Los Corbín Barberá, la familia más querida de Rita que ahora tiene problemas
  1. Famosos
POLÍTICA

Los Corbín Barberá, la familia más querida de Rita que ahora tiene problemas

La alcaldesa de Valencia, que falleció sin hijos, tenía especial cariño por sus sobrinas. La única que le ha seguido los pasos ha sido Rita Corbín, afiliada a Vox e hija del abogado ahora investigado

Foto: Rita Barberá, durante un mitin en Valencia. (Getty)
Rita Barberá, durante un mitin en Valencia. (Getty)

Cuando falleció Rita Barberá, sin marido y sin hijos, fueron sus hermanas, sus cuñados y sus siete sobrinos los que tomaron el papel de viudos y viudas. En Valencia, todo el mundo sabía que las hermanas Barberá Nolla fueron siempre uña y carne. Carmen Luisa, la mayor, reside en Murcia con su marido, un prestigioso cirujano, y ha sido la más alejada de la actividad pública de la exalcaldesa. Más conocidas eran las otras dos hermanas de Rita, María José, casada con el gestor Enrique Sospedra, y Asunción, casada con el notario José Corbín, ahora investigado por la UCO por el cobro de unos presuntos sobornos.

[LEA MÁS: Golpe de la UCO a la familia de Rita Barberá]

Totón (como se conoce a Asunción) rindió su particular homenaje a la familia al bautizar a sus hijas con los mismos nombres de sus hermanas: Asunción, María José y Rita. En ellas se refugiaba la exalcaldesa cuando dejaba el mando en el Ayuntamiento de Valencia. Nunca trabajaba los viernes por la tarde, su taxista de confianza o alguien de la familia pasaba a recogerla a su casa de alquiler de la calle General Palanca, en el centro de Valencia (improvisado altar estos días) para llevarla a una casa que María José y Enrique poseen en Jávea. O se marchaba unos días a casa de sus amigos, la familia Carpi.

placeholder José Corbín y su hija Rita, por las calles de Valencia. (EFE)
José Corbín y su hija Rita, por las calles de Valencia. (EFE)

Totón Barberá fue mucho tiempo la mano derecha de la alcaldesa. Era la jefa de gabinete del consistorio valenciano. Rita Corbín Barberá, una de sus hijas, es de hecho la única que ha seguido el legado político de su tía Rita. La joven abogada se afilió a Vox el año pasado y su nombre suena con fuerza para ocupar alguno de los primeros puestos de las listas de la formación política para Valencia. Aunque, tal y como publica El Confidencial, toda la familia está siendo investigada por la UCO y esto puede cortocircuitar su fugaz carrera política.

[LEA MÁS: A la venta por 850.000 euros el piso de Rita Barberá]

Pero no solo la joven letrada encarna el cariño de los sobrinos por su tía. Rita era "el pilar de la familia", a la que concebía como un matriarcado al que cobijaba bajo su amplísimo manto. Coté (de María José), una sobrina, tomó la palabra durante el funeral de Barberá para leer una carta escrita a medias con el resto de sus primos. María José mantenía desde niña una especial relación con su tía Rita. Cuando era una cría acompañó a la entonces alcaldesa varias veces a algunos actos oficiales, como la Cabalgata de Reyes o Expojove. El texto conmovió a los asistentes y mostró a una Rita insospechada para el vulgo, la que hincaba las rodillas y se disfrazaba con ellos en nombre de la llamada brigada antidestrucción.

placeholder Algunas sobrinas de Rita Barberá, en su último adiós. (EFE)
Algunas sobrinas de Rita Barberá, en su último adiós. (EFE)

"Esto no tenía que haber pasado. No pensé que tendría que escribir esta carta tan pronto", comenzó, para acordarse después de la tía Rita: "Nos disfrazabas, jugabas con nosotros, igual que nos reñías y estabas atenta a cualquier dificultad". Como en el caso de Jacobo, el hijo de Miguela Carpi, también los sobrinos quisieron identificar a los que ellos consideran culpables de su desgracia: "Todos aquellos que te han abandonado o perseguido sin descanso han acabado contigo. Los que no te conocían te han roto el corazón".

Según los indicios de los investigadores, Corbín sacaba partido de su condición de cuñado de Rita Barberá para obtener mordidas de empresarios interesados en obtener contratos municipales. La sombra de la alcaldesa sigue, a día de hoy, siendo alargada.

Rita Barberá