Logo El Confidencial
armonías, combinaciones y maridajes

Maridajes de la provincia de Lleida

Una provincia cuyo abanico de denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas nos aseguran una gastronomía de calidad en todo su territorio

Foto: Foto: Peradelleida.es
Foto: Peradelleida.es

En esta ocasión hablaremos de una de las maravillosas provincias catalanas, concretamente de la que se encuentra más en el interior y no disfruta de costa. Un lugar donde la gastronomía toma otro significado yendo más allá de los ‘suquets’ y platos típicos costeros: Lérida. Una provincia cuyo abanico de denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas nos aseguran una gastronomía de calidad en todo su territorio.

DOP. Aceite de Les Garriges

Su producción se centra en el sur de la provincia, donde se cultivan principalmente las variedades arbequina y verdiell, representando la primera casi un 90% de la producción total. Da lugar a aceites de elevada calidad, frutosos, con ligero dulzor y baja acidez.

DOP. Queso y mantequilla de L´Alt Urgell y la Cerdanya

En estas comarcas, al norte de la provincia, la producción lechera se remonta a principios de siglo cuando la filoxera arrasó el cultivo de la vid y los terrenos donde estaban estas se utilizaron como pastos para el ganado. Este queso está elaborado con leche de vaca pasteurizada, madurado de pasta prensada y no cocida, de textura tierna y cremosa, con aroma dulce y penetrante.

DO. Costers de Segre

Los tintos extienden su producción a más de un 75% de la provincia, con peculiaridades muy diferentes dependiendo del terreno de cultivo. Las variedades suelen ser: pinot noir, cabernet sauvignon, merlot y tempranillo, y otras blancas como parellada, macabeo, chardonnay o incluso espumosos de xarel-lo.

DOP. Pera de Lleida

Centra su producción en el sur de la provincia donde gracias a su microclima se favorece el cultivo de este producto. Las temperaturas extremas hacen que de forma natural este producto resulte más dulce. Las tres variedades principales son:

La pera limonera, de piel verdosa, carne blanca y granulosa al gusto.

La pera blanquilla, de piel fina, carne blanquecina y muy suave.

La pera conferencia, de piel verde con manchas y de carne blanca.

IGP. Ternera de los Pirineos catalanes

La ternera de la raza bruna de los Pirineos destinada a la producción cárnica da lugar a una carne de tonos que oscilan desde los rosados al rojo brillante, con infiltraciones de grasa intramuscular. Es una carne de alta calidad, gran ternura y melosidad.

Maridaje

Y por si todo esto fuera poco, hay producto en la zona que, aunque no esté amparado por una DO o IGP, es de gran valor gastronómico. Hablamos de los caracoles a la llauna. Es un plato muy típico que provoca un auténtico peregrinaje a los restaurantes de la zona. Un plato sencillo donde se colocan los caracoles salpimentados, con un chorrito de aceite y brandy del Penedés, con el hueco hacia arriba y colocados sobre una especie de lata, al fuego vivo de la leña. Esta cocción tan sencilla consigue un caracol muy tierno.

Los podremos comer con un vino blanco del Costers del Segre. Recomendamos un Ànima de Raimat Blanc 2015 de buena relación calidad-precio. Se trata de un 'coupage' de las variedades chardonnay, xarello y albariño. Ànima de Raimat Blanc es un vino blanco fresco y cremoso, frutal y con ciertos toques cítricos, que ayudarán junto a una buena hogaza de pan a rebañar el caldito de nuestros caracoles.

No dudes en visitar www.catacatae.com y ver las nuevas propuestas en experiencias y catas para regalar a grupos y amigos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad gastronómica. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios