Muere Pierre Cardin, el diseñador clave del prêt-à-porter en la moda
  1. Estilo
  2. Moda
UN GENIO

Muere Pierre Cardin, el diseñador clave del prêt-à-porter en la moda

Pasará a la historia de la moda como uno de los más rompedores en el siglo XX, gracias a un estilo futurista y cargado de connotaciones artísticas

Foto: Pierre Cardin, en su Museo en París. (Pascal Le Segretain/Getty)
Pierre Cardin, en su Museo en París. (Pascal Le Segretain/Getty)

Pietro Costante Cardin, más conocido como Pierre Cardin, uno de los grandes diseñadores de moda que inició su andadura en el siglo pasado, ha fallecido a los 98 años de edad. Amante del teatro, una pasión que marcó su vida, y rompedor en el mundo de moda, su trayectoria constituirá una amalgama de negocios en los que la creatividad abrirá siempre nuevas perspectivas.

Sus orígenes se sitúan en Italia, en San Biagio di Callalta, en la región de Véneto, lugar en el que nació en el año 1922. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial obligó a su familia a trasladarse a Francia, para en 1945 asentarse en París.

Museo Pierre Cardin. (Getty)
Museo Pierre Cardin. (Getty)

Primeros pasos

Allí se dedicó a estudiar Arquitectura, pero es solo anecdótico porque comenzará a trabajar con dos modistas, primero con Jeanne Paquiny, después con Elsa Schiaparelli. En poco tiempo dio un salto grande, ya que en 1947 será el máximo responsable del atelier de Christian Dior.

No cabe duda de que el arte y la moda han estado muy presentes en la vida de Cardin. Uno de sus primeros pasos en este sentido se produjo cuando colaboró en el diseño del vestuario de la película 'La Belle et la Bête', de Jean Cocteau y Christian Berard. Este trabajo irá definiendo sus pasos posteriores.

Su trayectoria constituirá una amalgama de negocios en los que la creatividad abrirá siempre nuevas perspectivas

La negativa de la casa Balenciaga a admitirle en su plantilla en 1950 fue un acicate para él. Lejos de desanimarse, tres años después, en 1953, creó su propia casa en París y se introdujo en la alta costura. El estilo futurista que definió a Pierre Cardin se apreciaba ya en su primera colección. Destacó por aquel entonces su famoso vestido burbuja o 'robe bulle', que se caracteriza por una hechura de formas redondeadas. En ese mismo periodo abrió Eve, su primera tienda en la capital francesa.

Exhibición de Pierre Cardin en la Puerta de Brandeburgo, Berlín. (Sean Gallup/Getty).
Exhibición de Pierre Cardin en la Puerta de Brandeburgo, Berlín. (Sean Gallup/Getty).

Asimismo, podemos catalogarlo como uno de los grandes impulsores del prêt-à-porter. De hecho, lo introdujo en unos grandes almacenes de la época, Printemps, lo que en el sector de la alta costura no se vio con buenos ojos en un primer momento.

La pasión por el arte condicionó la vida de Cardin. Nuevas colaboraciones con artistas le llevaron a adquirir en 1966 el Théâtre des Ambassadeurs, que en 1971 inauguró como el Espace Cardin. En este emblema de París, el modisto expuso sus creaciones a la par que dio a conocer talentos de distintos sectores artísticos, principalmente grupos de teatro y músicos.

Más allá de la moda

El imperio de Cardin es inmenso. De hecho, fue uno de los primeros modistos en expandirse a otros mercados. Su mente abierta contribuyó a ello, sin duda, así como su buen talento para los negocios. Creó diseños en el sector del automóvil, propietario de los restaurantes Maxim’s, que compró en 1981, y lanzó una cadena de hoteles también con este nombre. Precisamente en 1983 empezó a ampliar su negocio de restauración en Nueva York (Estados Unidos), Londres (Reino Unido) y Pekín (China). En ese año también le nombran Chevalier de la Légion D'Honneur y recibe las insignias de Chevalier des Arts et des Letres.

Pierre Cardin, delante de algunas de sus creaciones. (Getty)
Pierre Cardin, delante de algunas de sus creaciones. (Getty)

Otro dato destacado: era propietario más de 700 fábricas por todo el mundo dedicadas a infinidad de productos, muchos de ellos del sector alimenticio, aunque también poseía marcas de perfumes, accesorios diversos, menaje del hogar, productos de papelería, etcétera.

Su trabajo en el ámbito de la alimentación provocó que en el año 2009 fuera nombrado embajador de buena voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Cardin aseguró en alguna ocasión que su forma de vida no varió desde que empezó a trabajar. Entendió el dinero solo como “un medio”. Siempre se autofinanció gracias a sus negocios, y exceptuando a sus perfumes, huyó de la publicidad y la notoriedad.

Merci, monsieur Cardin.

Tendencia moda
El redactor recomienda