Logo El Confidencial
ruta gastronómica

Cinco restaurantes low cost en Madrid para subir con alegría la cuesta de enero

Comerás de lujo a un precio más que asequible y en un ambiente que te encantará. Hay comida fusión, tradicional, a las brasas y mucha creatividad. Te toca elegir. ¿A cuál irás?

Foto: Así es SUA, el asador del Grupo Triciclo. (Cortesía)
Así es SUA, el asador del Grupo Triciclo. (Cortesía)

Olvídate de la cuesta de enero en estos restaurantes que no solo te ofrecen una carta de excepción y un ambiente guay, sino también un precio a prueba de bolsillos posnavideños en plenas rebajas. Esta vez no toca DiverXO ni Santceloni, ni DSTAgE. Aquí, entre buey gallego, pizzas de masa madre y el flan que “siempre quiso hacer mi abuela” (literal), verás las cosas de otra manera. Con alegría, aunque ya no sea Navidad. No te pierdas estos cinco locales que son estilosos, dan de comer rico y se mueven en los límites del low cost (menos de 50 euros). Ya, podían ser más baratos, pero es que además tienen las otras dos B: las de buenos y bonitos.

Asador SUA: de 35 a 50 euros

Este es un templo de la carne ahora mismo en pleno corazón de las rebajas. Un asador que ofrece uno de los productos más tradicionales de la cocina vasca: la vaca vieja. Por algo se llama SUA, que significa 'fuego' en euskera. Aquí, en este nuevo reino del Grupo Triciclo (no te pierdas su Triciclo, en el barrio de las Letras, eltriciclo.es) podrás apuntarte a ese juego gastro tan chic que consiste en maridar vino con cortes como el tomahawk, el chateaubriand o el cube roll. Y todo, claro, asado a las brasas de la mano del chef Javier Mayor, que a veces protagoniza sus propios gastroshows. Como si estuvieras en Tolosa o en Durango.

El Asador SUA rinde homenaje a la cocina vasca. (Cortesía)
El Asador SUA rinde homenaje a la cocina vasca. (Cortesía)

Un plus: su barra informal para comer rápido y su terraza cubierta con mesas de madera.

Dónde: en la zona Gourmet Experience, de El Corte Inglés de La Castellana. C/ Raimundo Fernández Villaverde, 79.

La Ventana de Flavia: 35 euros

Toca ahora cocina italiana con el toque internacional que le da su asesor gastronómico, Izu Ani, uno de los mejores chefs del mundo, detrás de los restaurantes La Petite Maison y Gaia de Dubái. El resto corre a cargo de Carolina Damm, que es quien compone la cocina del día a día en este restaurante del barrio de Salamanca que presume de pastas frescas (tagliatelle con salsa de tomate cherry de Sicilia...), pizzas de masa madre y su imprescindible insalata di burrata con trufa, pero también de carnes, pescados y verduras a la brasa en horno Josper y su postre estrella, el cheesecake de maracuyá. Por cierto, es perfecto para fiestas, eventos y esos apetiosos afterworks (ristoranteflavia.com).

La Ventana de Flavia está en pleno barrio de Salamanca. (Cortesía)
La Ventana de Flavia está en pleno barrio de Salamanca. (Cortesía)

Un plus: la decoración de la arquitecta rusa Elena Kardash, que ha puesto su sello en una coqueta terraza cubierta, una barra en azul marino sobre un suelo de colores de mármol y el restaurante con chimenea y ramos de rosas.

Dónde: NH Lagasca. C/ Lagasca 64.

Ochenta Next Door: 30 € (y un menú de 14,80)

No te creas que lo del menú es cosa menor. En este restaurante (ochentanextdoor.coom), hermano del Ochenta Grados, que fue primero, está compuesto por platos dignos de uno de los llamados menús gastronómicos, creativos y refinados. O como dicen sus propietarios, Óscar García Torrente y José Manuel Vidal, que pasaron por Arzak y Zuberoa, “ofreciendo la mejor de las experiencias culinarias manteniendo siempre unos precios ajustados”. Enamorados de los miniplatos, ofrecen esta vez una carta viva y cambiante donde priman los platos para compartir. A saber: jarrete en rulo con foie, ensalada de patata y emulsión de rúcula, o el lomo de merluza, meunière y ñoquis al parmesano. En el menú, primeros como unos ravioli de setas con jamón ibérico o un gazpacho de mango; segundos como pescado del día con crema de zanahoria y berros, y postres como ese 'flan que siempre quiso hacer mi abuela'.

Ochenta Next Door, pensado para compartir. (Cortesía)
Ochenta Next Door, pensado para compartir. (Cortesía)

Un plus: tienes una 'sucursal' en pleno centro, el Ochenta Grados Malasaña, un bistró muy chic.

Dónde: Paseo Tierra de Melide, 4. Las Tablas.

Bacira, 35 euros (y un menú de 14,50)

El Bacira (bacira.es) está ya por méritos propios en todas las rutas gastronómicas que atraviesan la capital, que también lo es de la cosa culinaria. Pues bien, el afamado restaurante de Gabriel Zapata, Vicente de la Red y Carlos Langreo ha empezado el año con buen pie, recuperando su muy solicitado menú del día (de lunes a viernes en horario de comidas), que tiene platos, como toda su carta, realmente adictivos. Por ejemplo, maki de salmón con aguacate y queso, pollo gratinado con bechamel de ají amarillo, huevo a baja temperatura con migas y panceta ahumada, y fresas guisadas con nata. En la carta, clásicos como el tiradito de dorada con vieira, las albóndigas de rabo de toro y novedades como los buñuelos de merluza con salsa sweet chili. Es pura fusión Asia-Mediterráneo.

En Bacira te chuparás los dedos. (Cortesía)
En Bacira te chuparás los dedos. (Cortesía)

Un plus: su local, sin pretensiones pero bonito, todo muy blanco y con cierto aire vintage, columnas mediante, que augura una cocina igual. Joven, arriesgada y sublime.

Dónde: C/ del Castillo, 16.

Cachivache Taberna: 25 euros

En la primera taberna que abrieron Javier y Paco Aparicio (en 2013), la cocina es sencilla, de temporada, basada en la tradición y sin estridencias, y los precios más que asequibles, así que lo metemos ya pero ya en nuestra lista. Puedes elegir entre la barra, con dos zonas de mesas altas para tapear (patatas bravas, torreznos o ensaladilla rusa, clásicos entre los clásicos), tomar el aperitivo o lo que se tercie; el comedor, donde degustar la cocina de Javier (hablamos de rollitos de cordero con raita de yogur o albóndigas de butifarra del Valle de Arán, y postres como la torrija de sobao pasiego El Macho), y la terraza, que abre solo en temporada (cachivachetaberna.com).

Cachivache Taberna, como meterse en un almacén gastro. (Cortesía)
Cachivache Taberna, como meterse en un almacén gastro. (Cortesía)

Un plus: el interiorismo de Ping Pong Arquitectura, basado en materiales naturales en bruto y una distribución que recuerda a la de un almacén.

Dónde: C/ Serrano, 221.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios