Logo El Confidencial
SOLTERO DE ORO

Gonzalo de Castro: un abogado “borde” con seis hermanos y 2 novias (muy conocidas)

Le conocimos como camarero en '7 vidas', aquella serie que sirvió de catalizador de tantos actores que luego han hecho carrera. Pero él en realidad iba para abogado...

Foto: Gonzalo de Castro, en el Festival de Málaga. (EFE)
Gonzalo de Castro, en el Festival de Málaga. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Gonzalo de Castro iba para rey de los monos: “Yo de pequeño hacía muy bien el grito de Tarzán. Para mí era un héroe. Ese mito del hombre mono, desnudo, y los árboles...”, contaba en una entrevista hace algunos años. Pero, claro, de pequeño todos tenemos unos sueños que luego no se materializan. Así que cuando vio que lo de ganarse la vida dando gritos no le llevaría lejos se metió a estudiar la carrera de Derecho, que no llegó a terminar porque en quinto ya vio que aquello no iba con él y volvió a lo de ganarse la vida con gritos, o al menos interpretando a personajes imaginados.

“Mi padre envejeció diez años en un día, y mi madre me sonrió: sabía, hacía tiempo, que era mi vocación. Empecé tarde, con 25 años. Quiero pensar que dentro de la inconsciencia sabía lo que hacía. Tenía que intentarlo”, recordaba el actor en una entrevista para 'Magazine' cuando le preguntaron cómo se tomó su familia que colgara la toga y se olvidara de las leyes. “Fue la decisión más importante de mi vida. Arriesgué y creo que gané”.

Gonzalo de Castro y Gines García Millán,  durante el rodaje de 'La maldición del guapo'. (EFE)
Gonzalo de Castro y Gines García Millán, durante el rodaje de 'La maldición del guapo'. (EFE)

Lo que nunca se había planteado fue ser médico, algo que sí ejerció en la serie que le afianzó como uno de los actores más versátiles de la escena: 'Doctor Mateo'. “Somos siete hermanos. Evidentemente, jugaría a los médicos, a las enfermeras y a los cirujanos”, comentaba en las entrevistas que le hacían coincidiendo con el éxito de la producción. En una charla mantenida con 'El País' reconocía que compartía con el personaje algunos rasgos de carácter: “Soy borde, atildado y duro. No necesito ningún ejercicio particular para hacer de Mateo”, explicaba. También ha confesado ser “más escéptico y estoy más desengañado”. Cosas de la edad.

Nacido en el mismo año que asesinaron a Kennedy, Gonzalo ha cumplido este año 57 años. No le gusta la noche porque, como ya ha confesado alguna vez, vivió los 80 y la movida: "Ya he visto amanecer, ya he bebido y me he drogado. Ale, a otra cosa". Ahora le gusta más el campo: "Disfruto de mi casa en el campo, adonde huyo cuando Madrid me agota; últimamente muy a menudo. Allí leo y cocino. Me salen muy bien los caldos, el cocido madrileño y los arroces: hice uno de gambas y calamares que ya quisieran en Masterchef", contaba en 'Magazine'.

Hace unos años, coincidiendo con su cincuenta aniversario, confesaba en 'La Razón' que no comulgaba con lo de la crisis de esa década y que se sentía mucho más joven de lo que marcaba el calendario: “No reconozco los 50. Sigo siendo muy joven, me siento ágil y hermoso. Me he detenido en los 25. Uno elige la edad en la que quiere detenerse, ¿no? Yo me autoengaño así”. No sabemos si siete años más tarde sigue pensando lo mismo, pero seguro que suscribe algo que dijo también entonces cuando le preguntaban si se había equivocado mucho: “Mucho. Incluso en lo que más quería, en el amor”, contestaba. Y así ha sido porque solo se le conocen dos parejas estables al protagonista de 'Matar al padre' (Movistar +) y de eso ya hace mucho tiempo.

Afortunado en la vida, pero no en el amor

Con Nathalie Poza compartió cinco discretos años de su vida, porque la vida sentimental y personal de Gonzalo ha sido siempre bastante privada. Estuvieron juntos hasta 2008 y después cada cual siguió su camino. En el de Gonzalo, apareció Natalia Verbeke, primero como compañera de reparto en 'Doctor Mateo', y aunque al principio lo negaron, con el tiempo supimos que la pareja mantenía una relación fuera de las pantallas. Estuvieron juntos tres años (una relación tormentosa que alguno bautizaron como 'romance Guadiana' porque rompían y volvían), y a pesar de que en la serie Natalia dejaba a su novio en el altar para fugarse con Gonzalo, en la realidad su historia no dio más de sí y acabaron separándose. Lo curioso del caso, y tomando como ejemplo aquello de que a veces la realidad supera la ficción, es que cuando la actriz suspendió su enlace con el chef Jaime Renedo unos días antes de llevarse a cabo, se refugió en la comprensión y la amistad que la une a su ex, Gonzalo.

Desde entonces, al madrileño no se la ha conocido pareja, ni famosa ni anónima. Tampoco tiene hijos. Se prometió a sí mismo no aprender inglés y nunca dejar el tabaco. No tiene sentido del ritmo, y como él mismo se definía en una entrevista en 20 minutos: “Yo soy muchos Gonzalos y muchas personas que habitan en mí. Escondo seguramente un tipo más dulce, y una persona mucho más cercana, enamoradiza y mucho más amable”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios