Logo El Confidencial
ENTREVISTA EXCLUSIVA

El nuevo Antonio Carmona, sin complejos: “Don Juan Carlos me parece un fiera”

El excomponente de Ketama ha abierto a Vanitatis las puertas de su casa madrileña. Nos cuenta como vivió en sus carnes el racismo y no en su barrio de Campamento

Foto: Antonio Carmona para Vanitatis. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Antonio Carmona para Vanitatis. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

Antonio Carmona se encuentra en plena forma después de que hace unos meses viviera uno de los momentos más críticos de su vida. El pasado mes de octubre, el cantante pasó unos días en coma inducido, días en los que, según ha contado, vio a Ángel Nieto al pie de su cama. Ahora tiene por delante una gira importante para presentar su último trabajo, ‘Obras son amores’, donde destaca el tema ‘Me encanta’, dedicado a su padre, al que estaba muy unido. “¡Lo echo de menos todos los días de mi vida!”

El excomponente de Ketama ha abierto a Vanitatis las puertas de su casa madrileña. Nos cuenta como vivió en sus carnes el racismo y no en su barrio de Campamento, sino mucho después. Apoya a las jóvenes gitanas para que salgan de casa y sean abogadas, juezas, médicos. Cuando se casó con Mariola Orellana su madre dejó de hablarle porque ella era de otra raza. “Iba a casa, dejaba a las niñas y no entraba”. Al cabo del tiempo la relación maternal se arregló. Se declara admirador del rey Felipe y de su padre, don Juan Carlos, con el que ha coincidido en varias ocasiones. “Los gitanos somos muy monárquicos”, asegura.

P: Estás en plena forma. Ahora empiezas la gira con ‘Obras son amores’...

R: Fue un momento crítico en mi vida y gracias a Dios estoy estupendamente. Esta gira la empiezo con muchas más ganas y cuidándome mucho. El disco está funcionando muy bien.

P: ¿A qué te refieres con esa manera de vivir especial que tenéis los artistas?

R: Yo empecé con trece años y estuve en Los Canasteros con Manolo Caracol, Lola Flores y otros grandes artistas hasta los 18 años. Los flamencos podemos acabar a las cuatro de la mañana o más tarde. Y eso te deteriora bastante. Pero era lo que había. El tablao es muy duro, pero me dio una base profesional y humana importantísima.

Antonio Carmona con su guitarra. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Antonio Carmona con su guitarra. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

P: ¿Te ha cambiado la vida tras pasar un tiempo en la UVI en coma inducido?

R: SÍ, claro. Con respecto a mí mismo y a las personas que me rodean. Estoy más pendiente de la gente que me quiere. No nos damos cuenta de la fragilidad de la vida. Hoy estamos y a la media hora puedes desparecer. No tengo palabras para agradecer el gran cariño que he recibido de personas que no conozco de nada y que seguramente no veré en mi vida.

P: Alejandro Sanz, Lolita, Niña Pastori y José Mercé fueron algunos de los artistas que lo pasaron muy mal y que estaban pendientes de tu evolución...

R: Sí, y mi gente de mi antiguo barrio de Campamento (Madrid), donde viví desde pequeño.

P: ¿Te dabas cuenta de la situación crítica en la que te encontrabas?

R: Estaba sedado, pero en algunos momentos abría los ojos. A mí me cuidaron los ángeles terrenales (Mariola y mi familia) y los espirituales como mi padre. Fue muy curioso porque vi al pie de la cama dos figuras transparentes. Una era mi padre y el otro Ángel Nieto. Y pensé: “Dios mío, qué chungo es esto. ¿Qué me está pasando?”

P: Tus hijas también se dedican a la música y han vivido fuera de España. ¿Has sido un padre duro?

R: Se han criado en un ambiente muy abierto, pero con normas que había que cumplir. Les hemos enseñado que hay que tener cuidado, que el mundo es complicado y que hay malas personas por las calles. Mira lo que ha pasado con Diana Quer y otros niños que desaparecen. Les decimos que no hay que vivir con susto, pero sí con cuidado. Tienen una base cultural y de valores importantes para que funcionen independientes en la vida.

P: ¿Quién es más permisivo, tú o Mariola, tu mujer?

R: Creo que yo soy más blando. Mariola es más dura. Ella es mánager y por lo tanto es más estricta.

P: Formas parte de la cuarta generación de artistas. Tus hijas ya son la quinta.

R: Así es. Lucía, de 21 años, ya tiene once temas que ha compuesto. Y Marina ha hecho musicales y ahora está metida en el cine.

P: Vivisteis cuatro años en Estados Unidos, ¿se respeta más el flamenco fuera?

R: Llama más la atención fuera de España. Yo he tenido mucha más suerte que a lo mejor otros, porque sé tocar el flamenco más puro y también mezclarlo con soul, country, pop… Soy más versátil.

Carmona en una foto tomada en Madrid el pasado lunes. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Carmona en una foto tomada en Madrid el pasado lunes. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

P: Mecano o los Beatles no volvieron a unirse. ¿Y Ketama?

R: Posiblemente sí. Somos familia y nos llevamos muy bien. Lo que sucede es que cada uno tiene su vida musical y es más complicado. Nos separamos porque teníamos inquietudes diferentes. Empecé con Ketama con 13 años y nos dimos cuenta de que había que crecer por separado.

P: Has recibido críticas de los llamados flamencos ortodoxos, a los que no les gustan las mezclas. A veces han sido muy duros...

R: No entendían por ejemplo que metiéramos batería o guitarras eléctricas. En Andalucía nos daban por todos lados. Críticas feroces. Nosotros trabajábamos más de Despeñaperros hacia arriba que para abajo. Es un mundo muy clasista. Gracias a nosotros hubo gente que se aficionó al flamenco que de otra manera no lo habrían hecho nunca.

P: ¿Siempre quisiste dedicarte a la música?

R: A mí lo que me gustaban eran los coches, los 'rallies', la mecánica. Y no se me da mal arreglarlos.

P: Entre los gitanos las tradiciones son a veces muy duras...

R: Sí, pero también esto está cambiando. Me gusta que las gitanas no se queden en casa y salgan a estudiar, vayan a la universidad. Hay una generación de médicos, jueces, abogadas, arquitectas...

P: ¿Por ser gitano sufriste acoso de pequeño?

R: Vengo de un barrio, Campamento, donde no existía el racismo. Y los únicos gitanos que había eran nuestra familia y dos más. Yo lo he sufrido después, de mayor, en otro barrio. Venían a mi casa, me pintaban el coche con cosas como “gitano vete de aquí”. Y aún ahora hay veces que los taxis no me paran.

P: En tu casa también hubo cierto lío al casarte con Mariola, con la que llevas 27 años.

R: Mi familia me dejó de hablar. Mi madre no quería saber nada de mí, ella era muy gitana. Dejaba a las niñas en su casa y yo no entraba. Y así un tiempo largo. Yo siempre fui un buen hijo y lo acepté. Qué iba a hacer...

P: Fuiste valiente.

R: Sabía que el tiempo lo solucionaría todo, como así fue. Cuando veía a mis primas, que se casaban con matrimonios concertados, me ponía malo.

Antonio Carmona en su casa llena de recuerdos. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)
Antonio Carmona en su casa llena de recuerdos. (Foto: Daniel Sánchez Alonso)

P: El rey Felipe acaba de cumplir 50 años, ¿crees que ha cambiado la imagen de la monarquía desde la abdicación?

R: A los gitanos nos gusta mucho la monarquía. El padre, don Juan Carlos, me parece un fiera. Se tuvo que enfrentar a situaciones muy complicadas. El hijo también me gusta.

P: En ‘Obras son amores’ hay un tema, ‘Me encanta’, dedicado a tu padre, que falleció tras años de alzhéimer.

R: Mi padre ha sido la persona que más he querido en el mundo. Me tocó con su varita mágica para que fuera músico. Él era un grande entre los grandes. Fíjate que cuando yo nací estaba en la Casa Blanca tocando para los Kennedy. La manera de despedirme de él cuando murió era dedicarle lo mejor que sé hacer, que es este tributo en forma de canción.

Fotos de Daniel Sánchez Alonso y maquillaje de Caritina Ramos Higuera para MAC

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios