Esta temporada necesitas un bolso extragrande para ir a la última
  1. Estilo
  2. Moda
MODA A LA ÚLTIMA

Esta temporada necesitas un bolso extragrande para ir a la última

El tamaño importa. Después de unas temporadas en que lo ridículo (en medidas) estaba de moda, vuelve la practicidad pensando en todas

placeholder Foto: Givenchy. (Cortesía)
Givenchy. (Cortesía)

Resulta paradójico que en una época en la que el bolso ha perdido toda su relevancia por la cantidad de tiempo que pasamos en casa, este se presente en un formato más grande que nunca. Quizá no es una paradoja sino una reivindicación porque, si tenemos en cuenta los tamaños que las principales firmas de moda han adoptado para sus complementos de cara a la primavera, resulta evidente que su objetivo es claramente el de no pasar desapercibidos.

Y no digamos ya si nos ponemos a analizar los desfiles que recientemente han tenido lugar en el marco de las semanas de la moda. Tanto en lo acontecido en París como en Milán el pasado mes de febrero, el llamamiento hacia una recuperación de los accesorios XXL se ha escuchado alto y claro. Tod’s, Marni y Salvatore Ferragamo apuestan por ellos en sus recién presentadas colecciones como Balenciaga y Valentino hicieron en su momento. Hasta Prada ha transformado su célebre bolso de nylon Re-edition 2000 a dimensiones mastodónticas para la próxima temporada. Directamente la pauta marcada roza el surrealismo.

Reivindicación en formato XXL

Han sido muchos años con el terreno cedido a los modelos mini, casi microscópicos en algunos casos -cómo olvidar el éxito de Le Chiquito de Jacquemus-, en los que no había forma humana de incluir en ellos algo más que el DNI, una tarjeta de crédito y unas llaves. En cambio, ante el contexto actual en el que mascarilla, gel hidroalcohólico y hasta guantes han pasado a ser elementos fundamentales de nuestro día a día, la tendencia ha dictado todo lo contrario. Los bolsos diminutos que funcionaban como mero adorno no se contemplan en la nueva normalidad. Ahora la demanda es, más allá de que protagonice el look, tener el espacio suficiente para llevar lo imprescindible… y lo que no lo es tanto. Y aunque puede que las dimensiones que se proponen sean exageradas, no por ello van a caer en el olvido. Porque que no los necesitemos no quiere decir que no vayamos a desearlos.

Nuevos tiempos, nuevas fórmulas

Ya se sabe que desde que algo se ve en la pasarela hasta que llega verdaderamente a nuestras vidas, hay un ciclo de la moda que debe cumplirse, de modo que, mientras esperamos que esas figuras desproporcionadas lo invadan todo, podemos ir adaptándonos poco a poco a las nuevas reglas. La transición a lo oversize no tiene por qué hacerse de manera radical. En eso ayuda la época del año a la que estamos a punto de dar la bienvenida, ya que tampoco es nada nuevo pensar en bolsos gigantes para los meses de calor. Los capazos nos acompañan desde que el termómetro empieza a aumentar sus grados y no iba a ser menos esta primavera-verano. Es la artesanía la que se impone no solo con estos clásicos, también con alternativas de paja, de macramé o realizadas a base de bambú. Materiales naturales y creaciones casi de orfebrería son claves para entender qué es lo que vamos a encontrar en las tiendas.

También lo es el formato, el tote bag y el saco. Ambos son los que están llamados reinar. El primero porque se adapta a absolutamente todo siendo completamente atemporal y, el segundo, porque ha sabido reinventarse atendiendo a las nuevas normas declinándose en tejidos suaves, moldeables y, por supuesto, más ligeros.

No es el volumen lo único del diseño que se acondiciona a estas premisas colosales. Las asas se vuelven más largas para permitir que sean más cómodos de llevar y las bases se hacen más sólidas y resistentes para soportar todo el peso. Todo para remar en la misma dirección a la que la moda se dirige desde hace más de un año: la practicidad.

Primavera Modelos Bolsos
El redactor recomienda