Logo El Confidencial
Estilo de vida ecológico

Con estos 6 sencillos pasos podrás alardear de tener una rutina 'ecofriendly'

Para disminuir nuestra huella ecológica no es necesario cambiar drásticamente las costumbres, basta con hacer alguna de estas cosas para contribuir a la causa verde

Foto: Jardín vertical con botellas de plástico. (IStock)
Jardín vertical con botellas de plástico. (IStock)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Seguro que habéis notado que ahora hay una tendencia a llevar un estilo de vida ecoconsciente. Esto puede ser por dos motivos: la primera y la más lógica es que finalmente nos hayamos dado cuenta de que el daño que le hemos hecho al planeta puede ser irreversible en muy poco tiempo. Por otro lado, el segundo motivo es que vemos cada vez más que artistas, políticos e influencers toman medidas (por más pequeñas que sean) para disminuir el impacto ecológico de su estilo de vida.

Tenemos hasta 2030 para disminuir en un 45% las emisiones de dióxido de carbono, ese es el límite para evitar que las temperaturas asciendan a niveles catastróficos. Pero antes este panorama, ¿qué puedes hacer tú para aportar tu granito de arena? Puedes hacer mucho y con muy poco esfuerzo.

Que no cunda el pánico, no te pediremos que abraces la vida vegana y que compres solo comida 100% orgánica, básicamente porque entendemos que es un estilo de vida que no todas las personas están dispuestas a asumir. Lo que sí te diremos son 6 consejos muy sencillos con los que puedes comenzar tu transición hacia un estilo de vida más amigable con el medio ambiente.

Di adiós a las bolsas de plástico

Intenta limitar al máximo el uso de bolsas plásticas y cuando tengas que comprar alguna (porque no te queda otra opción) asegúrate de que sea de plástico biodegradable o reciclado. Una de las cosas que puedes hacer es que en vez de ir a hacer la compra con bolsas de plástico, llevas unas cuantas de tela que podrás reutilizar las veces que desees.

Si piensas que no es una medida que haga la diferencia, piénsalo dos veces: una bolsa de tela equivale a 1.000 bolsas de plástico que dejas de usar. Por otro lado, como no todo tipo de compra nos cabe en bolsas de tela, siempre puedes llevar el carrito de la compra o contratar el servicio de transporte que suelen tener la mayoría de los supermercados.

Bolsas de algodón y frascos para una compra ecológica. (iStock)
Bolsas de algodón y frascos para una compra ecológica. (iStock)

Compra a granel

Transpórtate a aquel vago recuerdo de tu infancia de cuando ibas a hacer la compra con tu madre o abuela al mercado del barrio. Entraban en una pequeña tienda donde todo lucía abarrotado con sacos enormes de legumbres y frutos secos que te pedían a gritos coger la pala y moverlos sin parar. Este recuerdo debe volverse realidad.

Cuando compramos en tiendas a granel, favorecemos muchísimas causas. Además de promover la economía local y beneficiar a los pequeños agricultores, también disminuimos el consumo de plástico al no comprar los alimentos preempacados con plástico de los grandes supermercados. Y si quieres dar un paso más, para recolectar tu compra en estos sitios, puedes llevarte bolsas pequeñas de tela o frascos de vidrio.

Venta al granel, imagen de archivo. (iStock)
Venta al granel, imagen de archivo. (iStock)

Pajitas y cepillo de dientes eco

Los cepillos de dientes con mango de plástico no son biodegradables y además los dentistas recomiendan cambiarlo cada 3 o 4 meses. Si hacemos un cálculo rápido, podemos decir que solo una persona comprará y tirará aproximadamente unos 320 cepillos de dientes a lo largo de su vida. Algo parecido ocurre con las pajitas, que por más insignificantes que parezcan, contaminan muchísimo. Para que nos ubiquemos, en Estados Unidos se usan aproximadamente unas 500 millones de pajitas al día.

Ante estas dos realidades, los cepillos de dientes de bambú y las pajitas de bambú (o acero inoxidable) son una alternativa ecológica ante un contaminante feroz. Cabe acotar que el bambú, además de ser una de las plantas que más rápido crece en el mundo, tiene propiedades antibacteriales que hacen que para su cultivo no sean necesarios los pesticidas.

Cepillos de dientes de bambú. (IStock)
Cepillos de dientes de bambú. (IStock)

Baterias recargables

Las baterías desechables son grandes contaminante del agua y cuando se gastan deben dejarse en un punto limpio o depositadas en un contenedor especial. Si las sustituyes por baterías recargables no solo contribuyes al medio ambiente, sino que también terminarás ahorrando mucho dinero.

Baterías recargables. (IStock)
Baterías recargables. (IStock)

Preferencia por lo reciclado

El principio fundamental que siguen las personas que viven una vida sin desperdicio es el de reutilizar todo al máximo. Esto significa en muchos casos darle una segunda utilidad a las cosas que ya no nos sirven para lo que originalmente las adquirimos. Por este motivo cuando tenemos la necesidad de comprar algo, lo correcto sería priorizar los productos elaborados con materiales reciclados.

En la actualidad, una gran cantidad de productos son elaborados a base de materiales reciclados. Ahora podemos encontrar libretas, adornos, bolígrafos, mochilas, e infinidad de cosas más que son fabricadas a raíz de darle una segunda vida a materiales desechados.

Libretas de papel reciclado. (IStock)
Libretas de papel reciclado. (IStock)

La copa menstrual

Si eres mujer, puedes ir un paso más allá no solo por el planeta tierra, sino también por tu bolsillo. Durante la vida fértil (alrededor de 40 años) las mujeres gastan en compresas y tampones un total aproximado de 1.100 euros y generamos un residuo estimado de 136 kg. Puede que haya compresas de algodón que son biodegradables, pero los envases de plástico y los envoltorios no lo son y perjudican al medio ambiente.

Incluso con nuestra rutina menstrual podemos vivir una vida más ecofriendly y de ‘cero desperdicio’. Es tan sencillo como cambiarte a la copa menstrual por un coste promedio de 15 euros ya que la puedes reutilizar las veces que quieras.

¿Te apuntarás a la copa menstrual? (iStock)
¿Te apuntarás a la copa menstrual? (iStock)


¿Y tú? ¿Te atreves a asumir el reto de una vida más consciente con el planeta tierra?

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios