Tres Douglas y una mansión en Mallorca
  1. Noticias
NOTICIAS

Tres Douglas y una mansión en Mallorca

Si hay algo que molesta a Diandra Douglas es ver cómo su ex marido Michael disfruta del sol de Mallorca con su mujer Catherine Zeta-Jones bajo

placeholder Foto: Tres Douglas y una mansión en Mallorca
Tres Douglas y una mansión en Mallorca

Si hay algo que molesta a Diandra Douglas es ver cómo su ex marido Michael disfruta del sol de Mallorca con su mujer Catherine Zeta-Jones bajo el techo que un día compartieron. La casa familiar de los Douglas en S’Estaca era su sueño. En ella vivió grandes tardes de recreo con su marido y su hijo cuando eran la viva estampa de la felicidad. Con el divorcio llegaron los problemas. El juez, ejerciendo de Rey Salomón, partió las estancias en dos. A día de hoy, los desencuentros no han llegado a su fin pese a que hace muchos años que pusieron punto y final a su eterno amor.

Michael Douglas y Catherine-Zeta Jones han pasado unas semanas en la isla, donde a diferencia de otros años no han hecho mucha vida social. En esta ocasión, no se han paseado por los mercadillos de la isla ni han participado en eventos de promoción del turismo. Han estado acompañados por sus dos hijos Dylan y Carys. Según el diario Última Hora, Douglas está buscando un amarre para el puerto Soller. Por tanto, no sería de extrañar que en breve se comprara un banquito para surcar los mares.

Pero todo lo bueno se acaba. Los Douglas-Zeta-Jones se han ido de la isla. Y no porque no tuvieran ganas de quedarse, sino porque ahora llega Diandra. Se trata de la primera mujer de Douglas que, como hija de diplomáticos, pasó buena parte de su infancia en Mallorca. De hecho, cuando se divorciaron, Diandra intentó quedarse con la mansión, pero su marido se negó. El juez dictaminó entonces que compartirían gastos y días. Por ello, cada uno es dueño de la casa seis meses al año. Esta preciosa residencia levanta pasiones. De hecho, a Michael le han ofrecido 40 millones por ella, según Últimas noticias, aunque ha rechazado el dinero. ¿Estará Diandra detrás de ella?

Sea como fuere, el divorcio entre la pareja es total. Cuando Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones aparecen por la mansión, todas las pertenencias de Diandra se guardan bajo siete llaves. Paso lo mismo al contrario. De ello se ocupan los guardeses de la finca, que cambian enseres de cocina, sábanas, colchas, toallas… Ni rastro de los tenedores de los anteriores inquilinos. Y es que la casa tiene historia porque fue propiedad del archiduque Luis Salvador de Austria y en ella durmió la emperatriz Sissi. Sus jardines, sus vistas, sus pabellones adyacentes y sus salones son una delicia sin comparación. Quizás por ello todos quieren ser dueños de este paraje singular.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más