Los secretos de Quintos de Mora: la finca en la que Pedro Sánchez pasará las Navidades
  1. Estilo
  2. Ocio
Patrimonio Nacional

Los secretos de Quintos de Mora: la finca en la que Pedro Sánchez pasará las Navidades

Esta casa de campo de casi 7.000 hectáreas, ubicada en Toledo, se ha convertido en escenario de grandes encuentros y reuniones 'secretas' en las que se ha decidido el futuro de España

Foto: Pedro Sánchez y su mujer Begoña, en mayo de 2016. (Getty/Carlos Alvarez)
Pedro Sánchez y su mujer Begoña, en mayo de 2016. (Getty/Carlos Alvarez)

Las fiestas están a la vuelta de la esquina. En plena búsqueda de pruebas de antígenos para poder rodearnos de nuestra familia más cercana, Moncloa ha organizado un dispositivo para que Pedro Sánchez se desplace hoy a la finca sita en los Montes de Toledo, Quintos de Mora. Allí el presidente pasará la Navidad con su mujer y sus dos hijas, según lo publicado por El Confidencial, en un lugar de Patrimonio Nacional donde disfrutará de unos días de descanso, si la situación actual se lo permite.

No es la primera vez que Pedro Sánchez elige esta finca para celebrar un evento importante para él. A principios del año 2019, hace dos años aunque parezca que hayan pasado muchos más, PSOE y Unidas Podemos celebraban su recién estrenado gobierno de coalición con un retiro conjunto para preparar el año político que comenzaba.

placeholder El equipo de Gobierno, a principios de 2019 en Quintos de Mora. (EFE)
El equipo de Gobierno, a principios de 2019 en Quintos de Mora. (EFE)

Quintos de Mora es un impresionante espacio de más de 6.800 hectáreas, adquiridas por el Patrimonio Forestal del Estado en 1942 en Los Yébenes (Toledo), que fueron en su día apodadas como el ‘rancho de Aznar’. Glamour y aire fresco a menos de dos horas de Madrid, donde encontrar la paz y tranquilidad en unos terrenos que si hablasen tendrían mucho que contar.

¿Lo primero? Ríos de tinta sobre José María Aznar, quien adoptó la imponente vivienda que preside la finca como segunda residencia durante sus años como presidente del Gobierno. Allí, no solo se fotografió junto a George W. Bush en 2001 (unas imágenes que dieron la vuelta al mundo), sino que a raíz de ese encuentro y tras un descuido de Condoleezza Rice, fue apodada con el nombre con el que aún algunos se refieren a ella.

placeholder José María Aznar y George W. Bush pasean por la finca Quintos de Mora. (EFE)
José María Aznar y George W. Bush pasean por la finca Quintos de Mora. (EFE)

El 'rancho de Aznar'

Y no es para menos. El que fuera líder de Partido Popular durante más de 14 años se sirvió con exceso de las maravillas de Quintos de Mora para agasajar a mandatarios del mundo entero, tras el éxito mediático con Bush. Los por entonces primer ministro marroquí Driss Jettou y presidente de Francia, Jacques Chirac, en junio y septiembre de 2003 respectivamente, fueron algunos de ellos. Otros como Tony Blair, que confesaba recientemente que no había fregado los platos desde 1997, incluso, fueron recibidos junto a sus esposas.

Pese a todo, los políticos extranjeros no fueron sus únicos invitados. Aunque las funciones representativas y de atención internacional fueron la excusa más frecuente para su recurrente visita, lo cierto es que también la utilizó con fines del propio partido.

placeholder Aznar y Ana Botella, junto a Tony Blair y su mujer en Quintos de Mora. (Reuters)
Aznar y Ana Botella, junto a Tony Blair y su mujer en Quintos de Mora. (Reuters)

A finales de agosto de 2003, año en el que la finca cobró mayor relevancia. El expresidente del Gobierno mantuvo una reunión de dos días en las dependencias de la finca con Mariano Rajoy, que recientemente publicaba un libro, quien por aquel entonces era vicepresidente del Gobierno. El motivo se conocería poco después.

El que hasta entonces había sido su mano derecha dejaría la vicepresidencia pronto. A la vuelta del fin de semana, Mariano Rajoy fue designado públicamente por Aznar como su sucesor en el Partido Popular y, unos meses más tarde, pasaría a ser líder de la oposición en el Congreso. Fue a la vuelta de su retiro de fin de semana cuando pronunció la famosa frase “Mariano, te ha tocado”.

placeholder Mariano Rajoy y José María Aznar. (EFE)
Mariano Rajoy y José María Aznar. (EFE)

Felipe González y Zapatero también lo usaron

Aznar, del que analizábamos su situación laboral a principios de este año, no fue el único presidente en aprovechar las ventajas de un ambiente distendido y relajado, como el de esta finca toledana. Siguiendo el ejemplo de su antecesor y aunque él era más de Doñana, José Luis Rodríguez Zapatero también recibió a líderes extranjeros en las dependencias privadas de la finca.

Uno de ellos fue el presidente brasileño Lula da Silva, con el que paseó por las hectáreas de la propiedad, mientras una nube de fotógrafos recorrían el camino junto a ellos.

placeholder Lula da Silva y Zapatero, en Quintos de Mora. (Reuters)
Lula da Silva y Zapatero, en Quintos de Mora. (Reuters)

Por su parte, años antes, Felipe González también encontró en Yébenes la intimidad necesaria para abordar temas tan delicados como la entrada en política de Baltasar Garzón a principios de los 90.

El retiro de Tejerina

A pesar de que su uso durante las últimas legislaturas ha sido prácticamente inexistente, en alguna ocasión, desde principios de los 2000, se ha vuelto a abrir a representantes del Gobierno.

placeholder Isabel Garcia Tejerina. (Reuters)
Isabel Garcia Tejerina. (Reuters)

En noviembre de 2016, la ministra Isabel García Tejerina convocó allí a los altos cargos del nuevo Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) para realizar lo que la prensa denominó un 'retiro espiritual e intelectual' de dos días.

Hoy Quintos de Mora vuelve a la actualidad, en este caso por acoger, en la más estricta intimidad, un evento memorable para la familia del presidente del Gobierno. Una Navidad muy petit comité en un momento social en el que la mayoría de los españoles también evitaremos celebrar fiestas con grandes grupos, sin embargo, con no tanta suerte de poder hacerlo rodeados de naturaleza y en un enclave natural digno de elogios.

José María Aznar Mariano Rajoy Pedro Sánchez
El redactor recomienda