Los secretos de Buenafuente, descubiertos por su madre: "Tenía muchas novietas"
  1. Famosos
NOTICIAS DE FAMOSOS

Los secretos de Buenafuente, descubiertos por su madre: "Tenía muchas novietas"

El presentador y su madre, Teresa Moreno, participan en un programa de TV3 en el que cuentan sus vidas y su intimidad. "Estoy enamorada de mi hijo", dice una madre entregada

Foto: Andreu Buenafuente y su madre, Teresa Moreno. (TV3)
Andreu Buenafuente y su madre, Teresa Moreno. (TV3)

Cuenta Andreu Buenafuente que ser padre le ha cambiado la vida. Algo que ha hecho que mire a su madre de otra forma también, acaso con más conocimiento de causa. Lo ha dicho en el programa ‘Els meus pares’ (‘Mis padres’) de TV3, en el que Gemma Nierga entrevista a los progenitores de personajes conocidos. Este domingo le tocó a Teresa Moreno, la madre del presentador, una mujer que derrocha amor por su hijo, de quien se declara “enamorada”. “Yo también estoy enamorado de mi hija, en otro sentido de la palabra enamoramiento, claro, ser padre me ha cambiado mucho, todo lo que me habían explicado se ha cumplido y lo ha superado con creces. Es alucinante”, dice Buenafuente.

LEA MÁS: Andreu Buenafuente íntimo y personal

El programa se divide en varios espacios: primero Nierga entrevista a la madre y al hijo por separado, y después los reúne, en este caso en una comida en casa de Teresa. La madre de Buenafuente es de Almería y se crió en Reus, ciudad natal del cómico. "Somos los 'charnegos' por excelencia, y a mucha honra", exclama. Desde que murió su marido, Juanillo Buenafuente, vive en Barcelona, a donde se trasladó para estar más cerca de sus hijos -Andreu tiene una hermana-. Pero la vida da muchas vueltas y ha acabado con la madre en Barcelona y el hijo en Madrid. “Estuve dos años viniendo cada semana, ahora venimos un poco menos”, matiza el presentador.

Buenafuente y su madre, ante la mirada de Gemma Nierga. (TV3)
Buenafuente y su madre, ante la mirada de Gemma Nierga. (TV3)

La casa de su madre está llena de fotografías, algo clásico en las casas paternas. Y se puede ver a Buenafuente de bebé, de niño, disfrazado, en la radio, en la tele, con su mujer, con su hija… La pequeña Joana es el ojito derecho de la abuela: “Estoy muy contenta, he ganado una familia, que no tenía”, afirma Teresa. Silvia Abril es otra de las alegrías en la vida de la señora Buenafuente. “La quiero mucho”, revela, para recordar que su hijo no había tenido suerte en la vida con las mujeres. “No me gustaba ninguna”, admite, “además, me traía muchas novietas a casa y duraban muy poco. Un día le dije que no me trajera más chicas a casa, que me llevaba disgustos”.

"Mi carrera pictórica no interesa"

En el programa, Buenafuente habla de sus facetas vitales y da mucho pie y juego con su madre, a quien llega a dibujar en un momento sentado a la mesa. “Es a la única mujer a la que dibujo”, confiesa, para añadir con cierta sorna: “Mi carrera pictórica no interesa a nadie, ni a mi familia”.

La familia Buenafuente Moreno. (TV3)
La familia Buenafuente Moreno. (TV3)

En la vida de Buenafuente hay un momento duro, “una época jodida”: la muerte del padre, hace 15 años. Juanillo estaba enfermo y no lo sabía, así que un día fue al médico y decidieron que tenían que operarle, intervención que no superó. “Antes de entrar a quirófano, el tío pidió si podía contar un chiste, ¿te imaginas?”, comenta Buenafuente con una sonrisa. Ese padre fue una figura divertida en su vida, un hombre que había vivido la tragedia de la guerra y la posguerra, y que había decidido echarse el drama a la espalda y pasarlo bien. “Era el típico tío simpático, que a la gente le encantaba, bocazas, chistoso, pero no sabía ser padre del todo”, describe el presentador.

Estrabismo

Otro momento complejo en la vida de Buenafuente fue en su niñez, cuando descubrieron que padecía estrabismo. “Me desperté un día y un ojo miraba a Reus y otro a Tarragona”, recuerda, “fue el primer acto de comedia de mi vida”. Al pequeño tuvieron que operarle y su madre muestra una fotografía de aquellos días en la que se ve a Andreu con la cara vendada. “Yo lloraba, lo pasaba muy mal, y mi padre me grababa, era todo muy friki”, relata entre risas.

Andreu Buenafuente, de pequeño. (TV3)
Andreu Buenafuente, de pequeño. (TV3)

La complicidad entre madre e hijo es evidente a lo largo del programa, en el que Buenafuente se muestra preocupado por la salud de Teresa, a quien conmina a ir menos al médico y viajar más. “No le puedo decir que me encuentro mal porque se preocupa, no quiere ni que me ponga enferma ni que me haga mayor”, señala la madre. Una madre que dice que cada noche le da las gracias a una fotografía de su hijo porque todo lo que tiene “es gracias a él”. “Es jodido hacerse mayor, yo solo intento animarla”, responde Buenafuente. Y solo con su presencia, la cara de Teresa Moreno cambia: “Es mi hijo”. Nada más que añadir.

Andreu Buenafuente