística al más puro estilo picassiano a ritmo de las canciones de Rosalía en el desfile de Moschino, pensábamos que poco nos quedaba ya por ver en la Semana de la Moda de Milán, pero siendo Gucci el encargado de cerrar esta edición, donde hemos visto las propuestas de moda para la próxima primavera de 2020, era de prever que algo grande podría pasar.

Alessandro Michele, director creativo de la firma italiana, nos tenía preparado un original show que, su colección a un lado, destacó por tres hechos. Primero, por sentar en el front row a lo más variopinto del panorama celebrity actual. Segundo, por la insólita puesta en escena. Y tercero, porque dio lugar hasta a la reivindicación. Vayamos punto por punto.

Decimos que Alessandro Michele congregó en el Gucci Hub, el espacio que la firma italiana tiene en Milán y donde se produjo el desfile, a un front row de lo más diverso y variado porque así fue realmente. La actriz Sienna Miller, ataviada con un total look de inspiración setentera de la marca, el músico y estrella del rock Iggy Pop, el rapero estadounidense ASAP Rocky, la actriz y modelo francesa Lou Doillon, al actor Jared Leto, la influencer alemana Veronika Heilbrunner y los bloggers de moda Susie Lau y Bryanboy, entre un gran numero de nombres relevantes y de lo más variopintos.

La puesta en escena de Gucci para dar a conocer su colección de primavera-verano para 2020 añadió más focos de atención sobre la pasarela. Un gran espacio en blanco, el Gucci Hub, con una larga fila de cintas mecánicas que simulaban ser el interior de una clínica hospitalaria, con sus sillas de espera correspondiente al lado, iban dejando paso a las modelos. Una colección donde los uniformes, las prendas oversize y los looks working se mezclaban con el color y la fantasía.

Y si estos dos ingredientes no eran suficientes, va una de las modelos y acapara aún más atención con una protesta que, según han confirmado representantes de la casa Gucci, no estaba planeada, al menos por su parte. “La salud mental no es moda”, este es el mensaje que se pudo leer en las palmas de las manos de YaYa Bones cuando pasó delante de las cámaras. Se trata de una artista que se encontraba entre el grupo de modelos que abrieron el desfile ataviadas con prendas blancas que se asemejaban a camisas de fuerza.

La modelo explicó que esta protesta pacífica tuvo como objetivo exponer al gran público el mal gusto por parte de Gucci de “usar camisas de fuerza y outfits que simulan pacientes de una institución mental, mientras pasan en una banda automática como una pieza de carne”, dijo la modelo en su cuenta de Instagram. “Presentar estos problemas como un elemento para vender ropa es vulgar, sin imaginación y ofensivo para las millones de personas que son afectadas por estos problemas”, continuó YaYa Bones.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios